19|11|2022

Larreta encabeza una campaña delivery para apuntalar a Santilli

16 de septiembre de 2022

16 de septiembre de 2022

Visitó Luján y Mercedes. Reunió a la dirigencia y lanzó a Ruiz, la expulsada del ritondismo. Es parte de un plan quirúrgico para el conurbano y el interior.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, visitó este viernes Luján y Mercedes, dos distritos clave en su armado electoral en el interior bonaerense, no sólo porque estima que la alianza Juntos tiene posibilidades de arrebatarles esos municipios al Frente de Todos (FdT), sino también porque en la previa de la campaña para 2023 le sirve para darle volumen electoral a su alfil político, Diego Santilli, enfrentado al presidente del bloque de Propuesta Republicana (PRO) en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La agenda del líder “moderado” del PRO comenzó en Luján a las 8.45. Encabezó junto a Santilli y el candidato a intendente local, el concejal Héctor Griffini, un desayuno en el bar 1516 junto a unos 150 vecinos y vecinas que le acercaron sus preocupaciones sobre la economía nacional y algunas problemáticas locales derivadas de la falta de seguridad, salud pública e infraestructura urbana.

 

La fotografía conjunta de los tres es un respaldo explícito a Griffini, un especialista en consultoría y gobierno con ADN amarillo que trabaja con Santilli desde antes que éste iniciara su campaña en territorio bonaerense. Participaron del encuentro referentes de otras extracciones políticas, como la Unión Cívica Radical, a través del exconcejal Daniel Curci Castro y la concejala vecinalista Marcela Manno. Pese a ser invitada, la sugestiva ausencia de Rita Sallaberry, alineada a Ritondo, anticipó la inevitable contienda interna entre ambos el próximo año.

 

En la oportunidad, Larreta aprovechó también para referirse al intento de asesinato contra la vicepresidenta, Cristina Fernández, y la convocatoria del peronismo a la paz social y la condena contra el odio. “Hemos repudiado contundentemente el intento de magnicidio, pero en cuanto a la misa por la paz, fue una convocatoria partidaria”, remarcó y agregó un mensaje que lo acerca un poco al ala dura de la oposición: “Es una lástima que se haya usado una misa en la Catedral para hacer un acto político”.

 

Luego de eso, viajó solo a Mercedes para reunirse con la legisladora provincial Noelia Ruiz, una de las seis personas que fueron expulsadas del grupo de Whatsapp del ritondismo después de que participara de la escuela de gobierno que Larreta y Santilli presentaron en Tres de Febrero el lunes. Quizá debido a ese antecedente el alcalde porteño no dudó en salir de su habitual libreto antiproselitismo y respaldó a la dirigente local de manera enfática. “Noelia es mi candidata a intendenta en Mercedes y vamos a acompañarla para transformar la ciudad”, dijo.

 

Antes de eso, compartió con ella un café privado en una estación de servicio. Hablaron de las posibilidades concretas de arrebatarle el distrito al peronismo y analizaron parte del proyecto de gestión que viene elaborando Ruiz. Más tarde, mantuvo reuniones con productores agropecuarios, un almuerzo con empresarios de distintos sectores y un encuentro con unos 100 vecinos y vecinas en una confitería en Plaza San Martín, lugar en el que utilizó la misma modalidad que en Luján: escuchar las preocupaciones de la ciudadanía y bajar cierta línea sobre la importancia que tienen los distritos, aún uno pequeño como Mercedes, con unos 65 habitantes, para volver al poder nacional.

 

Esta amplia agenda del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que retomará la próxima semana con visitas en el conurbano, se enmarca en la recrudecida interna entre halcones y palomas del PRO: de un lado, Santilli y una buena porción de dirigentes que no gobiernan sus distritos como Griffini y Ruiz; del otro, Ritondo, el candidato de María Eugenia Vidal que selló un principio de acuerdo con la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.