12|1|2023

Diputados cava más la grieta en la antesala de la sentencia a CFK

03 de diciembre de 2022

03 de diciembre de 2022

La Cámara baja escenificó la tensión del escenario político. La necesidad de reconstruir puentes rotos para evitar la parálisis hasta 2023. Teléfonos cerrados.

"Si ahora algunos bloques no nos atienden el teléfono, después del martes imaginate", se le escuchó decir a un baqueano diputado, con varias batallas encima. Promediaba la reunión del bloque del Frente de Todos que había convocado su presidente, Germán Martínez, cuando se había caído la segunda sesión de este jueves. El conglomerado oficialista se juntó por la tarde después de los momentos de tensión vividos durante los casi 90 minutos de duración de la sesión especial que iba a realizarse con el acuerdo de JxC. Sin embargo, luego del fracaso de la sesión preparatoria que iba a reelegir a la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, las negociaciones se desvanecieron y dieron lugar a una sesión que será recordada por los gritos, insultos y gestos obscenos que se pudieron ver y escuchar en el recinto. La gran pregunta que sobrevuela desde este viernes, es cómo se podrán recomponer los vínculos, si los cruces no han parado de empeorar. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En la reunión de bloque posterior al escándalo estuvo casi la totalidad de la bancada oficialista, salvo el tucumano Mario Leito. El resto venía de la conferencia de prensa que encabezaron Moreau y Martínez. Cuando terminaron los flashes y se apagaron los grabadores, se reunieron para evaluar los momentos más duros. No perdieron de vista que Moreau fue objeto de agresiones muy duras que fueron más allá de una misoginia inaceptable. La tensión fue alta y aumentó la ansiedad del escenario político para la semana que viene. El martes se conocerá la sentencia del Tribunal Oral Federal en la causa Vialidad, donde está investigada la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner

 

A eso se refería el experimentado legislador cuando evaluó el escenario de los próximos días. No es el único que piensa de ese modo. La mayoría estima que a partir del martes la ofensiva discursiva y "la teatralización" de JxC será peor y por eso las chances de reconstruir los puentes son escasas. Algunos destacados integrantes del espacio consideran que no hay margen para que la Cámara baja vuelva a sesionar durante diciembre. Todo un problema para el Frente de Todos, porque el 1 de diciembre comenzó la extensión del período de sesiones ordinarias que dispuso el presidente Alberto Fernández. Rige hasta el 30 de este mes y luego de las dos sesiones fallidas de este jueves el curso de la agenda legislativa es brumoso, especialmente a partir del martes. Si el freno sigue, corren peligro leyes clave, como la nueva moratoria previsional y una reforma en la legislación penal para perseguir el lavado de activos, además de las nueve universidades que iban a ser creadas el jueves negro. 

 

La mención a los llamados telefónicos del oficialismo no atendidos por algunos interlocutores opositores, podría extenderse la semana próxima. Se refieren al momento que más impactó al oficialismo durante la segunda batalla legislativa. Fue cuando el diputado de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, mocionó el levantamiento de la sesión y los bloques que habían dado el cuórum se fueron. Es el caso de las dos bancadas de la izquierda trotskista y el Interbloque Federal. En medio de los gritos se fueron, aunque hay quienes aseguran que hay un error de la conducción de la sesión, endilgado a Moreau, porque habilitó la votación en un momento donde no había cuórum. "Que quede claro: las y los diputados del Frente de Izquierda decidimos dar cuórum, para tratar, entre otras cuestiones, la creación de universidades", tuiteó Romina del Plá, que estaba en uso de la palabra cuando Moreau le pidió un espacio para que Ferraro planteara su moción. Luego se cayó la sesión y se configuró el segundo revés del jueves para un oficialismo que no había obtenido cuórum para reelegir a Moreau y que luego no pudo sostener la sesión siguiente. 

 

El interbloque de JxC cumplió con el plan que se había trazado, hacer naufragar todo lo que suceda luego del fracaso de la preparatoria, como represalia directa a la decisión de Moreau de suspender la designación de los cuatro consejeros de la Cámara baja para el Consejo de la Magistratura. En JxC aseguran que es una concesión a la vicepresidenta, pero en el oficialismo acotan que solo cumplió con el fallo del juez contencioso Martín Cormick, que dejó sin efecto la designación de la diputada radical Roxana Reyes. Ahí se abre una ventana posible de negociación, porque cerca de Moreau aseguran que el hecho de que haya cumplido el fallo no significa que descarte repetir las designaciones cuando avance el expediente que tiene Cormick y que fue apelado el lunes por Moreau. 

 

La ausencia del interbloque Federal y de los cuatro representantes del FIT marcaron una inflexión. Solo quedó el bloque Provincias Unidas y un integrante de JxC, Rolando Figueroa, del Movimiento Popular Neuquino, que rechazó cualquier reparo de los demás socios porque también los habría considerado responsables directos del escándalo. Salvo ellos, el FdT se quedó solo, a merced de una mayoría circunstancial que llegó a sumar 132 voluntades en momentos traumáticos para el oficialismo, como el naufragio del Presupuesto 2022, hace casi un año, o el emplazamiento aprobado, impulsado por JxC, para forzar el tratamiento de la Boleta Única, que está estacada en el Senado.

 

En el bloque oficialista, Moreau, Martínez y la secretaria parlamentaria Paula Penacca quedaron a cargo de explorar los puentes caídos y retomar las conversaciones. No tienen un camino fácil por delante, pero además de los platos rotos con JxC también está la incógnita sobre quienes se fueron y que la diputada Blanca Osuna buscó retener con un discurso que buscó superar los alaridos opositores para impedir que siguiera la sesión. A eso se suman dos temas muy espinosos que surgieron este viernes. JxC quiere otra sesión preparatoria antes del 9 de diciembre y el pedido seguramente será rechazado por Moreau. A la vez, un grupo de 20 integrantes del FdT presentó un pedido de expulsión contra Cristian Ritondo, titular del bloque del PRO, por los gritos y gestos obscenos que le dedicó a la presidenta del cuerpo. 

 

Reconstruir las alianzas del cuórum sin el mayor conglomerado opositor es el primer paso para retomar algún plan de sesionar en diciembre, aunque la mayoría de quienes consultó Letra P considera que esa posibilidad es "poco probable", hasta que no se ordenen las diferencias. 

 

El titular del interbloque Federal, Topo Rodríguez, cree que hay chances. "Hay que retomar la agenda de trabajo hasta fin de año. Estamos obligados a encontrar una salida. Por lo tanto, la primera obligación es ejercer el dialogo. Hay que retomarlo apenas se pueda. No es voluntario, estamos obligados a hacerlo. Pongámosle un límite a la irresponsabilidad", le dijo a Letra P