13|1|2022

Jimena López: “El Congreso debe discutir la economía del cuidado”

13 de enero de 2022

13 de enero de 2022

La diputada del FR empuja la agenda feminista. Un año de IVE, la oposición y el desafío del FdT en Necochea. Playas, encanto por su ciudad y amor a los libros.

¿Quién le hizo la cena a Adam Smith? El libro de la periodista sueca Katrine Marçal, que aborda el pensamiento económico con perspectiva feminista, es una de las lecturas de verano que la diputada nacional Jimena López (FR en el FdT) mecha con Capital e Ideología, de Thomas Piketty, aunque éste último –aclara durante la charla con Letra P– “es un libraco enorme que no lo puedo llevar a la playa”.

 

Oriunda de Necochea, López elige su ciudad para descansar: “Me encanta en verano, que venga gente”, afirma, mientras se autodefine “muy lectora”. Suele realizar recomendaciones de libros en las redes sociales, varias de las cuales tienen que ver con la agenda feminista. Es desde ese posicionamiento que también enuncia algunas de las prioridades legislativas para 2022, entre las que menciona la necesidad de “discutir el sistema de la economía del cuidado”.

 

Por otro lado, observa en el radicalismo a un sector de la oposición donde se puede explorar el diálogo, pide discutir el sistema judicial y “pase a disponibilidad” para la mesa judicial vidalista “hasta tanto se investigue”. En el plano local, asegura que “tener una lectura más fina del vecino y la vecina” le dará un buen 2023 al FdT necochense.

 

-A un año de la sanción de la ley de IVE, ¿qué análisis hace de su aplicación en territorio?

 

-Hay heterogeneidad en los territorios. Las leyes son operador-dependientes: según quien esté en el territorio, va a funcionar de una manera que vehiculice derechos, o no. Hay que laburar fuerte con el sistema de salud, pensar en un primer nivel de atención con una nueva capacitación en ESI para profesionales de primer nivel porque aún existen muchas resistencias.

 

-¿Dónde observa esas resistencias?

 

-En el interior bonaerense todavía nos cuesta que no haya un servicio enteramente objetor de conciencia, encontrar médicos y médicas más amigables. El aborto no necesita necesariamente de un médico, pero la prescripción sigue siendo médica. Hay que seguir insistiendo en la sensibilización y debemos seguir facilitando métodos anticonceptivos trabajando la ESI (Educación Sexual Integral). Las universidades tienen que tener ESI en su currícula.

 

-¿Hay una agenda feminista transversal a todas las fuerzas en el Congreso?

 

-Hay una que debemos profundizar. En el Congreso hay que discutir el sistema de la economía del cuidado; debemos trabajar una red de cuidados que facilite el ingreso de las mujeres y población trans al trabajo. No contamos con un sistema de jardines maternales que sea estatal, la mayoría gravitan en la órbita privada. En su mayoría, son mujeres y trans quienes cuidan y hay que reconocer ese cuidado. El sistema de cuidado es quien, de manera informal, alimenta la economía formal. Es una de las discusiones del feminismo que se tiene que venir este año. Otra discusión es la modificación a la ley de violencia.

 

-¿En qué aspectos?

 

-Vamos a hacer un trabajo con las legislaturas provinciales y referentas territoriales en relación a poner otro tipo de clasificaciones, como la violencia vicaria. Debemos analizar qué tipo de medidas debe aplicarse a quienes ejerzan ese tipo de violencia. Y hay que mejorar el sistema de recepción de denuncias. Nos encontramos con mujeres asesinadas que tenían arriba diez denuncias, botón antipánico. Como Estado, debemos preguntarnos qué hicimos mal. Creo en la trazabilidad de la denuncia y hay un montón de dispositivos donde se puede trabajarla. La política contra la violencia es una política de cercanía. Eso implica poner plata real, con operadores. No solo el anuncio, la política pública tiene que destinar recursos.

 

-¿Cómo imagina la relación con la oposición en el Congreso?

 

-Será un año de mucha negociación y diálogo. En Juntos no tienen ese ejercicio, muchos tensan viendo hasta dónde pueden llegar. Lo del presupuesto fue una demostración de los niveles de irresponsabilidad que manejan. Internamente, tienen muchas divisiones, son diez bloques, lo cual hace más largas las negociaciones, porque hay que hablar con diez presidentes distintos, que quizás no piensan lo mismo ni acuerdan entre ellos.

 

-¿Esas diferencias son una puerta para que el Gobierno explore el diálogo con algunos sectores, como pasa con el tema de la deuda con el FMI?

 

-El radicalismo se presta más al diálogo. Los sectores más duros, que responden al macrismo o al mismo Larreta, no quieren negociar algo que dejaron ellos.

 

-¿Qué discusiones debe impulsar el oficialismo en la agenda 2022?

 

-Una es la Justicia. Si queremos una al servicio del poder de turno o una independiente. Para eso, hay que ver cómo se eligen (los jueces y juezas), quiénes integran la Justicia, el Consejo de la Magistratura…

 

-¿Qué opina del Gestapo-gate?

 

-A partir de ese video, de mínima y hasta que se investigue, deberían pasar a disponibilidad a todos los que están formando parte de esa mesa. Hasta entonces, hay gente que no debería estar ejerciendo en la Justicia.

 

-¿Qué le falta al peronismo para ganar terreno en el interior bonaerense?

 

-Discutir temas que le sirvan a la gente que está en este lado de la provincia. Hay que laburar políticas que le sirvan a los sectores productivos de la región, al turismo, al agrícola-ganadero. No debemos creer que toda la ciudadanía es militante, la ciudadanía quiere que le resolvamos la vida cotidiana.

 

-¿Qué balance hace de la gestión de Rojas en Necochea?

 

-Ha tenido una gestión alivianada por la responsabilidad que asumió la Provincia con todos los municipios. No comparto que elija cierto maquillaje para la obra pública y no obras estructurales como el agua.

 

-¿A qué tiene que apuntar el FdT en Necochea para ser gobierno en 2023?

 

-A fortalecer la unidad y los acuerdos, que acá costaron mucho. Es con todos los sectores; debemos ser más heterogéneos y entender que la agenda local no siempre es igual a la provincial y la nacional. Tener una lectura más fina del vecino y la vecina nos va a permitir ganar en 2023.

 

-¿Qué visión tiene sobre la exploración petrolera?

 

-Hay que escuchar a la ciudadanía. También hay que explicarle en qué consiste, qué niveles de riesgo puede haber. Que la ciudadanía se exprese está bien. Hay que mirar que en otros lugares las exploraciones se han dado sin consecuencias. Pero hay que tener en cuenta que la presión social sirve mucho para que nuestro planeta no sea depredado. En ese sentido, banco a quienes salen a marcar agenda ambientalista, hay que actuar con criterio en este tema.