26|7|2022

Siga, siga: asunción exprés de Batakis, sin discursos ni invitación a Guzmán

04 de julio de 2022

04 de julio de 2022

El acto duró menos de diez minutos. El renunciante no estaba en la lista. Expectativa en el gabinete y presencia empresarial.

Una platea silenciosa, con presencia de todos los sectores del Frente de Todos, gobernadores y empresarios fue el marco en el que Silvina Batakis asumió este lunes en la Casa Rosada como nueva ministra de Economía en reemplazo de Martín Guzmán, que estuvo ausente porque no fue invitado al acto.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Batakis ingresó junto a Alberto Fernández al Salón Blanco a las 17.32. Cuatro minutos más tarde, prestaba juramento y el acto llegaba prácticamente a su fin. No hubo palabras cálidas de bienvenida para la economista ni alusión alguna a Guzmán. La diferencia con lo que sucedió hace un mes, cuando Daniel Scioli asumió como ministro de Desarrollo Productivo en el Museo del Bicentenario, fue abismal.

 

En aquella oportunidad, Fernández no solo dedicó unas palabras al recién llegado, Scioli, sino que aprovechó para elogiar la gestión de Matías Kulfas, que tampoco asistió al acto. Otro ejemplo fue lo que sucedió en agosto de 2021, cuando Jorge Taiana reemplazó a Agustín Rossi como ministro de Defensa. El santafesino asistió a la jura de su sucesor, el Presidente lo destacó y dijo, contundente: “Nuestra amistad nunca se quebró ni se va a quebrar”.

 

Guzmán no corrió la misma suerte. Según pudo saber Letra P, el exministro tenía intenciones de asistir a la jura de Batakis, pero no fue invitado. El Presidente quedó molesto por la forma en la que presentó la renuncia, el sábado, pocas horas después de comunicárselo por teléfono. La salida del funcionario al que Fernández más defendió durante su gestión, salvándolo de la acusación de aquellos que no funcionan, provocó un tembladeral político que lo obligó a retomar el diálogo con Cristina Fernández de Kirchner.

 

En ese contexto, el Presidente no pronunció palabra extra. Se limitó a tomarle juramente a Batakis, con quien se reunió el lunes por la mañana en Olivos, durante casi tres horas. Antes del acto en el Salón Blanco, volvieron a verse en el despacho de Fernández, donde también estuvo Sergio Massa.

 

El titular de la Cámara de Diputados se reunió con el Presidente e integrantes del bloque Frente de Todos (FdT) en lo que terminó siendo el sencillo acto de promulgación de la Ley de Alivio Fiscal para Pequeños Contribuyentes y Autónomos, que beneficiará a 4,5 millones de monotributistas y 140.000 autónomos. Massa levanta la bandera de la ley como propia. Los acompañaron Germán Martínez, jefe de la bancada oficialista en Diputados; Cecilia Moreau, Paula Penacca, Leandro Santoro, Eduardo Valdes y Tanya Bertoldi.

 

Inicialmente, estaba previsto que la promulgación se anunciara con un acto en el Museo del Bicentenario, que iban a encabezar Fernández y Massa, pero el evento se suspendió. Según comunicaron en el oficialismo, fue “por problemas de agenda” debido a la asunción de Batakis. Lo cierto es que la tensión que dejaron las negociaciones del fin de semana no generó el clima propicio para grandes eventos.

 

Pese a que había pedido para su espacio el Ministerio de Economía, Massa estuvo sentado en primera fila durante la asunción de Batakis. En el Salón Blanco también estuvo la titular de AySA, su esposa y referente del Frente Renovador, Malena Galmarini.

 

El acto contó con la presencia de los gobernadores Gustavo Bordet, Axel Kicillof, Raúl Jalil, Ricardo Quintela, Omar Gutiérrez y Gerardo Zamora. También, de empresarios, como el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja; el CEO de Newsan, Luis Galli; el titular de IRSA, Eduardo Elsztain, e Ignacio Venutolo, de Adimra. También estuvo el presidente de la Asociación de Bancos Argentinos (ABA), Claudio Cesario. Por los sindicatos dieron el presente Hugo y Pablo Moyano, Andrés Rodríguez, Héctor Daer Carlos Acuña.

 

El gabinete concurrió en pleno. Estuvieron los dirigentes del cristinismo que tienen responsabilidades institucionales, como el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, Luana Volnovich (PAMI) y el procurador del Tesoro, Carlos Zannini. No hubo enviados especiales de la vicepresidenta. Pese al clima de tensión, puertas adentro de la Casa Rosada, la llegada de Batakis generó buenas expectativas. "Se vienen dos meses muy difíciles, hay vencimientos por delante, pero Silvina es una mujer muy capaz y trabajadora", le dijo a Letra P un funcionario de primera línea que tenía grandes diferencias con Guzmán.  

 

Tras el acto, Batakis mantuvo un breve contacto con la prensa y dejó algunas definiciones centrales. “Creo en el equilibrio fiscal”, dijo la nueva ministra y afirmó que el país debe tener “más exportaciones”, “revalorizar la moneda” y generar más fuentes de trabajo, con una mirada federal. Además le agradeció al Presidente, a Cristina y al ministro Daniel Scioli, con quien trabajó en la provincia de Buenos Aires y quien la había postulado para ser su ministra de Economía en caso de ganar las elecciones presidenciales, en 2015.