29|7|2022

El cerebro del agro para el plan Pullaro gobernador

17 de junio de 2022

17 de junio de 2022

El exdirigente de la Federación Agraria es el estratega rural del diputado. Mirada progresista de un radical alineado con Lousteau y deseado por el peronismo.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Lanzado a la carrera por la gobernación, el diputado radical Maximiliano Pullaro se apoya en el sector agropecuario para levantar el perfil y lo usa de tribuna para disparar críticas a los oficialismos nacional y provincial. En Expoagro, primero, y en Agroactiva después, las dos muestras top del sector, el exministro de Seguridad llenó de elogios a los productores.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Más allá de los gestos, Pullaro busca que el agro sea un pilar de su programa de gobierno. A esa tarea está abocado Esteban Motta, un exdirigente de la Federación Agraria que fue candidato a senador provincial por el departamento San Martín dentro del Frente Progresista en 2015. Hoy se mueve como la mano derecha del diputado en la materia. Es, también, secretario del bloque UCR Evolución y trabaja en las presentaciones referidas al campo. Además, acompaña al exministro en cada recorrida que se relaciona con el sector.

 

Productor agropecuario de Piamonte, Santa Fe, Motta tomó reconocimiento a nivel nacional cuando en 2006 se convirtió en el secretario general de la Juventud de la Federación Agraria Argentina (FAA). Además, siempre se mantuvo ligado a este espacio y apoyó los cortes de ruta de 2008 en pleno conflicto por la Resolución 125.

 

Se considera a sí mismo un militante de base y viene de una familia que conformó la primera cooperativa agropecuaria de Piamonte. Sus primeros pasos dentro de la entidad agraria fueron a los 13 años, cuando acompañaba a su padre a la filial a discutir los problemas del sector.

 

En su entorno lo definen como un progresista que en el momento más importante de Federación Agraria luchó contra Monsanto para que quienes producían no pagaran de más. Es un defensor de la reforma agraria que señala el estatuto de la entidad, aunque en la actualidad entiende que la situación cambió. Quienes lo conocen destacaron que su mirada es hacia un camino con más productores y más producción.

 

Motta debe sus raíces radicales a su madre y la militancia a su hermano, que hoy es vicepresidente comunal de Piamonte. Exdirigentes peronistas de la FAA lo ponderan como un gran cuadro político dentro de la entidad y lamentan su paso hacia el radicalismo. “Su lugar es el Frente de Todos”, destacó un exfederado que lo vio hacer su camino. Su círculo más cercano señaló que el piamontés tiene una mirada crítica del peronismo, al que ve como un partido que nunca supo interpretar al sector y a quienes producen.

 

“Después de pelearse con (Eduardo) Buzzi es el único que podría haber recuperado la Federación Agraria”, comentó con nostalgia un exdirigente. La pelea con la plana mayor de la entidad en 2011 le significó renunciar a la Juventud y comenzar su participación en la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe). En su paso por el cooperativismo, también dejó su marca. En el entorno de Motta, señalaron que el asociativismo para él tiene un peso importante; por eso su mirada para recuperar la producción es a través de un “trabajo intrachacras”.

 

Motta destacó que nunca fue funcionario de un gobierno, aunque su relación con la gestión y la política partidaria se dio cuando Luis Contigiani, dirigente de Federación Agraria, llegó al Ministerio de la Producción de Santa Fe durante el mandato de Miguel Lifschitz. En esos cuatro años no ocupó ningún cargo en la provincia, pero era el hombre de consulta del exministro.

 

Su llegada a la arena política fue en 2019, cuando en el Frente Progresista le ofrecieron ser candidato a senador por el departamento San Martín. Los votos no le alcanzaron e ingresó Cristina Berra, la única mujer que integra la Cámara alta.

 

En ese momento su participación en la política se vio frustrada y tuvo conversaciones con diferentes espacios, pero finalmente encontró su lugar en el radicalismo. Tras esa derrota, Pullaro y Juan Cruz Cándido lo convocaron a trabajar como asesor en la Cámara baja. Motta fue el mentor de los principales pedidos para que el gobierno de Omar Perotti rechazara el aumento de las retenciones y el cierre de las exportaciones.

 

Además, trabajó con su equipo para fundamentar la votación de Pullaro en un proyecto de seguro multirriesgo. Hasta el momento, el diputado no presentó ningún proyecto de ley estrictamente referido al agro. También mantuvo reuniones técnicas con el equipo de asesores de Martín Lousteau.

 

Motta entiende que la gestión para el agro del próximo gobernador debe basarse en tres pilares: financiamiento para la producción, infraestructura y buenas prácticas agrícolas. En materia de retenciones, si bien es un tema nacional, su posicionamiento apunta a una reducción progresiva. Su equipo señala que no es posible fiscalmente eliminar a cero los derechos de exportación de un día para el otro.

 

La mano derecha de Pullaro en el agro trabaja en los lineamientos del programa de gobierno, pero en lo personal busca reeditar la experiencia de 2019 y quedarse con la senaduría que perdió a manos de Berra. Sin embargo, hay quienes se animan a decir que el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología no le sentaría mal.