12|1|2023

Kicillof, Massa y los intendentes, el scrum para el partido contra la inflación

02 de diciembre de 2022

02 de diciembre de 2022

Se mostraron juntos en La Plata para bancar Precios Justos, la gran apuesta del FdT para el verano. La bala de plata del ministro. Advertencias a la oposición.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) En los primeros metros de la carrera para intentar doblarle el brazo a la inflación en los próximos tres meses, cuando se juega buena parte de sus aspiraciones electorales, Sergio Massa y Axel Kicillof se mostraron este viernes en La Plata junto a intendentes peronistas para lanzar el programa de precios congelados durante el verano, que será fiscalizado por militantes y empleados de los municipios del conurbano.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El encuentro en la Gobernación se produjo después de un comentado mensaje de respaldo político a la gestión del ministro a través de las redes sociales de parte de los jefes comunales encabezados por el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde. En una serie de tuits, el lomense y sus pares destacaron la “enorme tarea” que está haciendo el titular de Economía.

 

Con esa previa, el acto que se hizo en el Salón Dorado fue una suerte de puesta en escena de la sintonía política que Massa, Kicillof y los territoriales buscan mostrar en el arranque del programa Precios Justos, el súper paquete negociado por el hincha de Tigre con supermercadistas y empresas productoras de alimentos, inspirado en aquel Precios Cuidados que crearon Kicillof y Augusto Costa en el segundo gobierno de Cristina Fernández.

 

El programa, la gran apuesta de Massa para ponerle un freno de mano a la inflación y generar un cambio de expectativas que tranquilice la economía, tiene 1909 productos de alimentación, higiene personal y limpieza con precios congelados hasta abril y otros 35 mil productos que solo podrán aumentar hasta 4 por ciento en ese mismo plazo.

 

El paquete fue negociado ante los empresarios por el propio Massa, que durante el acto en La Plata les recordó que los incumplimientos y violaciones, que van desde el no abastecimiento y la falta de señalización correcta hasta los aumentos por fuera del acuerdo, tienen multas de entre 5 y 250 millones de pesos, parte de los cuales irán a parar a los municipios.

 

“Los controles van a venir con multas. El hombre es bueno, pero si se lo controla, más”, dijo Massa desde el palco, parafraseando a Juan Domingo Perón. Kicillof también tuvo un mensaje duro para con los empresarios. El ministro repitió varias veces la idea de la necesidad de recuperar el poder de compra de los salarios. “No es solo con aumento de salario que damos poder de compra. Si bajamos la inflación vamos a recuperar mucho más poder de compra”, dijo. 

 

Los intendentes, cada uno de los cuales buscará la reelección en sus distritos, fueron sumados al esquema de controles, que también podrán hacer los consumidores a través de una app que permite denunciar online los incumplimientos. Son 39 municipios del peronismo que firmaron convenios por los que se capacitará a los cuerpos de inspectores municipales para verificar el cumplimiento de las pautas de señalización, precios acordados por cuatro meses y stock en las góndolas de 978 supermercados mayoristas y minoristas de Buenos Aires.

 

La movida tuvo como protagonistas al lomense Insaurralde, el diputado e intendente de Almirante Brown en uso de licencia, Mariano Cascallares; la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y los intendentes Mario Secco (Ensenada), Federico Achaval (Pilar), Lucas Ghi (Morón), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Fabián Cagliardi (Berisso), entre otros.

 

La adhesión de los intendentes vino precedida por una polémica. Muchos jefes comunales de la oposición, como el platense Julio Garro y el lanusense Néstor Grindetti dijeron que no se sumarían al programa, porque no creían en su espíritu. Este viernes, el secretario de Comercio, Matías Tombolini, los picanteó al final del acto: “Esto no tiene que ver con un color político. Es un programa que tiene como objetivo que los salarios le ganen a los precios. Tal vez ellos persiguen otro objetivo”, lanzó.