17|9|2022

Fontevecchia & Olmos, la alianza inesperada para un nuevo canal de la familia

04 de abril de 2022

04 de abril de 2022

La sociedad entre Perfil y Crónica fundó Bravo TV. Reparto de tareas, apuesta a la intimidad y cero grieta. Personal multitasking. El daño colateral de Caló.

Con la puesta en el aire de Bravo TV, el 14 de marzo pasado se hizo realidad en la pantalla la confluencia de dos empresas periodísticas con orígenes similares en el soporte papel, pero de corte bien diferenciado en líneas editoriales y públicos objetivos. El nuevo canal es propiedad de Estrellas Satelital S.A., sociedad integrada por Perfil Teledifusora y el Grupo Olmos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El vínculo tenía como antecedentes que en los talleres de Perfil se imprimen desde hace varios años los diarios de Olmos: Crónica y BAE Negocios. La ligazón se consolidó a partir de que Perfil compró el 50% de la licencia de TV digital 27.1 a Olmos, que se había adjudicado ese permiso en 2015. En la nueva señal, Crónica se hace cargo de la programación periodística y aporta los dos estudios desde los cuales se transmite. Perfil pone la antena, los equipos transmisores y las ficciones. Contenidos en vivo y periodistas, por un lado. Fierros y latas, por el otro. Según Jorge Fontevecchia, presidente del Grupo Perfil, su empresa se asoció con "la que más conocimiento tiene en este público: Crónica". 

 

En otra muestra de lo opaco que es el mercado de medios sobre sus números e indicadores, las fuentes no responden consultas sobre el volumen de la inversión que el lanzamiento implica. Tampoco lo anuncian como un aspecto relevante, a pesar de que suele ser una cuestión clave en el surgimiento de una empresa. En cualquier caso, es posible inferir que no hubo una inversión relevante específica para el nuevo canal.

 

En primer lugar, funciona en los estudios que el Grupo Olmos ya usaba para su señal insignia. Segundo, el staff de periodistas en su mayoría ya integraba el plantel de Crónica. Inclusive, no dejaron de trabajar allí. Otra característica extendida del sistema: un contrato, varios trabajos en distintos medios del mismo dueño. Lo hace Clarín con periodistas que aparecen en Canal 13, TN, Radio Mitre y firman en el diario (Marcelo Bonelli es el emblema, pero la lista es larga). Lo hacen Daniel Vila y José Luis Manzano en América y América 24. Lo hace Olmos.

 

El Grupo Perfil es parte de una empresa familiar con tradición en el sector editorial y la prensa gráfica. Según el estudio sobre propiedad de medios de Reporteros sin Fronteras (MOM Argentina), opera desde 1976 con la creación de Editorial Perfil SA de la que eran propietarios Alberto y Jorge Fontevecchia (padre e hijo respectivamente). Se especializó en la publicación de revistas a nivel local y regional, fundamentalmente en Brasil. En los últimos años ha buscado expandirse, sin éxito probado aún, al sector audiovisual. Obtuvo licencias para operar radios AM y FM y llevar adelante la señal de aire Net TV junto a la productora Kuarzo

 

Hace más de cinco años que busca ser multimedio, todavía sin éxitos de audiencia. En 2015, sus dueños obtuvieron dos licencias. Usaron la 27.2 (de Alberto Fontevecchia) para Net TV, que transmite desde fines de 2018. Todavía proyectan la 21.1 (de Jorge Fontevecchia) para Alfa TV, en señal de prueba. Sumó Radio Perfil (FM 101.9 MHZ) en junio de 2019 y promete nueva programación para AM 1190 (ex-América).

 

El Grupo Olmos -según MOM Argentina- posee dos grandes áreas de negocios: Crónica (conglomerado de medios) y Basa, que nuclea efectores y servicios de salud y atiende a la obra social de afiliados y afiliadas de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Propiedad de los hermanos Darío y Raúl Olmos, contador de la UOM y mano derecha de quien hasta hace una semana fuera el jefe del gremio durante 18 años, Antonio Caló. De hecho, hasta donde se puede constatar el dirigente metalúrgico figuraba como vicepresidente del Grupo Olmos, que creció en medios a partir de 2005 al comprar diario Crónica y Editorial Sarmiento a Héctor Ricardo García. Se consolidó en 2016 al quedarse con Crónica TV. La expansión en medios sucedió en paralelo a la gestión de Caló en la UOM. La reciente asunción de Abel Furlán a la cima del sindicato plantea variados interrogantes sobre la continuidad del vínculo.

 

Enfoques

Presentado como señal de aire, Bravo TV incluye en su programación información, series y novelas. En las primeras semanas solo se accede si se sintoniza la frecuencia 27.1 de la TDA y transmite cuatro programas periodísticos y ocho ficciones. Suma así 12 horas diarias. Las responsabilidades de la señal se dividen por áreas y origen de las designaciones. Para la ficción está Sebastián Beltrami, nuevo CEO del área de Televisión de Perfil. En lo periodístico el responsable es Facundo Pedrini, director de noticias de Crónica TV.

 

Consultado por Letra P, explica Pedrini que “la perspectiva de contenidos es diferente a la que maneja Crónica. Apuntamos a un público C1 y C2, en tanto Crónica tiene D1 y D2. Ambas pantallas coinciden en apelar a la intimidad y buscan ser el canal de la familia. Intentan construir sentido a partir de cuadrillas comunitarias. Construyen agenda en base a lo que sucede en el metro cuadrado de las familias, los clubes, la Iglesia, los templos, las medianeras”. Entre las coincidencias se agrega “no jugar al país dividido. No hay grieta en esta pantalla”.

 

Una diferencia entre Bravo y Crónica pasa por la cantidad de contenidos. “En Bravo queremos sumar noticias mucho más polisémicas, con incorporación de temas federales e internacionales. Hay columnistas por temas, corresponsales de guerra. Crónica apunta a construir audiencias en base a policiales y de alto impacto territorial, mucho más crudo y violento, enfocado en el conurbano”, sostiene Pedrini.

 

Con pasado reciente en Crónica y en Tiempo Argentino, el periodista Javier Borelli, que estará a cargo del segmento nocturno, expresa que buscan en la nueva señal una agenda más general. “Apuntamos a la clase media y media-baja, a diferencia de Net TV, que enfoca en media-alta. No es el mismo público de Crónica. Tenemos gran apertura para trabajar, pero menos recursos. Es un canal nuevo y todavía los cables como Telecentro y Flow no lo incluyen. La referencia marcada desde la dirección es Telefé Noticias, por el manejo de cantidad de temas. Hoy estamos lejos, porque recién comenzamos”. Borelli destaca como desafío de la TV pensar cómo trasladar sus contenidos a las plataformas que consumen otros segmentos.

 

Sin embargo, Bravo TV no cuenta, por ejemplo, con página web, perfil de usuario en YouTube o cuenta de Twitter activa. Habrá que ver cómo se adaptará a otros soportes, mientras logra sobrevivir en el negocio.