30|6|2022

Causa Chavanne-Grassi: absolvieron al alfil de Martínez de Hoz en la CNV

07 de abril de 2022

07 de abril de 2022

La Justicia exculpó a Juan Etchebarne y condenó a 10 años de prisión al exagente civil de inteligencia Raúl Guglielminetti por el secuestro de 28 personas.

El Tribunal Oral Federal 5 absolvió este jueves al expresidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV) de la última dictadura cívico militar, Juan Alfredo Etchebarne, al mismo tiempo que condenó a 10 años de prisión al exagente civil de inteligencia Antonio Raúl Guglielminetti, por la privación ilegítima de la libertad de 28 personas vinculadas a los grupos económicos Chavanne (Banco de Hurlingham) y Grassi (Industria Siderúrgica Grassi).

 

Los pedidos de la parte acusatoria contra Guglielminetti eran de entre 12 y 25 años de cárcel, pero finalmente la Justicia ordenó una pena de una década. Por su parte, Etchebarne, quien llegó a la cúspide de la CNV de la mano del ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz, fue absuelto tras permanecer en libertad durante el juicio, en el cual fue imputado como cómplice necesario de la privación ilegítima de la libertad de 23 personas en el caso.

 

"Como titular de la CNV, Etchebarne fue el impulsor de la denuncia por 'subversión económica' que provocó los secuestros de directivos de las empresas, sus familias y allegados, quienes fueron llevados a Campo de Mayo, interrogados y torturados", señaló la Secretaría de Derechos Humanos en sus redes sociales tras el fallo.

 

Además, el área que conduce Horacio Pietragalla puntualizó que "los testigos reconocieron la presencia del exfuncionario en Campo de Mayo, donde estaban secuestradas las víctimas, y que allí funcionó un grupo de tareas mixto integrado por militares y por especialistas de la CNV y del Banco Central para seguir los interrogatorios".

 

"El juzgamiento de la responsabilidad civil y empresarial en el terrorismo de Estado sigue siendo una de las deudas pendientes del proceso de justicia. Las graves demoras y evidentes resistencias judiciales son un obstáculo para la reparación a las víctimas", concluyeron.

 

De esta manera, se dio a conocer el veredicto de la causa judicial en la que se intentaron dirimir las responsabilidades penales por el secuestre de 28 personas vinculadas a las empresas Chavanne e Industrias Siderúrgicas Grassi, que fueron perseguidas bajo la figura de “subversión económica”. Las mismas fueron detenidas de forma ilegal y torturadas en el centro clandestino de detención (CCD) que funcionó en la dependencia militar de Campo de Mayo.

 

A esta instancia los únicos imputados que llegaron vivos fueron Etchebarne y Guglielminetti, quienes en la etapa de instrucción fueron investigados por el juez federal Daniel Rafecas, quien luego elevó la causa a juicio oral y público.