27|7|2022

Volvió Scioli: la intimidad del entusiasmo de la ola naranja

15 de junio de 2022

15 de junio de 2022

Hubo presencia de dirigentes de todo el Frente de Todos. Fernández pidió “unidad” y le agradeció a Kulfas. La charla previa y el aval de Cristina Kirchner.

“Se van a empezar a acomodar los melones”. El entusiasmo por la asunción de Daniel Scioli envolvió a un cacique del peronismo bonaerense que hablaba sobre la interna del Frente de Todos (FdT) mientras ingresaba al Museo del Bicentenario de la Casa Rosada. En el salón aguardaban unas 300 personas, gobernadores, empresarios, intendentes y dirigentes de todas las tribus de la coalición de gobierno.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Fue un número poco usual de invitados para la jura de un ministro. Pero la incorporación de la figura de Scioli, en pleno reordenamiento del oficialismo, excedió lo que habitualmente es un mero recambio de nombres y le puso un sello al proceso que tuvo como acto fundacional el encuentro entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner por los cien años de YPF. “¿Estamos mejor que antes de ese acto? Le sumamos la convocatoria de ayer de Máximo Kirchner al PJ bonaerense y ahora lo de Daniel y está claro que todo se empieza a ordenar”, aportó el mismo dirigente.

 

“Volumen político” fue la expresión que más usaron los dirigentes que colmaron el Museo para definir el aporte que Scioli y el también incorporado Agustín Rossi le darán al gabinete de Fernández, en particular, y a la administración frentetodista, en general.  “Daniel se va a saber mover, a este gobierno le faltan voceros. Va a salir a poner la cara”, agregaba otro de los asistentes, que tendrá mucho diálogo con el flamante ministro en el área productiva.

 

La sensación se trasladó a otros concurrentes, muchos de ellos referentes del gobierno de Scioli en la provincia de Buenos Aires, un espacio que se supo bautizar como "la ola naranja". Allí estuvieron quien fuera su mano derecha y jefe de Gabinete Alberto Pérez, y los exministros y funcionarios Martín Ferré, Alejandro Collia, Alberto de Fazio, Cristina Álvarez Rodríguez, Silvina Batakis, Alejandro Rodríguez, Alejandro Granados e Iván Budassi entre otros.

 

Además de todo el gabinete nacional, entre los asistentes también hubo algunos referentes del cristinismo, como la senadora por la provincia de Buenos Aires Juliana Di Tullio, el procurador del Tesoro y el excandidato a vicepresidente de Scioli, Carlos Zannini, y el presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani. También estuvo el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, junto a sus pares de La Pampa, Sergio Ziliotto, y de La Rioja, Ricardo Quintela.

 

En el Museo, además, hubo presencia de empresarios, como Daniel Funes de Rioja, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Eduardo Eurnekian, Daniel Vila, Osvaldo Cornide, Marcelo Figueiras, Víctor Santa María y Jorge Fontevecchia. Por parte de los sindicatos estuvieron Héctor Daer, Pablo Moyano y Abel Furlan. El gran ausente de la tarde fue el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El massismo estuvo representado por el presidente del BICE, José Ignacio de Mendiguren. Con el tigrense, el nuevo ministro quedó en reunirse en breve para limar asperezas. 

 

La previa del acto se cocinó en el primer piso de la Casa Rosada, en el despacho presidencial, donde Scioli se reunió con Fernández y todo el gabinete. Luego, el flamante ministro se quedó a conversar en privado con el Presidente y el nuevo interventor de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Rossi, que no juró pero recibió la bienvenida de Fernández en el escenario junto al exembajador. Pasadas las 18.30, ingresaron juntos al Museo y se ubicaron en el escenario.

 

La ceremonia de jura dejó como dato el reconocimiento público del Presidente al renunciado ministro, a raíz del off-gate, por su gestión al frente de Desarrollo Productivo. “Nos recuperamos muy bien, recuperamos la actividad industrial y la economía, crecimos un 10,3% en 2021. En muchos de estos resultados tiene que ver Matías Kulfas, y quiero agradecerle todo el esfuerzo, el empeño, la fuerza. Todo lo que hizo en este tiempo”, le dedicó Fernández.

 

Enseguida llegaron las palabras de agradecimiento para Scioli. “Quiero darte las gracias, Daniel, porque cuando te llamé estuviste una vez más. Tenemos una amistad de muchos años, nos encontró a veces juntos, a veces no, pero la amistad siempre nos unió”, apuntó el Presidente junto al exgobernador. Antes había mandado un mensaje para la interna del FdT: “Necesitamos unidad, el máximo esfuerzo de cada uno y necesitamos no perder todo lo bueno que hemos hecho hasta ahora”. Si hubo incomodidad de Fernández ante la posibilidad de que le crezca un potencial candidato presidencial dentro del gabinete, no se notó. 

 

El nuevo ministro juró envuelto en aplausos. Contaba, también, con el aval privado que le dio Cristina Fernández de Kirchner en la charla que tuvieron en los últimos días, antes de la asunción. Fue la segunda en un mes, tras el encuentro que compartieron a solas en el Senado. De aquella charla quedó que comieron pastafrola y, también, una frase que pronunció Scioli, terminó de sellar el reencuentro y toma valor de cara a lo que podría ser una nueva candidatura nacional del flamante ministro: “Nos conocemos hace 20 años, Cristina, y los dos estuvimos siempre en el mismo lugar”. 

 

“Estoy confiado de poder hacer un buen trabajo y ayudar en estos momentos, sin ningún tipo de especulación política. Si yo pensara en algún tipo de especulación o en el año próximo, me hubiese quedado en Brasil sin lugar a dudas, porque ahí teníamos una agenda”, dijo Scioli después del acto, en conferencia de prensa. Después partió, de nuevo, rumbo a La Ñata.