06|8|2022

Proyección '23: arrancó la pelea por la sucesión de Perotti

12 de marzo de 2022

12 de marzo de 2022

Jugadores en cancha en la provincia. Los pasacalles del peronista, un radical que acelera y el lanzamiento de un K. Carrera de largo aliento. 

En Santa Fe, 2023 ya arrancó para todos y todas. Como hay mucho para resolver en la provincia, hay varios casilleros sin ocupar, más temprano que tarde, la dirigencia del peronismo y el no peronismo empezaron a jugar fuerte de cara al año electoral. Entre carteles y pasacalles, condecoraciones y mensajes teledirigidos, se abrió el camino a la Casa Gris. Reemplazante del gobernador Omar Perotti se busca.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Sorprendió la movida que rodeó a Roberto Mirabella en Rosario. En la ciudad más poblada de la provincia aparecieron, en las últimas horas, pasacalles con la leyenda “Mirabella 2023”. Mensaje corto y seco. ¿Para qué más? El ahora diputado la dejará correr. Fiel a su estilo, no se subirá al barco del cartel, pero está en carrera. Es la persona de mayor confianza de Perotti y lo usufructuará todo lo que pueda.

 

No es la única novedad fuerte dentro del peronismo. Este sábado, en un plenario de la Corriente de la Militancia, Agustín Rossi le levantará el brazo al diputado Leandro Busatto como su candidato a la gobernación. El legislador espera su oportunidad hace rato, tiene hambre y ambición. Nacido en Santa Fe, parte del universo kirchnerista y tiene un plan para desembarcar con más potencia y permanencia en Rosario.

 

El senador Marcelo Lewandowski guarda sus cartas como pocos. Tiene una campaña provincial en el hombro y puede pescar en la pecera del kirchnerismo, pero también en la del peronismo tradicional y los independientes. Concentrado por el momento en el Congreso, tiene tres rutas por recorrer. Ir por la Casa Gris, competir en Rosario o quedarse en la cómoda banca del parlamento. No da pistas por el momento.

 

Además de Mirabella, dentro del perottismo se mueven con apetito el secretario de Turismo, Alejandro Grandinetti, quien empezó a moverse como una especie de visor de Perotti en Rosario, contándole las costillas al intendente Pablo Javkin; y la ministra de Gobierno, Celia Arena, mujer del centro norte, con un perfil cada vez más elevado.

 

 

En la oposición, el radical Maximiliano Pullaro avanza sin freno. Le avisó hace unas semanas a su tropa que iba a acelerar. Se esfuerza por entrar en el mundo de las relaciones con el Círculo Rojo y actores de peso a nivel nacional. Le pidió sus servicios al consultor Guillermo Seita, quien suma otra cuenta en la provincia, ya que trabajó y no poco para que Perotti fuera gobernador. No obstante, no está definido si hará su aporte de cara a la campaña del radical.

 

Pullaro completó un espiral enorme de fotos durante el viernes de Expoagro. Posó con el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; los diputados Rogelio Frigerio, Ricardo López Murphy y Martín Tetaz y hasta con el socialista Joaquín Blanco; todo el abanico que intenta reunir detrás de su candidatura. En el medio, su sector interno dentro de la UCR se apresta a retener la conducción del partido en lista única.    

 

El radical aspira a armar un frente de frentes y, además, a disputar una interna virtuosa con Javkin. El intendente, como contó Letra P, decidió jugar a otra escala, ir por la provincial. En la apertura de sesiones del Concejo, dejó en claro que piensa abandonar el Palacio de los Leones. “A quien le toque asumir el gobierno en 2023 encontrará un municipio ordenado y con las cuentas equilibradas”, sonó a aviso. Acotado por las presiones de la gestión, se verá cómo mueve sus próximas fichas.

 

También juegan sus negras Carolina Losada y Clara García. La primera se mueve como figura nacional, embajadora del radicalismo por todo el país, como cuando se subió a la celebración de la Fiesta de la Vendimia. A la socialista le tocó una de las tareas más difíciles, viene de una buena elección en 2021 y es codiciada por buena parte de la UCR. Nadie la quiere fuera de su armado.

 

Las cartas están echadas. 2022 será largo, pero 2023 está a la vuelta de la esquina. No hay nombres puestos y eso es lo atractivo de Santa Fe de cara al año electoral. El escenario está más que abierto.