02|12|2022

Kicillof fustigó a Vidal durante la inauguración de la escuela número 100

07 de septiembre de 2022

07 de septiembre de 2022

Volvió a decir que la diputada dejó “tierra arrasada” en Buenos Aires y Cambiemos, un país endeudado por un siglo. Un edificio educativo cada diez días.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La inauguración de la escuela número 100, considerada por el gobierno bonaerense un “hito de gestión”, fue este miércoles la tribuna utilizada por Axel Kicillof para volver a marcar diferencias con Juntos por el Cambio y puntualmente con su antecesora, María Eugenia Vidal, quien -reiteró- dejó “tierra arrasada” y un endeudamiento a cien años con el que hipotecaron el país.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Hace semanas que el gobierno trabaja en el acto, en el que el mandatario estuvo acompañado por el intendente anfitrión, Juan José Mussi; la vicegobernadora, Verónica Magario, y el director General de Cultura y Educación bonaerense, Alberto Sileoni. La inauguración del edificio escolar -pautada originalmente para el viernes, pero reprogramada por el atentado a Cristina Kirchner- busca ser mostrada por la administración como un mojón en la política educativa, especialmente por las constantes críticas que recibe de parte de la oposición en ese rubro, uno de los caballitos de batalla de Horacio Rodríguez Larreta en su tránsito a las elecciones de 2023.

 

“Cuando asumí, dije que había una provincia arrasada y nunca mejor dicho: tierra arrasada”, disparó Kicillof aclarando que sus dichos no son para “profundizar las diferencias ideológicas” sino para “destacar el proyecto de provincia y país” que promueve el Frente de Todos. “Cuando fue el debate previo a las elecciones pasadas, quien gobernó la provincia (Vidal) dijo que en los cuatro años que le toco gobernar se inauguraron 65 nuevos edificios escolares; omitió decir que mientras abrían 65, cerraban 33, por lo que el número total de nuevos edificios escolares no es más que la diferencia entre lo poco que se hizo y lo mucho que se hizo en cerrar escuelas”.

 

En esa línea volvió sobre el endeudamiento nacional y provincial producido entre los años 2015 y 2019. Dijo que el dinero llegó “en dólares” al país, “entró en plata real a las arcas de la provincia y de la nación”. “La cantidad de escuelas, viviendas, hospitales, kilómetros de rutas, fábricas y caminos que se podrían haber hecho con toda esa plata… Nos endeudaron a cien años mientras cerraban escuelas; hoy, ese número cien nosotros lo usamos para anunciar nuevas escuelas”, cuestionó.

 

“Una cosa son cien años de deuda, otra cosa son cien nuevas escuelas”, insistió para recordar luego que el próximo lunes se cumplirán mil días de gestión, en los que tuvieron que lidiar con la pandemia, pese a lo cual se construyeron edificios educativos a “una tasa de una escuela cada diez días”, números que -dijo- espera mejorar para la etapa que viene.

 

“Algunos utilizan los recursos para enriquecer más a los que más tienen, otros creemos que tienen que ir a los que más necesitan (…) un Estado al servicio de las mayorías populares, no al servicio de la fuga y la especulación financiera”, volvió a disparar.

 

Además, recordó la pérdida de unos 20 puntos porcentuales de poder adquisitivo de los trabajadores estatales durante la pasada gestión y destacó el aumento salarial otorgado este martes, que eleva en 11 puntos el previamente acordado para septiembre, que era de 14%. En alusión a las declaraciones del exfuncionario vidalista Marcelo Villegas, dijo que durante el gobierno de Vidal “convirtieron el Ministerio de Trabajo en una Gestapo para terminar con los gremios”.