03|10|2021

Perotti barrió a Rossi y saca músculo en el PJ, pero sangra contra JxC

13 de septiembre de 2021

13 de septiembre de 2021

La lista de la Casa Rosada vapuleó al exministro y pone al gobernador en el centro del FdT. Sin fuego amigo, pero con el huracán amarillo que sopla fuerte. 

El gobernador Omar Perotti quedó como el gran ganador de la interna del Frente de Todos (FdT) en Santa Fe luego de que su lista barriera por más de 30 puntos a la de Agustín Rossi. De esta forma le da al menos un triunfo a la Casa Rosada, que apoyaba su lista contra la del exministro, pero que, como en la mayoría del mapa nacional, sufre una dura derrota por diez puntos contra Juntos por el Cambio (JxC), un huracán de vientos radicales en Santa Fe. 

 

Se trata de un triunfo aliviador para el gobernador que ahora puede pararse tranquilo en el centro del escenario justicialista provincial con la solidez que hasta ahora no había logrado en su año y medio de gestión. Hasta entre los suyos repetía que plebiscitaba su gestión y era cielo o infierno. El envión lo justifica en el amplio margen que sacó la lista para el Senado encabezada por Marcelo Lewandowski y María de los Ángeles Sacnun por 67% a 33%, aventajando en 18 de 19 departamentos por ese margen promedio, excepto en San Javier donde ganaba Rossi por medio punto.

 

El departamento Rosario, que en la previa se analizaba como clave, arrojó un 70% a 30% en favor de Lewandowski que termina de consolidarlo como su bastión luego de haber dado el golpe en 2019 para convertirse en senador provincial. Por lo tanto, más allá del peso del aparato provincial que incidió a las claras en el despliegue territorial y del respaldo de la Casa Rosada, la carta del periodista deportivo con peso propio en lugar de Roberto Mirabella, el plan A del gobernador, terminó siendo determinante. Igualmente Mirabella ganó con holgura la interna en la categoría Diputados. El caso de Lewandowski merece un análisis propio porque tiene vuelo propio.  

 

Para Perotti las PASO eran más importantes incluso que las generales porque una derrota le hubiese empantanado la gestión y su rol hacia dentro del espacio justicialista. Pero eso quedó en la conjetura y, ahora, con semejante diferencia no tiene lugar para objeciones internas que lo cuestionen por más que la victoria no es de él sólo como se señaló.

 

Incluso en su discurso fue muy sereno en la victoria y magnánimo en el festejo. “No hay ganadores, la población ordenó nuestras listas”, dijo y prefirió abrir los brazos a "quien quiera sumar a una Santa Fe de pie". Ni siquiera bajó a Rosario al búnker donde Lewandowski sonreía y a pocas cuadras de donde el rossismo caía en desgracia. 

 

Quizás ese tono de apertura sea producto de la ola amarilla que volvió a Santa Fe. La victoria del gobernador quedó renga porque a nivel de partidos el Frente de Todos quedó a diez puntos de JxC que pasó los 40 puntos en la provincia. Lo que puede tranquilizar al oficialismo es que la tercera fuerza, el Frente Progresista, quedó muy lejos de la disputa.

 

Con los dos pies arriba del PJ santafesino, Perotti se asegura no tener a nadie que lo aceche internamente como sucedió en el primer año y medio con el rossismo, y ahora puede encaminar con aire su proyecto personal que, por ahora, no está muy claro. 

 

En el mientras tanto: ¿Optará por tener gestos de apertura hacia el resto o apilará el poder en su personalismo? En la pregunta entra la figura del vapuleado Rossi que apostó fuerte y no logró siquiera una derrota digna que lo deje con una cuota de poder extra para sus aspiraciones a la gobernación 2023. ¿Y con Alejandra Rodenas, su vice que era compañera fórmula del Chivo, dará margen para acercar la relación y fortalecer al FdT? Corrió mucha agua debajo del puente en pocas semanas.