26|11|2022

Massot, la primera víctima de la interna entre Larreta y Bullrich

14 de julio de 2022

14 de julio de 2022

El ahora exdirector del Banco Ciudad empezó a jugar para la campaña presidencial de la jefa del PRO. El enojo del alcalde con Monzó y el mensaje interno.  

En 2017, molesto por la decisión de Martín Lousteau de enfrentarlo en las elecciones de medio término, Horacio Rodríguez Larreta agarró la lapicera y anotó los nombres de todos los radicales que tenían cargos en la Ciudad. No había pasado ni un mes de la victoria de Elisa Carió con el 51% de los votos, cuando el alcalde porteño comenzó a echar a todo los dirigentes de Evolución que estaba al alcance de su mano. Cinco años después, la práctica se repite, pero con diferente destinatario: Nicolás Massot.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El concejal de Tigre, que pertenece al riñón de Emilio Monzó, salió eyectado del directorio de Banco Ciudad, cargo que ocupaba desde 2020, por militar la campaña presidencial de la titular del PRO, Patricia BullrichComo contó Letra P, el expresidente de la Cámara de Diputados rechazó todos los ofrecimientos de Larreta y optó por rubricar una alianza con la exministra de Seguridad. A los dos los unió el rechazo “a la forma de hacer política” de Larreta. Con ese punto en común, comenzaron a colocar los cimientos de una relación política que es un secreto a voces.

 

En declaraciones a la agencia de noticias Télam, cerca del alcalde porteño calificaron la salida de Massot de la conducción del Banco Ciudad, que depende del Gobierno porteño, como “algo lógico” y vinculado al “posicionamiento político” que decidió tener. 

 

Monzó siempre fue uno de los dirigentes que Larreta quería tener en su mesa chica. Incluso lo comenzó a sondear para que sea el reemplazo del diputado nacional Diego Santilli en la coordinación de su campaña presidencial, pero eso nunca se concretó.

 

Para Larreta, la salida de Massot también oficia como un mensaje al seno del PRO. Desde hace tiempo que el jefe de Gobierno recibe quejas de las segundas y terceras líneas de su equipo por actitudes que tienen sus aliados. “Los contiene a todos con cargos, pero después van y hablan mal a espaldas de él”, fue la frase que utilizó uno de los armadores larretistas para graficar la escena.