23|10|2021

Qué se pone en juego en la Legislatura bonaerense

11 de septiembre de 2021

11 de septiembre de 2021

Se renuevan 46 diputaciones y 23 senadurías. El oficiaslimo busca lograr mayoría en la Cámara alta, donde manda Juntos por el Cambio. Cuatro secciones clave.

Las elecciones de este domingo dejarán una muestra de posibles escenarios políticos en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires después del 10 de diciembre, fecha en la que se renovarán 46 bancas en la Cámara de Diputados y 23 en el Senado. En la actualidad, el Frente de Todos (FdT) mantiene un delgado equilibrio en la Cámara baja con la ayuda de bloques aliados menores, mientras que la oposición domina la Cámara alta y buena parte de las comisiones. En el proceso eleccionario que arranca este 12 de septiembre y se cierra el 14 de noviembre el oficialismo busca lograr mayoría propia en ambos recintos para respaldar sus proyectos en los dos últimos años de mandato de Axel Kicillof. La oposición aspira a mantener mayoría en el Senado y, así, imponer su propia agenda de cara a 2023.

 

Diputados está conformado por un bloque del oficialismo y cinco de la oposición. El Frente de Todos, que preside el responsable bonaerense de La Cámpora y precandidato a renovar su banca Facundo Tignanelli, cuenta con 45 escaños, en tanto que Juntos por el Cambio, que comanda el presidente de la Unión Cívica Radical, Maximiliano Abad, dirige 38 voluntades. 

 

El resto de la composición se completa con bloques que se desprendieron del antiguo Cambiemos, como Cambio Federal, con 5 integrantes conducidos por el radical possista Walter Carusso; 17 de Noviembre, que tiene como jefe a Mario Giacobbe y su aliado lavagnista Fabio Britos; y Partido Fe, el único (mono) bloque conducido por una mujer, la sindicalista Natalia Sánchez Jáuregui. Por último, la bancada del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Claudio Dellecarbonara, que asumió en mayo del año pasado en reemplazo de Mercedes Trimarchi, producto del acuerdo partidario de banca rotativa. 

 

Con este escenario actual, el kirchnerismo se ve obligado a persuadir a al menos dos aliados para conseguir el cuórum y a 17 para llegar a los dos tercios que se necesitan para leyes claves como endeudamiento. Por eso suele apelar a acuerdos con Partido Fe y 17 de Noviembre para el primer objetivo, mientras que la instancia mayor de conseguir los 62 votos para iniciativas importantes las canaliza directamente con Juntos por el Cambio.

 

El mapa legislativo en el Senado es netamente polarizado. El oficialismo cuenta con 20 escaños en el bloque que comanda el camporista Gervasio Bozzano. Juntos por el Cambio tiene 26, en un bloque dirigido por Roberto Costa. Es por eso que, en más de una oportunidad, el avance de proyectos en esta instancia se le hizo cuesta arriba a la administración Kicillof. De hecho, por ejemplo, no sólo padeció numerosos obstáculos para aprobar la Fiscal Impositiva y el Presupuesto, sino también sufrió que la oposición lograra hacer valer su mayoría en septiembre de 2020 y aprobara de madrugada y en soledad el pliego de 41 jueces y fiscales que habían sido propuestos por la exgobernadora María Eugenia Vidal, y que el actual mandatario había pedido que se retiren para su estudio. 

 

En las elecciones generales, el Frente de Todos pondrá en juego 22 lugares en Diputados y 7 en el Senado. Por su parte, Juntos por el Cambio pondrá 19 escaños en juego en la Cámara baja y 16 en la Cámara alta. 

 

De las ocho secciones electorales en las que está dividida la provincia, se eligen senadurías en la Primera, Cuarta, Quinta y Séptima. En el resto se elegirán representantes a la Cámara baja.