01|2|2023

Banco de Córdoba: un error no forzado golpea doble a Schiaretti

23 de junio de 2022

23 de junio de 2022

La entidad provincial nombró a cargo de la seguridad al jefe policial echado por casos de violencia institucional. Reclamo de las víctimas y denuncia gremial.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Un movimiento en falso de característica insólitas le causa por estas horas fuertes dolores de cabeza al gobierno de Juan Schiaretti que ve cómo uno de los hechos más conmocionantes de los últimos años vuelve a aparecer entre las principales discusiones públicas de la provincia. El comisario retirado Gustavo Vélez, exjefe de la Policía provincial, está contratado desde el mes de marzo para hacerse cargo de la seguridad y vigilancia del Banco de la Provincia de Córdoba.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Vélez, un dolor de cabeza (otra vez) para Schiaretti

Vélez fue pasado a retiro luego del asesinato de Blas Correas, ocurrido en agosto de 2020. El joven de 17 años murió tras recibir una bala policial en medio de un control en pleno centro de la capital provincial. Su caso se convirtió en un emblema de la lucha contra la violencia institucional en Córdoba y provocó un cimbronazo político que obligó a Schiaretti a remover a casi toda la conducción de la policía.

 

Luego de una intensa seguidilla de manifestaciones públicas, la Justicia avanzó en la investigación que sentará en el banquillo de los acusados a 13 uniformados. Dos están acusados como autores materiales, mientras otros 11 están señalados como responsables de acciones que buscaron encubrir los hechos e intentar desviar la atención que desde el primer momento se puso sobre el accionar policial. El poder político no quedó exento del escándalo y obligó a Schiaretti a tomar la determinación que renovó a la cúpula y ubicó en el lugar de Vélez, por primera vez en la historia de la institución, a una mujer, Liliana Zárate Belleti.

 

Al enterarse de la designación de Vélez en el Banco de la Provincia de Córdoba, la madre del joven asesinado calificó el hecho como “un cachetazo”. "Cuando me enteré, se me caían las lágrimas de la bronca y la impotencia", dijo Soledad Laciar en una entrevista con Radio Universidad. "Yo anhelo en el juicio poder demostrar que acá no se trata de 13 policías, sino de una institución que funciona mal y que tiene que haber cambios profundos", aseguró.

 

La madre de Blas lamentó además que la persona que “era responsable de la Policía” cuando su hijo fue asesinado, termine siendo “premiada, al mando de la seguridad del Banco que es de los cordobeses".

 

Botón de muestra

El sacudón producido tras conocerse que Vélez es el responsable máximo del personal de seguridad, público y privado que trabaja en el Banco movilizó al gremio bancario, que apuntó contra la máxima autoridad de la entidad, el presidente Daniel Tillard, nombrado en ese lugar tras el regreso de Schiaretti a la gobernación, en 2015.

 

“Con estupor nos anoticiamos de la decisión de hacer lugar en la planta permanente del Banco de la Provincia de Córdoba a uno de los responsables políticos de la Policía de la Provincia al momento de los asesinatos de Blas Correas, José Ávila y Joaquín Paredes”, otros dos jóvenes asesinados por la Policía durante el último año de la estadía de Vélez en la Jefatura.

 

“Es llamativa la política de Personal (Recursos Humanos) del Banco de la Provincia de Córdoba que lleva adelante la conducción encabezada por Daniel Tillard, mientras centenares de trabajadores y trabajadoras están precarizados mediante tercerizaciones, al responsable funcional de los actos más terribles lo hacen entrar por la ventana (sin concurso previo) para que ejerza el control y la vigilancia de los bienes y las personas de la mencionada institución”, escribió el cuerpo de delegados de la seccional cordobesa de La Bancaria en el comunicado que se conoció esta semana.

 

La denuncia se inscribe a su vez en un plan de lucha que la organización sindical viene llevando adelante, en el que denuncia a la conducción del Banco sobre quien apuntan todas las miradas. Según el gremio, hay unas 400 personas en situación de fraude laboral, lo que entre otras cosas afecta al normal funcionamiento de la entidad. Aseguran que la situación se extiende desde hace ya largos años, hablan de personal contratado de manera irregular desde hace más de 12 años, que cobran por debajo del 70% que los trabajadores y trabajadoras de la planta permanente, por realizar las mismas actividades.

 

De esta manera, el nombramiento de Vélez hace públicos dos frentes conflictivos para el gobierno de Schiaretti, que vienen siendo señalados desde hace tiempo desde los espacios opositores. Por un lado, el manejo de la seguridad en la provincia; por el otro, la situación laboral de trabajadores y trabajadoras que sostienen el grueso de la entidades públicas cordobesas.