07|5|2021

La disputa por la grilla de la TDA y las idas y vueltas del Gobierno

26 de marzo de 2021

26 de marzo de 2021

A meses del apagón analógico, existe una puja silenciosa por la programación de la Televisión Digital Abierta. La pirueta con KZO: ¿lo pido o no lo pido?

En enero pasado, el secretario de Medios y Comunicación Pública, Francisco Meritello, solicitó ante el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) la inclusión de las señales Argentinísima Satelital y KZO TV en la grilla de la Televisión Digital Abierta (TDA) para el Área Metropolitana de Buenos Aires. Poco tiempo después, pidió desestimar esa solicitud. Según señala la nota, la marcha atrás se debe a que recibió otras propuestas luego de aquel primer pedido. La Secretaría a cargo de Meritello puede disponer de dos frecuencias digitales en ese área de cobertura mientras no las ocupen universidades nacionales, para las que están reservadas. El movimiento refleja en pequeña escala una dinámica repetida en el Gobierno: decisiones que van en reversa.

 

El pedido llama la atención en el caso del canal KZO, que actualmente transmite las emisiones de la radio Urbana y pertenece a la productora Kuarzo, cuyos directores son Martín Kweller, Guido Kaczka y Alberto Koffman. Detrás de esta situación se esconde la disputa por las frecuencias disponibles en la TDA, donde los privados que dominaban el éter analógico no quieren perder terreno. Con la tecnología digital, en el espacio radioeléctrico, donde antes había capacidad para una emisora, ahora hay lugar para al menos cuatro señales y en alta definición. Se discute sobre cuántos y qué canales podrán verse y sobre cómo se los elige. Salvo unos pocos aspectos, las definiciones sobre este sistema surgieron siempre por decretos o resoluciones. 

 

La Ley de Servicios Comunicación de Audiovisual garantizó que los canales con licencia analógica obtenida por concurso pueden emitir una señal en espejo en el sistema digital en su área de cobertura mientras durase la transición, pero nada dice sobre la posibilidad de ingresar a la TDA para las señales privadas de cable sin licencia. Tampoco abordó esta cuestión el Plan Nacional de Servicios de Comunicación Audiovisual Digitales, aprobado en 2014. Fue un decreto de 2010 el que abrió la puerta a los ingresos sin concursos de los privados, por medio de convenios y con la cesión gratuita de la señal durante la fase experimental. Esto dio lugar a la discrecionalidad en la selección de las señales comerciales que conforman la grilla de la plataforma digital. Otro decreto de marzo de 2019 condicionó la subida de señales a la fijación de parámetros objetivos, la publicidad de los procesos y la intervención del Enacom y del entonces Sistema de Medios Públicos.

 

La TDA es el sistema de recepción gratuita que suplantará a las emisiones televisivas analógicas, aquellas que se reciben por antenas en los techos o en los televisores. El apagón analógico estaba previsto para 2019, pero se pospuso hasta el 31 de agosto de 2021, aunque es muy probable que el apagón no se concrete este año, al menos en forma total. Muchos canales analógicos no han migrado a la tecnología digital, sobretodo en el interior del país. Por lo tanto, apagar ese sistema significaría borrar señales muy necesarias para distintas poblaciones. Mientras tanto, la TDA funciona en forma experimental.

 

El desarrollo y el mantenimiento de la infraestructura física de esta red lo hace la empresa estatal ARSAT. El resto de las decisiones quedaron en manos del Consejo Asesor del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre. Con el cambio de gobierno, la presidencia del Consejo quedó a cargo de la Secretaría de Medios y Comunicación Pública, pero al espacio también está integrado por un representante de la Jefatura de Gabinete, uno del Ministerio de Desarrollo, otro de la cartera de Educación y otro por la Secretaría de Innovación Pública.

 

En esta nueva etapa, el Consejo busca regularizar el mantenimiento y la reparación de la tecnología disponible y se espera la inauguración de cuatro torres de transmisión en el corto plazo, con las que se terminarán de cubrir todas las grandes ciudades del país. Con estas, las torres de la TDA llegarán a 104 de las 120 planificadas para cubrir 85% del territorio. Para el resto del país, se utiliza la señal satelital. Además, se incluyeron recientemente dos señales informativas en la grilla: IP Noticias y Telesur. A estas podría sumarse pronto un canal del Congreso de la Nación, con contenidos de SenadoTV y DiputadosTV. Si bien se trata de un sistema poco conocido y escasamente difundido, tiene el potencial de llegar con al menos 17 canales a 20% de la población argentina que no cuenta con televisión paga.

 

La TV digital ingresa en tiempo de definiciones. Con menos cartel que otras tecnologías, se cruzan allí intereses que llegan desde distintos frentes y nadie quiere perder espacios.