04|7|2022

Todos quieren la reforma: ¿Qué quiere Perotti?

22 de mayo de 2022

22 de mayo de 2022

Diputados avanza fuerte con la revisión de la Carta Magna, pero el gobernador santafesino no larga prenda ¿Se sube al tren o pierde iniciativa política? 

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) La Cámara de Diputados de Santa Fe se subió a una ola reformista. Con los recientes del Movimiento Evita y el socialismo, son seis los proyectos que ingresaron y piden declarar la necesidad de revisión de la Carta Magna, a los que se sumaría – al menos – uno más en el corto plazo. Hay de todos los colores y tribus, pero ninguna de las firmas responde al sector que lidera el gobernador Omar Perotti. El rafaelino la ve pasar por el momento, pero se enfrenta a una posibilidad que puede resultarle histórica, ser el mandatario que consiguió la reforma tras 60 años de rechazos. ¿Qué quiere? ¿Qué espera el jefe de la Casa Gris?

 

Aún sin el debate en marcha, hay un consenso mayoritario en Diputados para avanzar con la reforma constitucional en la provincia. A groso modo, solo el radicalismo no tiene iniciativa de este calibre, pero el socialismo, el peronismo y otros bloques tienen decidido apretar el acelerador.

 

Leen, con buen tino, falta de iniciativa política del Ejecutivo, y que la discusión por la reforma, aún con una necesidad real de retoque, le dará centralidad a la Cámara. En la antesala de 2023, diputados y diputadas se preparan para poner en foco el tema. Como no mueve, Perotti les deja hacer.

 

En tiempos de posicionamiento político para oficialismo y oposición, reformar la Constitución será entonces un elemento crucial para amplificar voces, identificar voceros y voceras dispuestas a ponerse al hombro un debate mayúsculo para la política.

 

En ese objetivo, algunas bancadas ya definieron un esquema de trabajo a futuro, una hoja de ruta. En el corto plazo habrá convocatorias a audiencias desde la Comisión de Asuntos Constitucionales, que preside el PS Joaquín Blanco. También llamarán a autoridades del Poder Judicial y el Ejecutivo en pos de alcanzar un acuerdo de envergadura.

 

Buscarán llegar a la primavera con el tratamiento en recinto para que luego, en octubre, aterrice en Senado, donde por el momento no hay ningún proyecto ingresado. Aupar a los caciques territoriales al plan reformista no será sencillo, pero ahí puede contribuir con lo suyo el Ejecutivo, de diálogo y sintonía renovada con Perotti y compañía.

 

El plan de la Cámara baja también contempla la sanción antes de la presentación de listas. En ese caso, el Ejecutivo tendrá la tarea de llamar a elección de constituyentes, para la que tendrá cuatro opciones de mínima, las dos PASO, provincial y nacional, y las dos generales de distinto rango. Falta mucho para eso, pero el plan está en marcha.

 

En el Ejecutivo aguardan el regreso de Perotti, que viajó a Kuwait junto a su par cordobés Juan Schiaretti. Saben, no obstante, que no pueden perder tiempo. Diputados les marcará agenda más pronto que tarde en un tema que es imposible evadir. Perotti, en su momento, prefirió que sea el PJ el que tome e impulse el debate, pero su presidente, Ricardo Olivera, se sintió descolocado ante el convite y pidió que sea el gobierno quien levante la bandera.

 

Al margen de estos deslices, Perotti no puede permitirse mirar para el costado. Su agenda es otra, prefiere concentrarse en temas productivos, pero un proceso de reforma merece su atención. Todos sus antecesores procuraron modificar la Carta Magna, pero no lo consiguieron. Miguel Lifschitz fue el que llegó más lejos.

 

Perotti puede, si le interesa, conseguir un lauro, ser el gobernador que logró lo que durante sesenta años se truncó. No es poco para vender hacia afuera. De entrada, se sabe que el debate no contempla reelección, así que la contaminación no puede venir por ese lado. “La realidad nos va a superar”, se sincera ante la consulta de Letra P un funcionario santafesino. Si Perotti no mueve, será corrido por h o por b y perderá iniciativa política a manos de la Legislatura. No sería la primera vez que lo sufra, acumula más de una impericia en la materia. Al menos ahora le queda algo de margen. Algo.