30|11|2022

El peronismo núcleo se endurece con Schiaretti de punta de lanza 

07 de septiembre de 2022

07 de septiembre de 2022

Picante reunión de la zona centro. El cordobés bajó línea política y arrastró a sus pares equilibristas. Abrazo de oso y escudo parlante. Reclamos al Gobierno.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) La intención de esta provincia, de Córdoba y de Entre Ríos de germinar un modelo de país distinto al centralismo porteño volvió a sonar fuerte en el encuentro que los gobernadores de las tres jurisdicciones realizaron bajo el rótulo de Región Centro. El peronismo núcleo volvió a la carga federal con una línea política empujada en plenitud por el cordobés Juan Schiaretti, quien no se puso colorado al colocar a la región en un pedestal bajo el filoso clivaje de cultura del trabajo versus planes sociales. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El enfoque de la reunión fue demostrar la potencialidad de la zona núcleo sojera y maicera y, bajo ese paraguas, realizar duras demandas al Gobierno. Incluso, hubo total desconexión con el intento de asesinato sufrido por Cristina Fernández de Kirchner y sus derivaciones sociopolíticas, que dominaron la agenda durante los últimos días. Pasado pisado y a trabajar, parecen decir los gobernadores gringos de la pampa. 

 

El cordobés tenía otros planes y le puso su tono político habitual. Aprovechando su condición de anfitrión, Schiaretti no anduvo con vueltas y lanzó un discurso con el que arrastró a Bordet y sobre todo a Perotti, ambos mandatarios que no tensaron la cuerda y se focalizaron en las potencialidades productivas y comerciales. El cordobés, el único de nula dependencia con el Frente de Todos (FdT) y de histórica práctica de un peronismo autónomo, destinó su exposición a conceptualizar y lanzar reproches que parecieron responsabilizar a la línea ideológica del Gobierno. 

 

Tres veces ahondó en el concepto de “cultura del trabajo” para marcar supuestos contrastes. “Porque defendemos la producción y el trabajo, queremos ser la voz de los que se levantan todos los días temprano para ganarse el sustento para su familia. Es hora de que, en nuestra Patria, los que producen, trabajan y se levantan temprano tengan voz para que nuestra Argentina pueda desarrollarse y, en vez de tanto subsidio, haya puestos de trabajo y dignidad para las familias”, remarcó.

 

Es cierto que ni el santafesino ni el entrerriano suelen exponer públicamente las diferencias de esa manera, al margen de que coincidan o no, pero comparten planes a futuro, posiblemente más separados que juntos. Por eso, es lícito pensar que Schiaretti dijo lo que los otros no pueden decir. En tanto, sus palabras pueden leerse como una suerte de presión para Perotti, con quien coquetea desde años para armar un espacio en común de un peronismo de centro sin titubeos, pero no está recibiendo gestos. Como contó Letra P, al rafaelino lo tiene congelado por no terminar de dar el paso definitivo. ¿Abrazo de oso?

 

Ni lento ni perezoso, el cordobés cerró su discurso aclarando que “este es el espíritu de la Región Centro”. “Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, un solo corazón”, remató sin opciones. Todo está por verse, pero empieza a encenderse un trío que empuña su peso específico en la economía.