31|1|2023

Fernández perdió dos aliados en el vestuario de la batalla contra los precios

17 de marzo de 2022

17 de marzo de 2022

Las medidas ya anunciadas por el Gobierno enojaron a los exportadores de carne y de granos y derivados, actores clave para frenar la escalada.

El presidente Alberto Fernández anunció este martes la guerra contra la inflación, pero las primeras hostilidades llegaron el domingo. La suspensión de los registros de exportación de harina y aceite de soja fue la precuela de las medidas que prepara el Gobierno.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

No todo es calculable en una guerra. En la de la inflación, el Gobierno ya perdió, antes de que empezara, dos aliados importantes del campo: los exportadores de carne y los de granos y derivados.

 

Primero cayeron los exportadores de granos y subproductos, reunidos en la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro Exportador de Cereales (CIARA-CEC) tras conocer la medida del domingo, que derivará en una suba de las retenciones del 31% al 33 %. Fuentes oficiales señalaron que se dará a conocer en el marco de anuncios del Presidente. De esta manera, se eliminaría el diferencial que consiguió la industria por agregar valor.

 

Luego, un sector de los exportadores de carne, el Consorcio ABC, que supo tener silla privilegiada mientras el ministro de Producción, Matías Kulfas, estaba a cargo del cierre de las exportaciones, levantó la voz. Comunicó que no iba a participar más de los Precios Cuidados, pero luego hubo marcha atrás con la medida tras una postura firme del Ministerio de Agricultura. Sin embargo, se rompió la relación cercana. Por su parte, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), que nuclea a otros frigoríficos exportadores, se despegó del accionar de ABC.

 

El Gobierno, precisamente el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, se encontró con dos frentes abiertos. Esta batalla, que se lanzó para frenar la inflación, pudo generar la ruptura de dos herramientas que el secretario de Comercio utiliza: el fideicomiso y los precios cuidados de la carne. Por ahora, las herramientas siguen a mano.

 

Que se tense, pero no se rompa

El domingo, la cámara que agrupa a las principales exportadoras e integra el fideicomiso de aceite de girasol cruzó al Gobierno por la medida contra la harina y el aceite de soja. “Pone fin a los fideicomisos de maíz, trigo y aceite, puesto que cambia las condiciones de comercio exterior”. Sin embargo, a tres días de esa postura dura, fuentes cercanas a la industria señalaron que la medida se sigue estudiando, pero la echan por tierra, ya que hay un compromiso asumido y un decreto de por medio.

 

De todas maneras, el sector entiende que el diálogo depende de un hilo. Los exportadores, que permitieron al Gobierno lograr la foto de la Ley Agrobioindustrial a través del Consejo Agroindustrial Argentino, señalan que las condiciones para sentarse a charlar luego de la medida del domingo cambiaron.

 

Fuentes oficiales que recorren los pasillos del Ministerio de Agricultura fustigaron la actitud de ambos sectores. En el entorno del ministro Domínguez también entienden que las cosas cambiaron y que las amenazas de CIARA-CEC y ABC son injustas.

 

Con respecto al tema carnes, Domínguez se reunió con este consorcio y dejó en claro que el que no aporte carne a precio cuidado no exportará. En este sentido, una fuente cercana al ministro remarcó que los exportadores de carne operaron y quisieron subirse al ring para pegarle al Gobierno. Por el momento, Domínguez gana la pulseada.

 

De esta manera, el Gobierno tiene que negociar medidas con dos sectores que dejaron de ser aliados. Las resoluciones para implementarlas están listas, señalaron en el entorno del ministro. Al mismo tiempo, prometieron que no afectarán al productor.