02|7|2022

Con albertismo mínimo, el acto del PJ le marcó la cancha al Presidente

21 de mayo de 2022

21 de mayo de 2022

Figuras de distintas tribus internas convocadas por Fernández Sagasti, íntima de CFK, le pidieron abrir la discusión y "coraje" para pelear contra el poder.

MENDOZA (Enviada) Con apenas una sola mención al presidente Alberto Fernández, llamados a mantener la unidad y pedidos de “coraje” al Gobierno para discutir contra los poderosos, el encuentro que organizó la camporista Anabel Fernández Sagasti en Mendoza para discutir el “futuro” del movimiento, le envió un mensaje a la Casa Rosada sobre la necesidad de abrir la discusión de cara a 2023. Una marcada de cancha. 

 

El lema que convocó el encuentro fue “Peronismo futuro” y llamó a repensar las tres banderas históricas del movimientos, independencia económica, soberanía política y justicia social. Bajo ese paraguas se cobijaron dirigentes de distintos espacios del Frente de Todos para pensar en los desafíos del Gobierno y, también, para empezar a hablar de las elecciones del año próximo. A Mendoza llegaron, entre otros, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac; el exgobernador de Salta Juan Manuel Urtubey; el presidente del interbloque del FdT de la Cámara alta, José Mayans; senadores y diputados nacionales. Vía streaming participaron el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

 

Ya desde el comienzo del acto, el listado de oradores marcó una presencia masiva de dirigentes más identificados con la línea interna crítica del Gobierno, que le reclama a la Casa Rosada que integre a Cristina Fernández de Kirchner a la mesa de decisiones. De todos los participantes solo uno, el titular del INAES y dirigente del Movimiento Evita, Alexandre Roig, reivindicó abiertamente, desde el escenario, la figura del Presidente. “La discusión entre nosotros es para saber cómo vamos a transformar este país. Para mover la sociedad se necesita poder. En este momento el que tiene el poder de mover es el Presidente”, rexflexionó Roig.

 

Afuera del auditorio Ángel Bustelo, colmado por dos mil personas, militantes del Movimiento Evita refrendaban los dichos de Roig. “Alberto conducción”, se leía en la bandera que levantó el espacio. La ausencia de menciones al Presidente, que es a su vez titular del PJ Nacional, fue lo que en la previa generó ruido interno en el peronismo mendocino y levantó algunas críticas por parte de quienes decidieron no participar. Entre ellos, Guillermo Elizalde, albertista y miembro del Grupo Callao, que se bajó de la convocatoria por considerar que se intenta “debilitar” al gobierno nacional.

 

“No es así. Nosotros construimos poder. Hay que moverse si queremos ganar en 2023. Es lo que estamos haciendo. Estos encuentros le sirven mucho al espacio”, le replicaba, abajo del escenario, un integrante del grupo de senadores del interbloque del Frente de Todos. La mayoría de los senadores llegó a Mendoza directamente desde La Rioja, donde se reunieron con el gobernador Ricardo Quintela, y recorrieron emprendimientos productivos. Con ellos estuvo también en el ministro Katopodis.

 

El ministro de Obras Públicas participó del encuentro de Mendoza vía streaming y llamó a “consolidar la unidad”. “No nos está permitido descuidar la unidad del FdT”, dijo el hombre de San Martín, que en la última semana sorprendió al hablar de la necesidad de que Cristina Kirchner se integre a la toma de decisiones del Gobierno. Fue uno de los pocos integrantes del Gabinete invitados al evento. El otro fue el titular de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, que decidió no participar. En tanto, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, había confirmado primero su asistencia, luego dijo que participaría de manera virtual y, finalmente, no estuvo. Según anunció el presentador del evento, debió atender “un tema de salud de un familiar”. En el entorno del jefe de Gabinete ratificaron el motivo.

 

Por Zoom también participó Massa. El presidente de la Cámara de Diputados viajó a Córdoba para acompañar al plantel de Tigre, que el domingo jugará la final del la Copa de la Liga con Boca Juniors. El jefe del Frente Renovador también ponderó la necesidad de “debatir” en la interna del FdT, sin poner en juego la unidad. “Debemos tener la capacidad mostrarles a los argentinos que en el 2019 firmamos un contrato de esperanza y que en el 2023 lo vamos a consolidar sobre la base de dos modelos de país: los que quieren una Argentina para pocos y los que queremos una Argentina que incluya a todas las regiones y a todos los argentinos”, dijo.

 

En tanto, fueron los dirigentes más identificados con Cristina los encargados de enviar mensajes a la Rosada. La senadora Juliana Di Tullio, presidenta del bloque Unidad Ciudadana en el Senado afirmó que “la independencia económica requiere que nuestros gobernantes tengan la valentía de pelearle al poder”. A diferencia de otras voces que auguran una derrota, Di Tullio se mostró optimista con la pelea presidencial del año que viene. “No tengo ni una sola duda de que 2023 es nuestro. Por más que un día me levante pensando qué mal que hicimos esto, no tengo dudas. Que se olviden, no nos vamos a ningún lado”, dijo.

 

El diputado Hugo Yasky habló en la misma línea. “Hay que tener coraje político. Néstor (Kirchner) no pidió permiso para bajar los cuadros de los genocidas. El peronismo, el que gobierna en nombre del peronismo tiene que tener el coraje político de enfrentar a los poderosos”, dijo.  

 


Sobre el escenario estuvo también De Pedro, que llamó a pensar el peronismo del futuro y se mantuvo siempre cerca del invitado que más rompió la lógica del encuentro, Urtubey. El ministro del Interior, que viene sosteniendo la necesidad de “ampliar” el FdT y de construir una mesa política del espacio, movimiento que resiste el Presidente, fue uno de los más ovacionados y requerido para las fotos en Mendoza. E incluso anotó algunos alentadores de su posible candidatura presidencial entre los asistentes de peso del evento. “Me gusta Wado como candidato. Anda bien”, le dijo al Letra P uno de los senadores que participó del encuentro. Después, en diálogo con enviados, De Pedro dijo que "el peronismo está en permanente discusión" y apuntó que la discusión interna del FdT tiene que ver con la distribución y qué hacer con la inflación. 

 

Tras el acto, que duró cerca de cuatro horas, las figuras invitadas a Mendoza compartieron un almuerzo de camaradería que incluyó vino, picada, empanadas y lasagna en el Casino Arena, en Maipú.