10|11|2021

Intendentes UCR: comando de campaña local y foco en el voto que no fue

30 de septiembre de 2021

30 de septiembre de 2021

Reunión de jefes comunales y la cúpula del Comité PBA. Rienda territorial pero integrando al socio PRO. Pedidos por desembarcos de Manes. Salir de la grieta.

Jueves de agenda cargada para el arco intententista radical en La Plata. Luego de la primera aproximación que las autoridades del foro mantuvieron con el flamante jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde, la comitiva forista y numerosos jefes comunales de la UCR almorzaron en el Comité Provincia con su titular, Maximiliano Abad, para analizar los trazos gruesos y finos que dejaron los resultados de las PASO en diversos puntos de la fisonomía bonaerense y, desde ahí, planificar la campaña que se abre hacia las generales de noviembre.

 

De acuerdo a lo detallado a Letra P por participantes del encuentro, el eje pasó por subrayar el rol protagónico que tendrán los intendentes en la diagramación de las campañas locales. En el interior se posa el principal reservorio del voto radical y el objetivo es potenciar en el llano esa identidad. Más allá de eso, en tren de traccionar a una performance provincial exitosa, se acentuó en la necesidad de integrar al anclaje amarillo en el trabajo proselitista de cada distrito radical.

 

En varios de ellos, la participación del PRO es menor, llegando a quedar en casilleros expectantes, o directamente nula. La idea es abrir el juego, “hacerlos participar”, mostrarse en unidad para potenciarse a nivel distrital en 2023. Algo de eso se vio en Tandil, donde el PRO se ubicó en segundo lugar detrás de la lista bendecida por el intendente Miguel Lunghi en el marco de una interna de tres en la que la tercera opción también ingresó a la boleta. Aunque, por cuestiones de D’Hont y cupo fijados por reglamento, la boleta local Para las generales mostraba otra cosa, finalmente se acordó integrar a las cabezas de lista en los casilleros 2 y 3.

 

Esa interacción armónica pero sin perder el sello radical es el planteo rector de la campaña boinablanca de cara al próximo mes y medio. Hay una planificación de salidas conjuntas entre Santilli y Manes, aunque este último tendrá varios desembarcos por su cuenta. Es ahí donde los intendentes UCR peticionaron para que el neurólogo efectúe una serie de recorridas en municipios gobernados por un radical, aspecto que poco se vio en la campaña para las PASO, en la que Manes se enfocó en los grandes centros urbanos.

 

Por lo pronto, no hay nada asegurado en cuanto a presencias del neurocientífico en territorios rojiblancos. La semana que viene, cuando el armado provincial planifique la agenda, habrá más certezas. Como coordinador general de campaña en el rincón radical estará Manuel Terrádez, subsecretario de Asuntos Parlamentarios y Electorales en tiempos de vidalismo, que estuvo presente en la reunión.

 

Como contó Letra P, en las secciones donde ganó Dar el Paso, el radicalismo decide la jefatura de campaña regional y a la inversa en las secciones donde se impuso Es Juntos. Lo mismo se dará en los distritos.

 

“Será una campaña bicolor, no solo amarilla”, coinciden jefes comunales que, a la vez, marcan que uno de sus objetivos como comandantes de campaña en sus distritos será ir por las personas que no acudieron a las urnas en las PASO. “En general suelen ser votantes nuestros, de corte independiente, que luego juegan en las generales”, confió uno de los intendentes abordados. Como tónica discursiva y el mensaje a bajar en el llano, hay quienes proponen “no tanto antikirchnerismo" y "salir de la grieta”.

 

En cuanto a la reunión que mantuvo, también este jueves, la comitiva del foro de intendentes UCR con Insaurralde y Juan Pablo de Jesús, participantes destacaron que dejó un saldo positivo como primera aproximación, con planteos puntuales de la dinámica municipal en interacción con la Provincia: “Fue intercambiar problemáticas que son las mismas que ellos han tenido: deudas de IOMA o falta de móviles en materia de seguridad”, consignó uno de los intendentes que se mostró optimista: “Al hablar el mismo idioma, hay expectativas de que se aceleren más las gestiones. Encontramos una buena predisposición”, agregó.