01|7|2022

Con traje de gestor, Llaryora aún no se calza el ropaje de heredero

01 de marzo de 2022

01 de marzo de 2022

El intendente de Córdoba tocó la melodía del Schiaretti anti-AMBA, pero sin afirmar su pretensión provincial. Extensa enumeración de obras y anuncios.

Martín Llaryora sabe que el paso más importante de cara a su posible proyección como candidato a la gobernación está en el rumbo de su gestión como intendente de la Capital. Lo comenta permanentemente con su equipo de asesores más cercano y lo aceptó públicamente en más de una oportunidad. Por esa razón, se acomoda el traje de gestor y busca lucirlo de la mejor manera posible cada vez que puede. Cuando tiene la oportunidad, también se encarga de dejar en claro que es un hombre de Juan Schiaretti y que, desde la mirada compartida sobre el presente y el futuro, puede convertirse en su sucesor.

 

Todos esos condimentos estuvieron presentes en el extenso discurso que el intendente de Córdoba pronunció este martes en la escuela municipal Alicia Moreau, ubicada en Villa El Libertador, al sur de la Capital. Con un gesto de ocasión, el mensaje arrancó con una “condena” cordobesa a “la invasión de Rusia a Ucrania”, para seguir con un hit del discurso llaryorista, las críticas a la gestión de Ramón Mestre, el radical que gobernó la ciudad entre 2007 y 2015. “Nos encontramos con una ciudad abandonada, en franca decadencia y solo la sociedad cordobesa con su tremendo empuje evitaron que cayera aún más (…) Hoy el Estado Municipal ha recuperado su capacidad de acción y esta es la razón que explica la enorme cantidad de acciones que llevamos adelante en toda la ciudad, recuperándola, poniéndola de pie, llevándola nuevamente a un lugar de liderazgo, de vanguardia”, dijo Llaryora para dar pie a una enumeración de acciones de Gobierno que ocupó la parte central de su alocución.

 

Alineado con el discurso cordobesista que desde hace meses viene poniendo el foco en su enfrentamiento con el Gobierno, el intendente marcó sus diferencias desde la gestión y, tal como se esperaba, elevó el reclamo por los fondos para el transporte, el último “gran tema” que abre debates públicos entre representantes nacionales y provinciales.

 

El reclamo mediterráneo que busca ponerse al frente de una batalla en pos del federalismo no se acotó al pedido sobre el transporte, algo que Llaryora viene trabajando desde hace ya tiempo buscando alianzas en todo el país. En ese punto, la reivindicación del trabajo mancomunado y las lecturas compartidas con Schiaretti volvieron a ganar espacio entre los destacados de la mañana del martes.

 

“Somos dos gobiernos que dejaron de lado las peleas, los egos, los posicionamientos políticos y trabajamos juntos por el bien de todos los cordobeses”, dijo en relación a Schiaretti, a quien reconoció “por defender los intereses federales, siendo consistente con el tiempo histórico que vivimos, como lo hicieron entre otros, desde Córdoba, nuestro primer gobernador constitucional Juan Bautista Bustos. Entendiendo claramente que la Argentina solo podrá crecer y progresar si todos los habitantes de la patria tienen igualdad de oportunidades para su desarrollo”.  

 

Detrás de esa mirada comprometió al gobierno capitalino en el apoyo a Schiaretti “en esta lucha que emprendió y que solo debe terminar cuando logremos condiciones de igualdad entre todas las provincias argentinas”. No puede ser que en el AMBA haya ciudadanos de primera y en el interior ciudadanos de segunda. No hay razón que explique la diferencia en los precios de servicios como el agua, el gas, el transporte, la energía o el combustible entre el AMBA y el interior”, aseguró Llaryora, fortaleciendo una mirada que es compartida por la gran mayoría del arco político cordobés pero del que, aprovechando alineamientos nacionales y peleas internas de ocasión, el peronismo mediterráneo quiere convertirse en abanderado.

 

Llaryora enumeró acciones y obras llevados a cabo durante los últimos dos años, proyectos con la provincia y reconocimientos a su gestión por parte de organismos y organizaciones internacionales. Destacó el proceso de modernización de la ciudad e insistió sobre la decisión política para llevar a la Capital a una situación “mucho mejor” que la “heredada” y enumeró una treintena de anuncios para este año.

 

En el último tramo del discurso, también hizo referencia a la creación del Ente Metropolitano que unirá a la Capital con los municipios colindantes, en un trabajo  que busca “resolver problemas históricos” a partir del trabajo conjunto. Esa tarea, que ya tiene a Gabriel Bermúdez como flamante responsable, también aparece como uno de los enclaves centrales para la proyección de Llaryora, que encontrará allí un mecanismo institucional para fortalecer lazos con el territorio por fuera de la Capital.

 

“Estamos construyendo una ciudad moderna, innovadora, sustentable, amigable con el ambiente, inclusiva, diversa, basada en las nuevas tecnologías y potenciando el talento cordobés”, dijo Llaryora al final de su mensaje. “Estamos volviendo a posicionar a Córdoba como una de las grandes capitales de Latinoamérica, estamos recuperando el liderazgo y poniéndonos a la vanguardia de los nuevos tiempos”, aseguró. En eso parecen irse sus días que, aún en modo intendente, empiezan a mirar un poco más allá.