17|1|2023

D'Alessandro, de controlador de faltas a ministro de Seguridad hackeado

06 de diciembre de 2022

06 de diciembre de 2022

Llegó al gobierno porteño de la mano de Montenegro y con aval de Angelici. Su estrecho vínculo con la jueza Servini y la defensa del PRO en el chat-gate.

En 2016, cuando era diputado, Marcelo D’Alessandro recibió el llamado del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien le pidió encabezar el traspaso de la Policía Federal a la órbita porteña y su fusión con la Metropolitana. El abogado no dudó ni un segundo y aceptó el desafío. De inmediato, comenzó a revisar los legajos de cada uno de los 19.000 efectivos que formarían la nueva fuerza de seguridad. Fue entonces que tuvo sus primeros chispazos con la entonces ministra de Seguridad nacional de Cambiemos, Patricia Bullrich

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Seis años después, la presidenta del PRO fue una de las primeras figuras del partido que salió a respaldar el funcionario porteño, que quedó en el ojo de la tormenta tras la filtración de una serie de chats que lo involucran a jueces federales, directivos de medios de comunicación y exmiembros de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la gestión de Cambiemos. Luego, se sumó el blindaje de su jefe político y de todo el gabinete porteño.

 

En 2017, el entonces secretario de Seguridad tuvo que enfrentar la primera crisis policial de la administración de Larreta con la detención del jefe de la Policía de la Ciudad Pedro Potocar, quien fue acusado por corrupción y pedidos de coimas. D´Alessando encabezó la defensa más férrea del comisario, que finalmente fue absuelto el año pasado. 

 

La llegada de Diego Santilli al Ministerio de Seguridad porteño, en 2018, le dio un empujón a la cartera con mayores recursos. Ambos forjaron una sólida relación a tal punto que diputado y precandidato a gobernador bonaerense se sumó a la defensa de su excompañero. En 2021, D’Alessandro terminó por ganarle la pulseada a Gustavo Ferrari y se quedó a cargo de la cartera de Seguridad.

 

Abogado recibido en la Universidad Católica Argentina (UCA) y catedrático reconocido en el mundillo judicial, D'Alessandro desembarcó en territorio porteño de la mano del exjuez federal Guillermo Montenegro, con quien cultiva una relación de años. El intendente de Mar del Plata fue quien lo sumó a la administración porteña durante la gestión de Mauricio Macri en la Dirección General de Administración de Infracciones.

 

Su carrera en la Justicia le trajo un estrecho vínculo con María Romilda Servini, la temida titular del Juzgado Federal N°1. Para cerrar su llegada al gobierno porteño contó con el aval de Daniel “el Tano” Angelici, que hace años aprueba o veta a cualquier funcionario que trabaje en el ámbito de la Justicia local. A dos días de conocerse la sentencia a Cristina Fernández de Kirchner, el ministro quedó involucrado en el escándalo de los chats. En declaraciones radiales, dio a entender que su teléfono fue hackeado y que los mensajes que lo involucran fueron "creados".