17|11|2022

Exclusivo: este es el poderoso empresario que le presta las oficinas a Macri

19 de marzo de 2022

19 de marzo de 2022

Pisa fuerte en el negocio inmobiliario. Es el dueño del búnker que usa el expresidente en Olivos. Hilo rojo, casualidad, flechazo, halcones y Círculo Amarillo.

Guarda un perfil bajo de lo más cuidado, pero forma parte de la intimidad de Mauricio Macri. Guillermo Jorge Masoni es un desarrollador inmobiliario de larga trayectoria que tiene 63 años, la edad del expresidente, y una historia común con el ingeniero que se remonta a la educación secundaria en los colegios de élite de la zona norte. Cuando eran jóvenes, competían en los torneos deportivos y en su círculo de amistades se repetían los nombres. Macri y Masoni no se conocían en forma personal ni se habían cruzado nunca hasta que hace algunos años sus caminos se fundieron y la empatía creció en poco tiempo, de manera sorprendente. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

 

 

Hoy, el desarrollador inmobiliario es una persona de lo más cercana al jefe del PRO. Se ven en Olivos, en Buenos Aires y en Villa La Angostura. Masoni es el dueño de un grupo de emprendimientos entre los que se destacan su nave insignia, Compañía Inversora Libertador S.A. (CILSA), y Los Mimbres, una sociedad anónima dedicada al negocio agropecuario en la que parte de su familia figura en el directorio.

 

Además, es el empresario que le presta al expresidente las oficinas de avenida Libertador en las que atiende su equipo de colaboradores más estrechos y él mismo suele agendar reuniones reservadas. Así se lo confirmó a Letra P una fuente cercana a Macri y otra ligada al desarrollador inmobiliario, que cuenta desde años con su base de operaciones en Olivos. 

 

Separados al nacer

En diciembre de 2019, apenas unos días después de abandonar la presidencia, Macri se instaló en las oficinas del edificio Holiday, en Libertador y Alberdi, en diagonal al Mc Donald 's de Vicente López y a tres cuadras de la residencia presidencial. En ese tercer piso amplio, con vista a la avenida, trabaja su equipo más cercano. Como contó hace dos semanas Letra P, ahí cumplen funciones el exsecretario general de la Presidencia Fernando De Andreis; el secretario privado de Macri, Darío Nieto; la exsubsecretaria de Comunicación Fátima Micheo y la extitular de la Unidad de Opinión Pública en la Jefatura de Gabinete Mora Jozami. También suelen visitar el lugar los autores del libro Primer tiempo, Hernán Iglesias Illa y Pablo Avelluto, y Gustavo Gómez Repetto, que hace las veces de vocero. 

 

Desde el entorno del líder del PRO afirmaron siempre que Macri alquilaba las oficinas. Sin embargo, Masoni se las presta. El empresario nació en Olivos, donde comenzó su carrera como emprendedor, y vivió toda su vida en la zona norte. La primera obra que edificó con la Compañía Inversora Libertador fue la Torre del Puerto, sobre el Puerto de Olivos, tal como informa en su página web. Se trata de un edificio de 11 pisos que tiene las mejores vistas al río: cuenta con amenities, una piscina con desborde y el solarium con vistas panorámicas de 360°. Cada unidad tiene balcones corridos perimetrales y pisos de lapacho. A partir de ahí, no paró de crecer y de agigantar su presencia en distintos lugares del país, desde Barrio Parque hasta Santiago del Estero y Misiones. Ya en 2011, inauguró en Vicente López la torre Wave Libertador, un proyecto del arquitecto Mario Roberto Álvarez. Comparados con la dimensión de esos emprendimientos, el edificio en el que atiende Macri es mucho más modesto. 

 

El abogado santiagueño y exdiputado provincial del PRO Rodrigo Posse ofició de nexo para que Masoni se acercara a Macri y comenzara a colaborar con la carrera política del expresidente. Posse es el abogado de Masoni en Santiago del Estero y fue, durante muchos años, el representante más importante de Macri en la provincia: cada vez que el ingeniero pisaba la provincia, era su guía y escolta.

