EL FONDO EN EL SENADO

Luz verde de JxC, Bullrich en offside y 60 votos a favor del acuerdo

La agitación de la jefa del PRO quedó abstracta ante un interbloque opositor que cintureó amagues de tempestad. Guiños y resultado descontado por el Gobierno.

Los 33 senadores y senadoras de Juntos por el Cambio aportarán los dos tercios de los presentes y votarán a favor del acuerdo con el FMI, en un decisión que, junto al Frente de Todos y los bloques provinciales, podría llegar hasta las 60 voluntades afirmativas para transformarlo en ley. Los dos tercios es la cifra que necesita el oficialismo para sancionar este jueves el texto y no esperar una semana más. El interbloque de JxC oficializó la decisión este miércoles, luego de dos reuniones fallidas de la Mesa Nacional. Los encuentros eran promovidos por Patricia Bullrich, pero no tuvo eco en los demás socios de la alianza. A pesar de la buena relación que la une con el jefe del conglomerado, Alfredo Cornejo, quedó al desnudo la escasa o nula influencia que la titular del PRO tiene en la Cámara Alta. 

 

Bullrich no está sola, porque militó para ampliar la presencia opositora en ese recinto y quitarle el cuórum propio al oficialismo. Cuenta con el aventón discursivo de casi toda la conducción del partido, que salió a congraciarse en tiempo récord con su base electoral agroempresaria, pero sin meterse en las cuitas del Senado.  Sin embargo, este miércoles no hubo ningún debate dentro de la reunión. Según confiaron a Letra P,  en el encuentro no se registró controversia alguna respecto a qué posición adoptar. Todos estaban de acuerdo con sentarse en sus bancas a las 14 y votar a favor. Nadie quiso extender el amague que se extendió por 48 horas y los dejó enredados en una posición que no habían acordado previamente. 

 

El respaldo opositor fue comunicado al mediodía, unas 15 horas después de la convocatoria que firmó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para que el Senado sesione este jueves. La titular del Senado le puso el gancho al decreto parlamentario porque daba por descontado los dos tercios necesarios. En el interbloque algunas voces estiman que hubo un discreto gesto anticipatorio para evitar que las advertencias del PRO cundieran más allá del lunes, cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso ante la Comisión de Presupuesto y negó que estuvieran planificando un aumento de las retenciones. En el medio de la sesión del lunes, la portavoz presidencial Gabriela Cerruti confirmó desde Casa Rosada el mismo mensaje pero detalló que iba a subir del 31% al 33% el gravamen para el aceite y la harina de soja. 

 

Si en esos momentos hubo zozobra entre los senadores opositores, los gestos del Gobierno los aplacaron. También jugaron los jefes parlamentarios. Tanto Cornejo, como Luis Naidenoff y Humberto Schiavoni le insistieron a sus pares que un aumento en las retenciones debía pasar por el Congreso, pero el oficialismo no cuenta con los votos para sancionarlo. Es el mismo planteo que le hicieron a Bullrich antes de desaconsejar llevar el tema a la Mesa Nacional. Fue postergada dos veces por esa razón, aunque también ayudó que el gobernador jujeño y titular del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, está de viaje oficial en el exterior. 

 

Ante las consultas de este portal, en el bloque macrista detallaron que los contrapuntos se conversaron "sin mayores inconvenientes", porque las "posturas sobre las retenciones se fijarán en los discursos". 

 

Los porotos

El texto fue aprobado en Diputados el viernes por la madrugada y este miércoles obtuvo un dictamen unánime de la comisión de Presupuesto de la Cámara Alta, con dos rúbricas en disidencia de las senadoras Ana María Ianni y Juliana Di Tullio, muy cercanas a CFK. 

 

Si se confirma el voto positivo de los 33 integrantes de JxC, se sumarán a las voluntades a favor del oficialismo, que podrían llegar a 25 de los 35 escaños que posee. No se disipa la versión de una decena de rechazos en el FdT y entre ellos estaría el jujeño Eduardo Snopek, uno de los legisladores que el martes se reunió con el economista belga Eric Toussaint, reconocido impulsor de la campaña que busca declarar la deuda ilegítima y odiosa. En la cita también participó el senador neuquino Oscar Parrilli, que responde a CFK y sus colegas Matías RodríguezMaría Inés Pilatti Vergara. Ambos podrían votar en contra, al igual que exsecretario General de la Presidencia. El encuentro causó mucha incomodidad en las demás tribus del FdT. Por la Cámara baja estuvieron Itai Hagman, que se abstuvo y es dirigente del Frente Patria Grande, junto a Paula PenaccaGabriela Estévez y Florencia Lampreabe, que integran la organización La Cámpora y fueron parte de los 27 rechazos oficialistas que se registraron en la votación del viernes por la madrugada. 

 

El resto de los apoyos se completaría con el respaldo de los monobloques provinciales que protagonizan Magdalena Solari Quintana (Frente Renovador de la Concordia Misionero), Alejandra Vigo (Córdoba Federal) y Alberto Weretilneck (Juntos Somos Rio Negro). Con esos presagios, en el Senado aguardan una sesión que no será extensa y que concluirá con una sanción que la Casa Rosada da por descontada. 
 

 

Bartolomé Abdala y Ezequiel Atauche, senadores de La Libertad Avanza, durante el debate de la ley ómnibus. 
Martín Llaryora, frena un aumento a jubilados 

También te puede interesar