31|1|2023

Un hilo rojo de la zona núcleo a la coalición del 70%

20 de agosto de 2022

20 de agosto de 2022

La Bolsa de Comercio de Rosario pidió que la política se ordene para 2023. Coincidencia con la llama del Consejo de las Américas. "Estoy", dice Perotti.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Hubo un puente entre el discurso del presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Miguel Simioni, y la alquimia electoral que se generaba casi a la misma hora en la gala del Consejo de las Américas, esa que sueña para 2023 con una coalición del centro político amplia entre la moderación de Juntos por el Cambio y el peronismo exento de locuras ni nada de eso llamado populismo. Música para los oídos del establishment agroexportador y financiero que está seteado desde hace años para un modelo político que se banque lo que "haya que hacer" para dar vuelta al pez y tirarlo a nadar de nuevo.   

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Hoy, 138 años después (de la creación de la Bolsa), nos interpela la necesidad de construir nuevos acuerdos que permitan formular políticas de Estado concertadas en los grandes asuntos (...) Hoy, más que nunca, es urgente que la política se ordene, tanto quienes están hoy gobernando como quienes tienen aspiraciones de hacerlo en el futuro. Solo de esta forma será posible construir una visión de futuro que nos incluya a todos”, dijo ni bien arrancó su exposición por el aniversario de la entidad.

 

Esta vez, el discurso protocolar de construir políticas de Estado que se sostengan sea cual sea el gobierno y de ponerse de acuerdo en las cuatro o cinco cosas elementales, se resignificó en términos electorales. Probablemente sin conocer la arcilla que se moldea en Buenos Aires, terminó rimando con lo que dijo el embajador de los Estados Unidos, Marc Stanley, en el foro empresario fundado en los años 60 por David Rockefeller: "Hagan una coalición ahora; no esperen a la elección 2023".

 

También se emparenta con lo fantaseado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, eso de que “el próximo gobierno de la Argentina tiene que ser un verdadero gobierno de coalición que marque un punto de inflexión en la historia y trace un rumbo que se sostenga en el tiempo por muchos años". Coincidencias, involuntarias o no, pero genuinas que indican disposición. 

 

Ante corredores, agroexportadores, productores y operadores del mercado, Simioni reclamó “una estructura tributaria más simple, moderna y justa”, y “reduciendo cargas insostenibles”. También borrar las retenciones. Para hacer estas reformas -o ajuste- en pos del equilibrio fiscal y menores impuestos se requiere un volumen político enorme, algo que la “coalición del 70%” garantizaría, sin ninguna vice oponiéndose. 

 

El puente de la Bolsa con el Consejo de las Américas tenía en el acto de la institución más columnas en la estructura. En esa potencial reconfiguración radical del sistema político, el gobernador Omar Perotti no desencaja, al contrario, parece un híbrido armado desde hace años esperando por una oportunidad semejante. La receta electoral requeriría de peronistas racionales, pragmáticos y dispuestos, y el prototipo de la zona núcleo levanta la mano. 

 

En su discurso respaldó el modelo de Sergio Massa, uno de los apuntados al esquema mencionado por el lado del peronismo, al respaldar al secretario de Agricultura, Juan José Bahillo. “Nos transmitió una definición de productor que sin duda nos hace generar una expectativa diferente. Sus expresiones abren un camino de confianza. Cuando surgen expresiones contra los hombres y mujeres del campo, palabras de especulación, nosotros marcamos una diferencia pública”, regaló Perotti. Pero estaba separando la paja del trigo alimentando el posible esquema de alianzas mencionado. El centro de Massa sí, los extremos del kirchnerismo y el presidente Alberto Fernández, no. 

 

En definitiva, parece que se le dio carretel a ese hilo rojo entre el establishment, al cual pertenece el Círculo Rojo santafesino vinculado a la agroexportación y finanzas, y la idea de la coalición al 70%. Un lazo con ese paraíso en que a nadie le tiemble el pulso de una vez por todas, ni donde haya pruritos. ¿Habrá destino amoroso?