Proyección 23

El cordobesismo universitario anota seis triunfos en la cuenta de Llaryora

Listas afines al intendente se hicieron fuertes en los centros de estudiantes de la UNC y desbancaron a la Franja en Derecho. El entramado de las alianzas.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Lanzado ya hacia las elecciones provinciales del próximo año, Martín Llaryora  se apunta entre quienes recogieron rédito político en las elecciones de autoridades en la Universidad de Córdoba (UNC) que culminaron el pasado jueves. En el entorno del intendente capitalino enumeran triunfos de listas afines en los centros de estudiantes de seis casas de estudio. En particular, la victoria de la Unión de Estudiantes Universitarios (UEU) en la Facultad de Derecho, histórico corazón de la UNC, hasta ayer en manos de la Franja Morada.

 

A este batacazo añaden victorias de los Estudiantes Independientes de Odontología (EIO) en esta facultad; Sean Eternos, vinculada a La Cámpora, en Ciencias Sociales; el socialista Movimiento Nacional Reformista (MNR), en Ciencias Químicas; y Libres del Sur, rama estudiantil del partido homónimo, en las facultades de Psicología y Arte, respectivamente. Estas agrupaciones conforman lo que el llaryorismo considera un ya robusto “primer anillo” en la construcción que llevan adelante en el estudiantado. En las elecciones del pasado año, para representantes de los consejos directivos y del Consejo Superior, la suma de fuerzas ubicaría al peronismo cordobés y afines en segundo lugar, con tres de los 10 consiliarios electos.

 

Un segundo nivel lo conforman agrupaciones con actividad en distintas unidades académicas, algunas con presencia nacional, tales como la Juventud Universitaria Peronista (JUP), la citada Libres del Sur y Mella, presente, por ejemplo, en Agronomía, Lenguas y Comunicación Social.

 

Un rápido repaso permite encontrar filiaciones peronistas, socialistas, kirchneristas e independientes en esa amalgama. Todas tributan a un mismo objetivo: consolidar el armado de una fuerza universitaria con poder real en la UNC y “claramente identificada con el peronismo cordobés”.

 

“Todo comenzó hace unos años, cuando el gobierno provincial comenzó a laburar aquí. Ahora, con Martín, que fue militante universitario en la JUP y el MUC, lo vamos profundizando”, explica una de las voces que coordina el armado.

 

La referencia temporal no peca de imprecisa. Por décadas la Universidad fue vista como jugadora periférica en la política local. Desde la gestión de Carolina Scotto, a la postre diputada nacional, esa mirada cambió. Los claustros fueron punto fuerte durante el apogeo K, pero también han sido un semillero de dirigentes radicales, con militancia en la Franja Morada. Nombres como Mario Negri, Ramón Mestre, Rodrigo de Loredo o Brenda Austin lo demuestran.

 

Desde 2019 cuatro nombres destacan en las tareas de tejido político que tienen a la Facultad de Derecho como referencia. En todos los casos, tienen a la abogacía como profesión (como el intendente) y militancia durante su etapa estudiantil: Matías Anconetani, presidente de la Agencia Córdoba Joven; Enzo Cravero, presidente de Ente BioCórdoba; Jorge Folloni, secretario de Gestión Ambiental y Sostenibilidad de la Municipalidad y la expresidenta de la Agencia Córdoba Joven y actual legisladora Julieta Rinaldi.

 

Un pie en el Colegio

“Así como en la política partidaria, apostamos a una construcción amplia, a coaliciones y alianzas para un peronismo amplio. Sumamos jóvenes sin tirar a los viejos por la borda. Queremos formar cuadros que rápidamente transiten hacia la dirigencia. Necesitamos más cuadros para asumir crecientes responsabilidades”, dice uno de los mencionados.

 

El modelo de articulación registra un antecedente inmediato, con el que el equipo del precandidato a gobernador completa un movimiento de pinzas en el espectro de la abogacía, una de las profesiones con la matrícula más nutrida en Córdoba.

 

En abril pasado, una lista afín, en la que destacaban funcionarios y contratistas municipales, mantuvo el control del Colegio de Abogados por dos años más. Entre los objetivos del reelecto Ignacio Segura figura la profundización de acciones conjuntas, tales como convenios y prestación de servicios profesionales.

 

Otro pie en la Universidad

En las elecciones para elegir rector y vicerrectora, Llaryora jugó decididamente por Jhon Boretto, a quien considera un cabal sucesor del reconocido Hugo Juri. La posibilidad de continuar articulando con un modelo universitario extensionista, promoviendo acciones que permitan publicitar el modelo cordobesista, resultó más relevante que las suspicacias por la pertenencia morada del electo rector.

 

“Boretto es más que la Franja Morada. Es un cuadro muy preparado que no se involucra en la política partidaria. Vamos a profundizar los vínculos institucionales. Agradecemos que se habiliten acciones desde los claustros, que aporten conocimiento, ya no desde una distancia académica sino según las necesidades reales de los cordobeses”, explican en el entorno del intendente.

 

Por otra parte, relativizan la condición enteramente morada de la fórmula ganadora que ilusiona a Juntos por el Cambio. “Mariela Marchisio no es de ellos. De hecho, nosotros pedimos una combinación que no sea pura Franja para apoyar. Sabíamos que no tendríamos al vicerrector, como pedía (el decano de Derecho) Pedro Yanzi, pero estamos adentro de la agrupación ganadora”, aseguran.

 

Satisfechos, los armadores confirman su conclusión: Llaryora consolida su presencia en lugares clave para la construcción cordobesista, los mismos que la oposición suele inventariar como propios.

 

Los productores lecheros de Córdoba ganan menos que sus pares de Buenos Aires.
Damián Bernarte preside la Comunidad Regional San Justo. A la derecha, el legislador provincial Gustavo Tevez. 

Las Más Leídas

También te puede interesar