02|7|2022

El abrazo esperado, la lapicera de Pullaro y el aplausómetro en baja

01 de mayo de 2022

01 de mayo de 2022

El gobernador Perotti llegó caminando a la Legislatura con militancia que acompañó hasta la puerta. Gesto con Traferri. Pocos aplausos al discurso.

SANTA FE (Corresponsalía) El silencio dominical que caracteriza al casco histórico de la capital de la provincia se esfumó este 1° de mayo. El discurso del gobernador Omar Perotti en el inicio de las sesiones ordinarias se entrelazó con los bombos, trompetas, banderas y una rosca para todos los gustos. El tiempo cumplió uno de los pedidos del equipo del mandatario: “Un día peronista: mucho sol y cielo totalmente despejado”.

 

Caminando

Perotti quiso descontracturar un poco la jornada y decidió hacer caminando las casi cuatro cuadras que separan la Casa Gris de la Legislatura. Llegó a la explanada del palacio parlamentario liderando una fila nutrida por la militancia y acompañado por la ministra de Gobierno, Celia Arena, el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach, el senador por el departamento La Capital, Marcos Castelló, el diputado Roberto Mirabella, el intendente de Rafaela, Luis Castellano y su ladero político, Alejandro Bento. A último momento se acercó el senador Marcelo Lewandowski, quien aguardaba en el hall.

 

Foto: Manuel Testi

Tras un abrazo a la intendenta de Esperanza, Ana Meiners, el rafaelino se acercó a las vallas donde se tomó casi diez minutos para saludar a la militancia que fue a bancar su gestión. De fondo se podían ver banderas de Hacemos Santa Fe, escudos justicialistas, banderas argentinas, de la provincia y de diferentes gremios que movilizaron su tropa y esperaron el discurso del gobernador al ritmo de la batucada.

 

El abrazo

Antes de ingresar al hall de la Legislatura, el mandatario provincial fue recibido por un grupo de senadores y senadoras y allí se pudo observar una de las fotos de la jornada: el abrazo entre Perotti y el senador Armando Traferri, con quien mantuvo un encendido enfrentamiento político que se fue enfriando en los últimos meses. 

 

Primera fila

Tres intendentes, dos senadores y una senadora, una ministra, un juez de la corte y un exgobernador compartieron los sitios de privilegio. Frente al gobernador se sentaron  los intendentes de Rafaela, Luis Castellano, de Rosario, Pablo Javkin, y de Santa Fe, Emilio Jatón; el diputado Mirabella, los senadores Lewandoski y Dionisio Scarpin y la senadora Carolina Losada; Celia Arena, el ministro de la Corte Suprema de Justicia provincial, Rafael Gutierrez, y el ex gobernador Victor Reviglio.

 

Foto: Manuel Testi

 

Javkin y Mirabella demostraron tener una relación aceitada: se los vio hablando en más de una ocasión, incluso en algunas pausas del discurso del gobernador. Por momentos se sumaba a la charla, aunque en menor medida, el intendente rafaelino.

 

Enojos, lapiceras y celulares

La cara del diputado radical Maximiliano Pullaro se transformó en el momento en que Perotti deslizó algunas críticas en materia de seguridad a la gestión anterior. El exministro del área durante el gobierno de Miguel Lifschitz tomó su lapicera y comenzó a hacer anotaciones mientras miraba su celular. Cortaba el trazo de tinta cada tanto para gesticular con sus manos y menear su cabeza en gesto de desaprobación.

 

Foto: Manuel Testi

 

No fue el único que tomó apuntes, en casi todas las bancas se apeló al machete mientras Perotti hablaba. Hubo quienes prefirieron usar el celular como anotador. Más allá de resaltar fragmentos del discurso, no debe haber quedado ninguna persons que no haya chequeado el celular entre las 11:53 y las 14:05, tiempo que duró el mensaje del gobernador. El presidente del PJ y diputado provincial, Ricardo Olivera, se destacó del resto ya que fue el único que siguió el discurso con auriculares estilo DJ.

 

Aplausos, gradas y caramelos

El discurso de Perotti fue interrumpido por aplausos apenas cinco veces en las más de dos horas de alocución. La primera vez, incluso, fue recién a los 50 minutos de exposición. Se explica en la mayoría opositora en la Legislatura y la ausencia de militancia en las gradas, que se encontraban casi vacías, a excepción de la de prensa. En una de ellas siguieron el discurso oficial el secretario de Gobierno, Oscar Urrruty, y el de Justicia, Gabriel Soamglia. Abajo, en pleno recinto, para saciar la espera del típico locro de feriado, la diputada Gisel Mahmud y el diputado Joaquín Blanco ofrecieron caramelos masticables entre sus colegas.

 

Charlas, rosca y marcha

Una vez finalizada la sesión la rosca siguió. En la explanada se los vio charlar durante varios minutos al socialista Blanco con el radical Pullaro, y casi en paralelo a Clara García con Fabián Bastía. Cerca de los dos bloques mayoritarios deambulo la diputada Betina Florito que hoy integra un monobloque, pero que coquetea con el frente de frentes.

 

Tras salir del hall, Perotti se acercó a saludar al público que colmó la explanada y allí estuvo durante más de 20 minutos. Mientras llegaba al final de las vallas, en un sector de la plaza se comenzó a entonar con trompetas y bombos la marcha peronista.

 

Protagonistas en segundo plano

Mientras el atril en el que habló Perotti esperaba ser usado, ministros y ministras, legisladores y legisladoras que llegaban se acercaron a saludar al público. Luego del gobernador, el más solicitado para sacarse fotos fue el senador por La Capital y cantante de cumbia, Marcos Castelló.

 

Foto: Manuel Testi

 

El senador provincial por Rosario, Miguel Rabbia, salió al balcón y saludó al estilo Perón. Mientras que el diputado Marcos Cleri y Scarpin fueron de los que más estuvieron en la explanada: deambularon dialogando con la prensa y charlando con cada una de las personas que iba ingresando.