27|7|2022

Buenos Aires 2023: los tres caminos de los intendentes radicales

15 de junio de 2022

15 de junio de 2022

Son 32, se autoperciben reservorio territorial de la UCR y piden pista. Abad, uno de ellos o fórmula de consenso con el PRO. Impaciencia y confianza en Manes.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Con una tropa de 32 miembros, el intendentismo radical de la provincia de Buenos Aires se autopercibe como el principal reservorio de territorialidad partidaria en el interior y, bajo ese posicionamiento, busca tener gravitación en la construcción que encare el Comité Provincia para las elecciones de 2023. Esa pretensión tiene diversas lecturas respecto de qué debe hacer el centenario partido de cara a la pelea por la gobernación.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En efecto, no hay una visión uniforme respecto de la estrategia a desplegar, aunque la gran mayoría mantiene los pies en el plato del oficialismo partidario provincial que lidera el diputado Maximiliano Abad. Por fuera de allí, se ubica Gustavo Posse, el único intendente radical del conurbano y uno de los que amaga a competir por la sucesión de Axel Kicillof. Una hipotética candidatura del sanisidrense a la gobernación es respaldada por su par de San Cayetano, Miguel Gargaglione. Por el lado de Evolución, la fuerza que lidera Martín Lousteau que pone como abanderado en cancha bonaerense a Martín Tetaz, el único intendente que reporta en esas filas es Facundo Castelli (Puán).

 

Dentro del grueso de alcaldes alistados bajo la conducción partidaria, hay quienes sostienen que uno de ellos debe integrar una fórmula provincial. Saben que la “notoriedad mediática” de sus gestiones municipales es escasa por fuera de sus fronteras, pero destacan tener “muy buenos exponentes en el interior” que –analizan– pueden levantar vuelo en caso de estar “bien rodeados” por una imagen taquillera para la presidencia “como Facundo Manes” y dirigentes con fuerte anclaje territorial en las listas distritales. “Tenemos ganas de tener un gobierno provincial nuestro”, se entusiasman.

 

Un jefe comunal dijo a este medio que “lo ideal” es que “sea un intendente” y remarcó la necesidad de que el candidato “no venga de afuera”. La aclaración parece aludir a la posibilidad de fichar un outsider para promoverlo con bandera rojiblanca a la Provincia. Jefes comunales consignaron que, en un encuentro vía Zoom, Abad les habló de una posible “sorpresa” para la carrera por la gobernación.

 

Mientras tanto, crece la impaciencia. “Estamos perdiendo tiempo en no instalar a un candidato”, consignó un mandamás municipal y estimó que, “mientras tanto, el PRO arma… el día que queramos salir, ellos ya van a tener a varios”. Al mismo tiempo, hay quienes alertan que la demora provoca que algunos correligionarios con apetencias distritales se vayan encuadrando bajo paraguas amarillos. Un caso testigo es el del expresidente de la UCR bahiense Emiliano Álvarez Porte, quien se muestra alineado a Cristian Ritondo, el representante de María Eugenia Vidal que, como contó a Letra P, va a ser candidato.

 

Hay quienes en el oficialismo partidario apuestan por Abad. “Ha tenido un crecimiento importante desde lo que significó negociar y tejer estrategias políticas que pusieron al radicalismo en otro lugar”, destacó un intendente del interior que empuja a la competencia al titular del bloque Juntos en la Cámara de Diputados bonaerense.

 

Otros –reparando en la carencia de figuras taquilleras para la contienda bonaerense– no ven mal consensuar una fórmula con el PRO, como proponen dirigentes del entorno de Diego Santilli, el elegido de Horacio Rodríguez Larreta para empujar desde Buenos Aires su sueño presidencial. Eso sí, con una tónica diferente a la alquimia de 2015: “ahora, con un radicalismo fortalecido, tampoco sería una mala estrategia”, aseveró un dirigente proclive a “dialogar y reconocer lo que nuestros socios también pueden proponer”.

 

Así, hay quienes indican que, de anotar a un radical otra vez como vice, en esta oportunidad esa estrategia debe llegar acompañada de mayor presencia en un eventual gabinete. A algunos intendentes los seduce la posibilidad de ocupar ministerios en una hipotética gestión de Juntos a partir de 2023; son quienes sostienen que la tarea de la tropa de alcaldes debe exceder las demandas legislativas.

 

Próximamente, habrá lugar para la rosca y, acaso, para alcanzar una postura más uniforme. Está previsto un encuentro del foro en La Plata, atado a una reunión previa con el gobernador Kicillof (aún a definir). Además de los aspectos de gestión propios de los mítines foristas, también tendrá un lugar el abordaje político, algo que ya viene flotando en charlas virtuales entre jefes comunales.

 

A priori, la intención es que el foro de intendentes se reúna el viernes 24 por la tarde-noche, con el objetivo de que sus participantes también asistan al almuerzo que la conducción del Comité Provincia –según adelantaron varias fuentes a este medio– está organizando para el sábado 25 en la sede partidaria bonaerense, donde se contempla acentuar precisiones sobre la estrategia provincial con la asistencia de intendentes, legisladores y presidentes de comités distritales.