 

Quienes conocen la historia afirman que la amistad entre Macri y Masoni nació como producto de la casualidad. A principios de 2016, poco después de la asunción de Macri, Posse y Masoni salían un día del estudio Wortman-Jofre, Isola y Asociados, en la calle Libertad, cuando se cruzaron con un íntimo amigo de Macri de toda la vida. Habían ido a ver a Juan Manuel Aleman, uno de los socios del estudio jurídico, y se quedaron conversando con el allegado al ingeniero. Poco después, Macri y Masoni se conocieron personalmente y el desarrollador inmobiliario comenzó a frecuentar la Casa Rosada -su nombre figura en el registro de audiencias- y la residencia de Olivos. Consultado para esta nota, el abogado Posse prefirió no responder. El exdiputado que contactó a Macri con Masoni se alejó de Juntos por el Cambio en los últimos meses después de perder por 17 votos la interna por la jefatura del PRO en la provincia con el concejal Facundo Pérez Carletti. Hoy atiende su propio estudio jurídico y se declara fuera de la política.

 

Todo por el metro cuadrado

Según dijeron a Letra P fuentes del macrismo, Masoni está alineado con el ala más dura del PRO. Su vínculo no se restringe al expresidente, sino que se extiende a la titular del partido y exministra de Seguridad Patricia Bullrich. En octubre pasado, a tono con la doctrina Bullrich y en medio del conflicto con las comunidades mapuches en el Sur, el amigo de Macri presentó una denuncia contra el presidente Alberto Fernández y su ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, por los delitos de “incumplimiento de los deberes de funcionario público” por no aplicar la ley de seguridad interior y no enviar a las fuerzas de seguridad a Río Negro. “Como sin duda percibirá V.S. los delitos que cometen estos delincuentes supuestos mapuches (incendios, usurpaciones, amenazas, etc.) configuran actos terroristas en los términos del artículo 41 quinquies del Código Penal”, escribió. 

 

Pese a esa afinidad de tipo ideológico, la mayoría de los contactos de Masoni en el entorno del expresidente remiten a su desempeño en el sector privado. Conoce a varios de los amigos del ingeniero, entre ellos, a los primos Nicolás y Luis Caputo. Su actividad principal no se limita a los negocios inmobiliarios, sino que incluye también la seguridad bancaria. 

 

Sin embargo, Masoni se cuida de no figurar ligado a la política y solo aparece cuando se decide a iniciar un nuevo proyecto empresario. Lo hizo en 2015 cuando presentó el complejo Villa Angela, el barrio residencial más exclusivo de Posadas. Para el lanzamiento, convocó a la modelo Ingrid Grudke como madrina y le cedió uno de los primeros lotes. 

 

Más atrás en el tiempo, su nombre ya había sido noticia, aunque en ese caso se trató de una aparición bastante menos glamorosa. Fue cuando Masoni desembarcó en Santiago del Estero como titular de Los Mimbres S.A. y entró en un conflicto con el Movimiento Campesino de la provincia. Dueño de grandes extensiones de campo en la provincia, el apellido Masoni se popularizó en el paraje La Simona y Los Juríes, cuando las topadoras de Los Mimbres pasaron por arriba de árboles y cercos con el objetivo de avanzar con las plantaciones de soja. Las familias agrupadas en el Mocase resistieron el desalojo y la noticia de los enfrentamientos, sobre el eclipse del gobierno de Carlos Menem, llegaron a Buenos Aires. Recién en 2015, Masoni y la organización campesina lograron llegar a un acuerdo con la mediación de la gobernadora Claudia Abdala de Zamora

 

En ese contexto, el peso de Masoni no hizo más que agigantarse. Macri lo quiere cerca de cara al segundo tiempo que pretende jugar. Letra P intentó comunicarse con el desarrollador inmobiliario nacido en Olivos, pero no obtuvo respuesta. Una persona de trato frecuente con él le transmitió el pedido de este portal y en su propia empresa, CILSA, recibieron el llamado, pero eligieron el silencio. De Andreis y Gómez Repetto tampoco respondieron los mensajes.

 

Por su historia familiar y personal, a Macri nunca le faltaron sponsors ni aportantes de campaña. Sin embargo, después de su aventura de gobierno, no fueron pocos los empresarios que tomaron distancia del ingeniero.