13|1|2023

La UIA reconvirtió el Día de la Industria en un miniacto de repudio al atentado

02 de septiembre de 2022

02 de septiembre de 2022

Funes de Rioja desactivó la agenda festiva, pidió iniciar un consenso nacional y voló de urgencia a una reunión en Casa Rosada. Industriales, en alerta. 

NEUQUÉN (Enviado especial) El presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, tuvo que reconvertir el Día de la Industria en un acto de repudio al intento de magnicidio que sufrió Cristina Fernández de Kirchner, al alertar que la situación se convirtió en un "salto al pasado", en referencia a la violencia atravesada durante la dictadura militar, y reclamó que "no se convierta en un salto al vacío". Con ese llamado a la unidad de todos los sectores y, luego de admitir responsabilidad empresaria para la pacificación social, el dirigente resolvió las dudas que habían surgido en la central fabril sobre el posicionamiento ante el ataque contra la vicepresidenta del jueves por la noche. Después del evento, que por primera vez se había mudado al interior, el jefe industrial voló hacia la Casa Rosada para el cónclave sectorial que organizó Alberto Fernández. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Quiero decirles que veníamos desde hace varios meses pensando con mucho entusiasmo en esta reunión, en sus objetivos, con una visión y un optimismo sobre el país que podemos tener y construir, que nos hubiera gustado transmitir. Pero las circunstancias nos reúnen en otro momento. De todos modos, quisimos estar acá, para dar testimonio, para reflexionar, mirar, conjugar esfuerzos para una mayor producción y mayor horizonte para nuestro país y para dejar constancia de que lamentablemente no podemos tener una celebración. Hemos venido a manifestar nuestra preocupación, nuestro repudio y nuestra condena a lo ocurrido ayer”, dijo Funes de Rioja en el corto acto.

 

El presidente de la central fabril más poderosa del país hizo un paralelo con la situación que pasó el país durante la última dictadura militar: “Para los que tenemos más edad, en el país se han vivido otras épocas muy duras que considerábamos totalmente superadas. Y anoche fue un salto al pasado, pero no puede ser salto al vacío”.

 

Lo cierto es que durante la noche del jueves, parte de la madrugada e intensamente en la mañana del viernes, la UIA mantuvo la agenda abierta de actividades, cuando ya sabía que Fernández no viajaría hacia Neuquén como estaba previsto antes del atentado. A primera hora emitió un comunicado de prensa, con definiciones contundentes, pero se mantuvo en pie un conversatorio sobre Vaca Muerta del que participarían representantes de las principales empresas petroleras que operan en la región. Pero el choque de exposiciones de reclamos al Gobierno, en medio de la atención puesta en la conmoción política llevó a suspender y virar el perfil del acto.

 

"Se trató de una decisión muy inteligente de Funes, porque era imposible mantener una agenda de debate sobre algo productivo cuando el país está en una discusión sobre su futuro, que puede impactar en la economía y en el clima de los negocios", sostuvo en off the record una fuente de la organización de la UIA. De hecho, otros referentes se limitaron a cuestionar la violencia, aunque había preocupación por posibilidades de paros sindicales que impacten en el corto plazo en la producción.