01|7|2022

La salud y la interna: Fernández le roba una bandera a CFK y arde Kicillof

19 de mayo de 2022

19 de mayo de 2022

El Presidente impulsa la reforma del sistema, una iniciativa cristinista en la que trabaja Kreplak. No hubo consulta y hay queja: “Es el método Alberto”.

La interna del Frente de Todos se expande como una mancha de aceite y afecta temas estratégicos de gestión que van más allá de la economía. La ministra de Salud, Carla Vizzotti, informó que el Gobierno avanza en un proyecto para integrar los sistemas público y privado de salud. La iniciativa tiene su raíz en un planteo realizado por la vicepresidenta Cristina Fernández en diciembre de 2020, a partir del cual el titular de Salud de la provincia Buenos Aires, Nicolás Kreplak, puso primera para su implementación. Ante el anuncio de Vizzotti, en La Plata pusieron el grito en el cielo: todo of the record, acusan a la administración nacional de cortarse sola y temen que “rompa” todo lo trabajado hasta el momento y busque bloquear algunas reformas. “Es la metodología de Alberto (Fernández); nos enteremos primero por los medios”, bramó un funcionario del gobierno de Axel Kicillof en diálogo con Letra P.

 

Vizzotti sorprendió cuando, a través de un comunicado, informó que hay “un consenso federal” para para avanzar en la integración del sistema de salud e hizo trascender los objetivos del proyecto, aunque no dio detalles de cómo se implementaría. La iniciativa tiene su origen en un proyecto de CFK. En diciembre de 2020, la vice la planteó en un acto en La Plata, días después insistió con el asunto durante el cierre del VII Encuentro Nacional de la Salud y volvió sobre el tema en junio de 2021, también en La Plata. “Tenemos que ir a un sistema nacional integrado de salud entre lo público, lo privado y las obras sociales que optimice recursos”, afirmó y generó la inmediata reacción de empresas y sindicalistas que temen por las millonarias cajas de las obras sociales.

 

Kreplak trabaja hace años en la iniciativa e impulsó la puesta en marcha del proyecto. Dio el puntapié inicial el 22 de abril, en Mar del Plata, con un congreso provincial al que concurrieron más de diez mil personas vinculadas al sistema de salud y cerró con la presencia de Kicillof.

 

Ante la consulta de Letra P, una fuente de la cartera provincial aseguró que, más allá de haber coincidido en el último encuentro del Consejo Federal de la Salud (Cofesa), en Villa La Angostura, en la necesidad de una reforma del sistema, no se avanzó más que eso y que el gobierno bonaerense desconoce los términos de la propuesta nacional.

 

El kirchnerismo teme que la Casa Rosada busque, mediante una ley o un decreto, modificar el sistema, algo que considera que “no va a funcionar” y “rompería todo lo trabajado hasta el momento”. “La integración del sistema es un proceso; no es que una ley, un decreto o una regulación pueda hacerlo funcionar; es un proceso de discusión donde las diferentes partes tenemos que trabajar desde la metodología hacía la regulación. En el camino podemos genera decretos, leyes, pero que vayan acompañando ese proceso”, afirmó la fuente.

 

El entorno de Kreplak teme que la intención del Gobierno sea bloquear algunos aspectos de la iniciativa cristinista "para defender intereses", aunque espera "la letra fina” para sacar conclusiones. También cuestiona la falta de consulta. “Es raro hacer una trasformación del sistema de salud sin la provincia de Buenos Aires, que tiene el 40 por ciento de la población del país”, amplió un miembro del equipo del ministro.

 

“En el Cofesa, que es donde se sientan las autoridades de los 24 ministerios de Salud, formulamos una agenda regional. Lo hicimos hace tres meses, en tres reuniones de dos horas cada una, pero nosotros estamos trabajando en esto hace diez años”, se quejó el funcionario.

 

Ante la consulta de este medio sobre las motivaciones del Presidente, la fuente exhibió una vez más el descontento del kirchnerismo con la forma de gobernar de Fernández. “Con todos los temas hace lo mismo; sale primero en los diarios y después nos enteramos. Es una metodología”, fustigó.