07|8|2022

Organizaciones bancan a CFK en el "combate real" para distribuir la riqueza

24 de junio de 2022

24 de junio de 2022

Movimientos sociales y políticos descartaron un ataque de la vicepresidenta y coincidieron en que hay "una ampliación indiscriminada" de los programas sociales.

En medio de la discusión por el manejo de los planes sociales, organizaciones políticas y sociales alineadas con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner salieron en su respaldo a través de un documento en el que destacaron que el "combate real" que planteó la expresidenta el lunes durante un acto en Avellaneda tiene que ver con "el modo en que se distribuye la riqueza que genera el país". 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Reducir semejante exposición a un supuesto ataque hacia las organizaciones sociales parece una lectura liviana, de una profunda ignorancia sobre las políticas públicas que se aplicaron mientras Cristina fue presidenta de este país y de una tergiversación de los dichos de la vicepresidenta, con motivaciones opacas", señalan en alusión a los 75 minutos en los que la exjefa de Estado abordó diversas temáticas, entre las cuales resonó "la tercerización" de los programas estatales de empleo.

 

El documento titulado "Las organizaciones sociales y la distribución de la riqueza. Mejor que decir es hacer" tiene entre los grupos firmantes al Frente Transversal Nacional y Popular, la Corriente Peronista 13 de abril, Unidos y Organizados, Kolina Buenos Aires, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, Peronismo Militante, Descamisados, Unidad Piquetera, entre otras.

 

"Son los mismos poderes reales que, como describe Cristina de manera brillante, interactúan con el Estado casi permanentemente y son recibidos por funcionarios que no funcionan, los que necesitan del aumento de los programas sociales. Los programas sociales y los miles de argentinxs que los obtienen son el 'ejército de reserva' en una Argentina que dejó de discutir el ingreso o cómo se distribuye la riqueza, para comenzar a discutir cómo se reparten las sobras", continúan.

 

En ese sentido, en el comunicado consideraron "imprescindible generar condiciones de trabajo dignas sea en trabajadores y trabajadoras de la economía formal como en las trabajadoras y trabajadores de la economía social" y señalaron también a "los responsables de la ampliación indiscriminada de programas sociales y el “negocio” de las altas y bajas de esos programas".

 

"Eso no involucra a los cientos de miles de argentinos y argentinas que se encuentran insertos en esos programas, eso involucra a los dirigentes que se ocupan de tales maniobras desde los dos lados del mostrador", indican en consonancia con la idea que -según sostienen- expuso la vicepresidenta.

 

De la misma manera, resaltaron que aquellas personas que integran las organizaciones sociales no pueden mantener "la idea de sostener un programa asistencial permanente, es necesario generar la formación en oficios, la inclusión en trabajo asociativo, la promoción del acceso a la tierra, políticas de empleo de inclusión y no precarizadas y acceso a derechos laborales, sociales y previsionales como cualquier trabajador dependiente".

 

En un recorrido por lo sucedido en los últimos años en la materia, mencionaron que "los gobiernos de Néstor (Kirchner) y Cristina recibieron un país con un 27% de desempleo, tasas de pobreza y marginalidad escalofriantes y más de un millón de personas insertas en el Programa Jefes y Jefas, que en 2015 se disminuyó a 200 mil beneficiarios". En 2019 se aumentaron 800 mil y, en la actualidad, llegan a 1,2 millones, con 7,1% de desempleo, según datos oficiales.

 

"No es posible que el Estado normalice esa situación. Discutir el poder real, los factores económicos en juego, los efectos de bimonetarismo, la renta desmesurada de sectores de servicios y financieros y desde luego la distribución de la riqueza, requiere de discutir de salarios reales fortaleciendo el poder adquisitivo y salir de la lógica de programas sociales en aumento y perpetuos. La discusión abierta por Cristina Fernández de Kirchner el 20 de junio, fue esa y es bienvenida y necesaria en un gobierno autodefinido como defensor de los derechos de los más vulnerados", concluye el texto.