08|5|2022

El bloque que fundaron Monzó y Posse se inmola con Vidal y apoya a Conte Grand

05 de enero de 2022

05 de enero de 2022

Cambio Federal, conformado por dos diputados, avisa que no acompañará el pedido de juicio político: “Es una denuncia para la tribuna”. Mariu, en silencio.

El bloque Cambio Federal, fundado por el diputado Emilio Monzó y el intendente Gustavo Posse en la Cámara baja bonaerense, salió a respaldar este miércoles al procurador general de la Suprema Corte de Justicia provincial, Julio Conte Grand, después de que el Frente de Todos (FdT) anunciara la presentación de un proceso de juicio político en su contra para destituirlo del cargo. “Es una denuncia para la tribuna”, argumentan en un comunicado los legisladores Walter Carusso y Martín Domínguez Yelpo.

 

El respaldo explícito de Carusso y Domínguez Yelpo -y, por transición, del jefe comunal radical- al secretario Legal y Técnico durante el gobierno de María Eugenia Vidal termina de confirmar que no levantarán sus manos en el recinto, una mala para el oficialismo, que busca votos en bloques de la oposición para alcanzar los dos tercios requeridos para el avance de la iniciativa.

 

Así, los integrantes de la bancada que a la distancia conduce Posse se inmolan junto a la exgobernadora, quien continúa sin abrir la boca pese al escándalo que no para de crecer tras la aparición del video filmado en junio de 2017 en la sede porteña del Banco Provincia, que muestra la reunión de la cual, entre otros, participaron funcionarios de la AFI, el por entonces ministro Roberto Gigante (Infraestructura), el senador y espada legislativa vidalista Juan Pablo Allan y el intendente de La Plata, Julio Garro.

 

Monzó y Posse parieron el bloque Cambio Federal a principios de diciembre de 2019, cuando decidieron tomar distancia de Cambiemos tras la derrota de Vidal. Los cuatro legisladores que componían en ese entonces la bancada criticaron el modo de construcción sin diálogo y dijeron sentirse “excluidos”, al tiempo que reivindicaron el proyecto de la alianza pero con “autocrítica”.

 

Hasta el 10 de diciembre pasado, además de Carusso y Domínguez Yelpo, integraban el bloque Guillermo Bardón, espada legislativa de Monzó, y Fernando Pérez, radical también cercano a Posse.

 

“La denuncia no tiene consistencia jurídica. No se puede empezar una caza de brujas contra el procurador porque haya sido nombrado en un video”, remarcaron los diputados y agregaron en el mismo mensaje: “Es una denuncia para la tribuna. Atacan a un procurador al que hace dos años le están pidiendo la renuncia para sacarlo de su lugar. No se puede hacer un juicio político porque una persona, en un video, hace referencia a supuestas afirmaciones del procurador. Es poco serio jurídicamente”.

 

“No hay que banalizar el juicio político y hacer uso de esta herramienta constitucional sin fundamento legal, porque de esa manera se degrada la política. Hay que ser serios y dejar de intentar sacudir la agenda mediática con denuncias que no llegan a nada porque no tienen sustento legal”, finalizaron.

 

La frase hace referencia al video que difundió la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en el que se escucha al exministro de Trabajo bonaerense Marcelo Villegas decir junto a funcionarios y empresarios que estaban armando una causa judicial contra sindicalistas en connivencia con el Estado nacional, provincial y el Ministerio Público Fiscal, a cargo de Conte Grand.

 

“Créeme que, si yo pudiera tener una Gestapo, y esto te lo voy a desmentir en cualquier parte, una fuerza de embestida para terminar con todos los gremios, lo haría”, dijo el entonces funcionario vidalista.

 

Este material, que ya es parte del inicio de una causa judicial, motivó al bloque de diputados y diputadas del Frente de Todos a iniciar un pedido de juicio político contra el procurador general, para que el Senado lo destituya de su cargo. Tal como dio cuenta Letra P, el jefe de este bloque, César Valicenti, y sus pares del Frente Renovador Rubén Eslaiman y del Frente Grande Susana González aseguraron que Conte Grand no sólo tiene clara sintonía política con el PRO sino también fue cómplice de la “persecución, disciplinamiento y espionaje” que llevó adelante la administración anterior.   

 

El peronismo todavía debe encontrar en otros sectores los 18 votos que le faltan para llegar a los dos tercios de los presentes en la Cámara para iniciar el proceso. En este sentido, Fabio Britos, del bloque 17 de Noviembre, adelantó que si bien está estudiando el proyecto, es probable que acompañe, en tanto que su par Guillermo Kane, de la bancada Frente de Izquierda, publicó una nota en la que sostiene que “Conte Grand se tiene que ir”. 

 

“A través de la persecución judicial contra los burócratas sindicales, el macrismo pretendía generar mejores condiciones para arrasar con todos los derechos y conquistas del movimiento obrero. Pero el Frente de Todos también avanza en ese mismo objetivo anti-obrero, aunque lo hace integrando plenamente a la burocracia sindical al Estado, para que sigan pasando los ataques a los convenios colectivos de trabajo y los acuerdos salariales a la baja que exigen las patronales y el FMI”, amplió sus críticas el diputado trotkista.