12|10|2021

La guerra Manzur-Jaldo quiebra la regla de evitar internas en el FdT

23 de julio de 2021

23 de julio de 2021

El gobernador de Tucumán impulsa a Yedlin para el Senado, con aval de CFK, y se ubica como suplente. Sin acuerdo de unidad, el vice presentará su propia boleta.

La instrucción de la cúpula nacional del Frente de Todos de evitar las internas en las categorías nacionales no se acatará en Tucumán, donde la guerra entre el gobernador Juan Manzur y su vice, Osvaldo Jaldo, obturó el acuerdo para el armado de una lista única de senadores y diputados.

 

La Casa Rosada decidió mantenerse al margen de la disputa, aunque está claro que juega del lado de Manzur. El gobernador pasa una vez por semana por Balcarce 50, donde se reúne con el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, mantiene una comunicación directa y fluida con el presidente Alberto Fernández y hasta consiguió juntarse con Cristina Fernández de Kirchner después de un largo tiempo de distancia.

 

Por su parte, Jaldo, intentó en junio un acercamiento con el Instituto Patria cuando el diputado Daniel Deiana, que le responde políticamente, se presentó en las redes sociales como representante de esa entidad en Tucumán. “En vista de la difusión de actividades en redes sociales de una ’Casa Patria Tucumán’, informamos a nuestros socios, adherentes y seguidores que el Instituto Patria no tiene actualmente sede en la provincia de Tucumán, ni autoriza el uso de su logo y/o nombre a ninguna institución de esa provincia. Hacemos reserva de las acciones legales que correspondan", respondió el espacio que lidera Cristina.

 

Pero en Tucumán la interna se mantiene. Jaldo quiere apuntalar su construcción política pensando en las elecciones de 2023, cuando buscará ser candidato a gobernador. Con ese objetivo propició, a principios de marzo, la ruptura del bloque peronista en la Legislatura provincial. A la Casa Rosada le molestó lo que consideró que fue una jugada “demasiado prematura”. “No es momento de anteponer intereses personales, sino de atender los problemas de la gente”, dijo en ese momento De Pedro, en respaldo de Manzur.

 

Con la guerra desatada, gobernador y vice intentaron un diálogo para cerrar una sola lista para las candidaturas nacionales, de acuerdo al pedido de la Rosada. El acuerdo no se concretó. Según pudo saber Letra P, Jaldo pidió el segundo lugar en la boleta a Diputados para Gladys Medina, cuyo mandato se vence en diciembre. Manzur impulsa como cabeza de esa nómina a su ministra de Salud, Rossana Chahla. Cristina le pidió el segundo lugar de la boleta para Marcelo Santillán, referente de La Cámpora en la provincia.

 

En tanto, como publicó este portal, el diputado Pablo Yedlin, exministro de Salud de la provincia, tiene el número puesto para encabezar la boleta de postulantes al Senado, acompañado por la legisladora provincial Sandra Mendoza. Manzur iría como candidato a senador suplente. La jugada tiene un cálculo para 2023, ya que Yedlin se posicionaría como candidato a gobernador. De ganar las elecciones, podría hacer un enroque con Manzur en el Senado. El gobernador compartió actos con Yedlin y Mendoza este miércoles en Tucumán.

 

Aunque no cuenta como propio, Yedlin, de buena relación con Máximo Kirchner, tiene el visto bueno de Cristina para el Senado. La vicepresidenta quiere mantener la mayoría en la Cámara alta para atravesar la segunda etapa del mandato de Fernández sin sobresaltos, como hasta ahora. Pero, con José Alperovich fuera de juego, el kirchnerismo se quedó sin figuras de peso para impulsar en la provincia y la vicepresidenta volvió a abrirle la puerta a Manzur. “No hace falta ser de La Cámpora. Cristina quiere asegurarse nada más que no le jueguen mal. Y eso está acordado”, dice un dirigente que conoce la rosca tucumana.

 

De no sellarse la unidad antes del sábado a la medianoche, Jaldo llevará en una lista propia como candidato a senador nacional al legislador provincial Juan Antonio Ruiz Olivares y pondrá a Medina como cabeza de la boleta de diputados nacionales.