27|1|2023

Negación o estrategia: el massismo bonaerense mantiene la ilusión Massa 2023

03 de noviembre de 2022

03 de noviembre de 2022

La dirigencia confía en que será candidato a presidente y coincide en que aún no es conveniente lanzarse. Es la economía o nada. Abril, el mes de la definición.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Es difícil diferenciar si la tropa bonaerense del Frente Renovador atraviesa un estado de negación tras las declaraciones de su jefe, el ministro de Economía, Sergio Massa, que insiste en dar indicios de que no competirá por la presidencia en 2023, o si, efectivamente, está en lo cierto cuando dice que todo se trata de una estrategia del hincha de Tigre, que está leyendo bien la coyuntura. La dirigencia de Buenos Aires afirma no haberse desanimado cuando escuchó a su jefe político decir que aspira a “mirar de lejos la batalla electoral”, más bien todo lo contrario: insiste en que no se está bajando de la pelea presidencial, sino tomando un camino “más inteligente” y que la decisión sobre la postulación la tomará en marzo o abril, siempre “atada a los resultados”.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

No es la primera vez que Massa dice, o da a entender, que no se postulará a presidente el próximo año. La primera fue ante dirigentes del campo, mientras negociaba la liquidación de la cosecha. Les dijo que no sería candidato en 2023 y pateó la pelota para 2027. Luego, en una entrevista junto a su hijo Tomás con el streamer Luquitas Rodríguez, dio indicios en el mismo sentido cuando dijo que su familia le pide “no seguir en política”; la última, días atrás, con aquello de “mirar desde lejos la batalla electoral”.

 

Dirigentes bonaerenses del FR con los que habló Letra P coinciden, no obstante, en que se trata de una estrategia “acertada” y que no es conveniente hablar de postulaciones en medio de la crisis económica que intenta corregir. Dicen que Massa decidirá si es candidato o no con el inicio formal de la campaña electoral, entre los meses de marzo y abril, y que esa decisión dependerá de las chances de tener éxito en la competencia.

 

“Es acertado lo que Sergio (Massa) está haciendo, está enfocado en ordenar la macroeconomía, no es tiempo de hablar de candidaturas. No tomo sus declaraciones como un renunciamiento a la pelea por la presidencia”, afirmó a este medio un funcionario del gabinete económico y analizó que, cuando dice que aspira a “mirar de lejos” la batalla electoral, hace referencia a conseguir los consensos para las candidaturas y no autoproclamarse o poner por delante aspiraciones personales. Y aseguró que su jefe político “no permite” que le hablen de candidatura ni siquiera en privado.

 

En la misma línea, explicó a Letra P los movimientos de Massa un intendente renovador: “Entendemos que, si hace una buena gestión, el candidato es él; es prudente que diga lo que dice, tiene que mostrar que está en plena gestión, que es la realidad”, indicó y agregó que su jefe político “aprendió de experiencias anteriores”, aunque reconoce que “seguramente” en la cabeza de Massa “está la candidatura”.

 

“Para tener una candidatura tiene que mostrar gestión y justamente no hablar de candidaturas”, afirmó, por su parte, un legislador bonaerense. “Si están dadas las condiciones va a ser, pero no lo va a decir hasta último momento, marzo o abril. Meterse ahora en el barro electoral no es ningún negocio”, sostuvo la fuente.

 

Mientras tanto, dirigentes en municipios con aspiraciones de competir en 2023 siguen con suma atención los movimientos del ministro. Para todos, pero para ellos fundamentalmente, es clave el arrastre de votos que pudiera ofrecerles en sus pagos chicos una candidatura presidencial de su referente. Analizan, incluso, escenarios donde finalmente haya Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) con Massa como candidato llevando hombres y mujeres propios en los distritos que puedan competir, con chances, contra intendentes del oficialismo que vayan con otro candidato presidencial. Otros, mantienen la esperanza de un Massa fortalecido y candidato que, en una negociación de cúpula, pueda imponer a sus candidatos en distritos gobernados por la oposición.

 

Por ahora, la orden sigue siendo no hablar de postulaciones y poner todo al servicio de la gestión, desde el lugar que cada uno o una ocupe en el esquema provincial o nacional. Sin embargo, eso no impide que subterráneamente dirigentes massistas a lo largo y ancho de la provincia sigan trabajando en sus propios armados, o reuniéndose, como lo hará la juventud del Frente Renovador de la Cuarta sección el domingo, todavía con la ilusión de que finalmente haya Massa 2023.