CÍRCULO SANTA FE

Un texano suelto en Rosario

El embajador de EE.UU., Marc Stanley, escuchó, y habló, a la política y al Círculo Rojo santafesinos. Aval a Massa y buenas migas con Perotti.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) De pie y a puertas cerradas en el restaurante El Mercurio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), el embajador norteamericano Marc R. Stanley sorprendió a los presentes con su entusiasmo por el nombramiento de Sergio Massa como ministro de Economía. Podría ilustrarse con un hipotético levantamiento de copas, pero hubiese sido demasiado carnal el gesto. Bastó el poder de un comentario que “sobrevoló” al grupo reducido de autoridades, operadores de la Bolsa y empresarios de peso de la agroexportación para dejar en claro la señal política del embajador: el molde de la dirigencia futura de Argentina debe ser como el que porta el tigrense. 

 

No debe ser leído como un guiño al Frente de Todos (FdT) sino un pedido solapado de apoyo al ministro “para avanzar en medidas que se deban hacer”.  Traducción más, traducción menos, eso soltó al aire de la histórica entidad, según pudo reconstruir Letra P de dos fuentes distintas, y dejó pensando a varios de los presentes. Es más, a un político que visitó en su gira le dijo que está “asombrado del pragmatismo” del ministro; oídos sordos asegurados de algunos socios del Frente de Todos.

 

 

"Sé que Argentina enfrenta varios desafíos. Estados Unidos está comprometido a trabajar en conjunto para afrontarlos. Tenemos una relación larga y profunda, no solo comercial. Queremos que Argentina tenga éxito y pueda abastecer al mundo de energía y de alimentos", sostuvo y empalmó con el presagio del ministro. “Lo que quiso decir es que nos demos cuenta que podemos alimentar al mundo”, completó un dirigente. 

 

Al lado del diplomático estaba el gobernador Omar Perotti, el ministro de Producción, Daniel Costamagna, el titular de la Bolsa, Miguel Simioni, ejecutivos de las cerealeras AGD y Dreyfus representando también a la Cámara de la Industria Aceitera Argentina (CIARA), referentes de la industria pyme del biodiesel, varios operadores de bolsa, y los empresarios de alimentos Federico Boglione y Juan Carlos Paladini, entre otros. El español de Stanley es pobre aún y se apoyó en una traductora. “Mucho networking”, amplió un empresario que no es más que un intercambio de contactos para futuros negocios. 

 

Stanley no bajó ningún mensaje sobre los intereses de la hidrovía Paraná-Paraguay, un negocio por definirse en el que China ha puesto los ojos para dragar y balizar. Tampoco de la posibilidad de abrir el mercado norteamericano para el biodiesel argentino como pretenden las cerealeras. Es que en los países de destino intentan defender los intereses de su país. Escuchan toman nota en estas giras protocolares, pero no largan definiciones de fondo en esa instancia. 

 

Sin embargo, sí dio señales políticas, algo que va en contra del principio de la diplomacia de no intervención en asuntos internos del país. Estados Unidos suele practicar la injerencia y Stanley es ese tipo de embajador enfocado en enviar señales y buscar repercusiones políticas. Lo hizo la semana pasada ante el público en el Hotel Alvear, lo hizo este miércoles en la Bolsa. 

 

Fotos y recorrida

Fue una activa gira santafesina la del oriundo de Dallas, Texas, que posó en el mural de Lionel Messi, se grabó comiendo alfajores santafesinos y viajó 350 kilómetros al norte hasta el pueblo Moisés Ville, primer asentamiento judío en Argentina. Estuvo en la Fundación Libertad, think tank liberal de histórico apoyo a Mauricio Macri  donde juran que no le tiró flores al ministro aunque sí hizo mención sobre su viaje a Estados Unidos en los próximos días. El problema con las importaciones y con el retiro de utilidades de empresas americanas estuvieron en el tapete de lo que se debe mejorar.

 

Previamente hizo el recorrido político en la ciudad: estuvo con el intendente Pablo Javkin, que no suele esquivar fotos y menos de este calibre, y hasta con el presidente de la Ucedé nacional, Gonzalo Mansilla de Souza. Pero el plato fuerte fue con Perotti. “Mucha sintonía entre ambos”, contó un allegado a la reunión entre la provincia y la embajada para ahondar en el comercio mutuo. Santa Fe aumentó un 38% sus exportaciones el primer semestre del año, camino sembrado para un armonioso encuentro diplomático que tuvo éxito tras una minuciosa preparación, según confiaron a este medio.  

 

Hay un dato que demuestra el entusiasmo de Perotti y es que repitió actividad con Stanley dos veces en un mismo día, algo curioso para la agenda de un gobernador. Pasado en limpio: no quiso perderse de estar al lado de Stanley frente al Círculo Rojo. En la reunión de trabajo, el embajador le dijo al rafaelino que conoce su forma de pensar porque lo ha visto declarar en los medios. El santafesino respondió protocolarmente, pero sabe que talla justo en el nuevo sueño americano-argentino que puede diseñarse con una coalición al 70%, igual que su amigo Massa. Al pasar recordó que como ministro de Producción del exgobernador Jorge Obeid hizo las gestiones para que General Motors se radique a 20 kilómetros de Rosario. Texano y rafaelino, un sólo corazón.

 

Maximiliano Pullaro y el desafío de adherir al blanqueo
Maximiliano Pullaro, el día de su victoria, junto a la vicegobernadora Gisela Scaglia y el concejal Federico Lifschitz.

También te puede interesar