01|9|2021

“En la UIA hay que evitar los zarpazos de unos sobre otros”

01 de septiembre de 2021

01 de septiembre de 2021

Sin despegarse de su perfil liberal en temas sensibles, el presidente de la entidad quiere evitar conflictos internos. Reforma laboral, vacunas y ceos al poder.

Daniel Funes de Rioja eligió atravesar sus primeros meses de gestión al mando de una agitada Unión Industrial Argentina (UIA) con un perfil mutado al consenso para armonizar su liberalismo con la pata más desarrollista de la entidad. Por eso, naturaliza las tensiones que se dispararon en la elección de autoridades y niega que responda a los intereses de Techint, que lo impulsó para la presidencia. Apenas terminado su primer acto del Día de la Industria, realizado en Amstrong, Santa Fe, corazón de la maquinaria agrícola, el abogado laboralista accedió a una entrevista con Letra P donde no esquivó ningún tema: vacuna obligatoria, tensiones internas, la influencia de los ceos y la reforma laboral.

 

-¿Qué perfil pretende darle a su gestión en la UIA?

 

-Dialoguista y de concertación. Queremos una visión de desarrollo sustentable y no se hace en beneficio de unos y desmedro de otros.

 

-¿Cómo analiza el ruido que hubo en las elecciones que lo colocaron como presidente?

 

-Ruidos no hubo porque se armó una lista única y se votó por unanimidad. 

 

-Pero sí en la conformación previa.

 

- No hay lista que deje sonrientes a todos. Lo importante es que se votó por unanimidad.

 

-¿Se puede gestionar con diferencias de fondo?

 

-Respetamos el pluralismo. No hay pensamiento único, hay divisiones regionales que tienen sus características. Después, hay posiciones personales, pero no hacemos política partidista sino industrial.

 

-¿Son naturales esas tensiones?

 

-Construimos en base a tensiones lógicas. Se producen, por ejemplo, cuando hay recesión o con los inconvenientes del covid.

 

Discurso por el Día de la Industria en la fábrica Crucianelli en Amstrong (Letra P)

-¿Y cómo se equilibran?

 

-Dialogando y construyendo. Hay que evitar los zarpazos de unos sobre otros.

 

-¿Es difícil el consenso en una entidad de semejante peso? 

 

-Sí para los acuerdos inmediatos, pero, en una visión de mediano y largo plazo, se van generando equilibrios a partir de concesiones recíprocas. 

 

-¿Cómo es eso?

 

-Prefiero ceder tal cosa en tal tiempo y no tener tensiones innecesarias. Lo aprendí en el mundo, en los países desarrollados. 

 

-El acto en Amstrong por el Día de la Industria ha sido su primero como presidente y en una línea de producción.

 

-Hace 50 años que camino fábricas.

 

-Algunos metalúrgicos lo cuestionan por no ser industrial 

 

-Soy el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) que es el sector con mayor valor agregado y exportación. 

 

-¿No percibe resquemores desde un sector dentro de la UIA?

 

-No sé. Puede haber. Yo tengo una vocación y una responsabilidad. Esto no quiere decir que todo el mundo tenga que quererme ni debe haber unanimidad por más que la hubo en la elección. 

 

-Se lo acusa de representar a los ceos o grandes empresas. 

 

-¡No, qué a los ceos! Uno representa la realidad de la industria. En otra época había distinciones entre grandes y pequeñas empresas. Ya no es tan así, hay interrelación.

 

-¿A qué se refiere? 

 

-Hoy, con las cadenas de valor, es distinto. A las grandes les interesan mucho las pequeñas por ser un eslabón productivo. Las automotrices son un ejemplo. 

 

-¿Ya no se hacen diferencias entre grandes y pequeñas?

 

-No es la visión con la que estoy en la UIA, no le quepan dudas. Sí hay que atender distinto a las pymes.

 

-¿Qué significa su idea de reformalizar la economía? 

 

-Se necesita una normativa para no tener miedo a contratar con empleo formal. 

 

-En su discurso habló de problemas tributarios como un impedimento.

 

-Debe resolverse, para incentivar a las pymes y que la burocracia fiscal de liquidar impuestos no tape a lo productivo. 

 

-¿Va a avanzar con una reforma laboral?

 

-Hay cosas que, a futuro, hay que mirarlas distinto. Qué vamos hacer para que haya más trabajadores, las cargas sociales, los costos laborales no salariales, con la productividad. 

 

-¿Y de qué manera?

 

-No digo solo reformular convenios, porque hay muchos que no requieren modificaciones; digo que la dinámica de las empresas va ajustando caso por caso.

 

-¿Por eso se opusieron a una ley de teletrabajo?

 

-Porque los convenios colectivos están para eso. Está la ley de contrato de trabajo y arriba el convenio colectivo, y se va ajustando. 

 

-¿Y en cuanto a la reducción de la jornada de trabajo?

 

-Lo mismo. No se puede resolver de manera general en el empleo privado porque hay turnos, hay productividad, hay variables particulares. Distinto es el empleo público.

 

-Respecto de la idea de vacunación obligatoria, ¿qué sucedería si no se vacuna un trabajador? ¿Se lo despediría?

 

-Nunca hablamos de despedir. En el mundo es un tema que se discute. Por ejemplo, la Confindustria (Confederación de la Industria Italiana) y también en Francia van por el Pase Verde al trabajo.

 

-¿En qué marco se dará la discusión? Menciona Europa y allí los sindicatos se plantaron con una ley.

 

-Estamos hablando con los sindicatos y los trabajadores, porque es una acción de convencimiento. Es simple: vacunados estamos mejor que no vacunados.

 

-¿Cómo es el vínculo con el Gobierno? 

 

-Hay diálogo. El resto pregúnteselo al Gobierno.