09|1|2022

Lousteau se pega a Manes para crecer en la provincia y pone la Ciudad en espera

02 de julio de 2021

02 de julio de 2021

Cree que la mejor salida es la unidad de la UCR bonaerense para medirse con el PRO en las PASO y poner sus fichas. Postura zen si Vidal juega en capital.

Aunque parezca una aventura casi imposible, hay dirigentes de JxC que buscan cerrar una lista de unidad en la provincia de Buenos Aires. Lejos de esas intenciones está el senador nacional por la Ciudad Martín Lousteau. Cree que las PASO son una salida inevitable en el mayor distrito electoral y apoya la aparición del médico Facundo Manes como un candidato competitivo de la UCR bonaerense. Sin embargo, el nivel del empeño que invertirá en la campaña para acompañarlo dependerá del lugar que consigan los referentes de su espacio. 

 

Le quedan dos años de mandato como senador, pero algunos buscaron agitar una nueva candidatura para intervenir en la inestable interna de la alianza opositora. La versión surgió cuando el Comité Nacional de la UCR presentó a Manes hace dos semanas, con el objetivo de exhibirlo como su mejor producto electoral. El neurólogo confirmará su postulación por estas horas, pero el gesto será la señal de partida para los tramos más tirantes de la negociación: la definición de los pisos para meter un diputado y quiénes entrarán en la lista radical bonaerense. Hasta entonces, cerca del senador dan por sentada una interna entre Manes y el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli, como una foto realista que contrasta con el "idilio" de una lista única en provincia, algo que "no satisface a nadie ni siquiera en su mejor versión".

 

En 2015 y en 2017 Cambiemos metió 15 diputados por la provincia de Buenos Aires. En 2019 entró uno menos y para este año la expectativa es mantener ese número, con dudas sobre la capacidad de ampliar el interbloque en la Cámara baja. Si la frazada corta se extiende a 15 escaños como máximo, en el macrismo y en la UCR estiman que la atención estará puesta en los primeros siete puestos para cada partido, sin contar a la Coalición Cívica, cuya titular Elisa Carrió, reclama el mismo lugar que Manes y le pide que tenga un gesto para que vaya detrás de ella. 

 

Las tribus que integran el radicalismo provincial saben que cada uno de los primeros lugares serán objeto de toda codicia. Quizás por eso el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, lanzó su precandidatura luego de respaldar a Manes. Al igual que a su vecino, el jefe comunal de Vicente López, Jorge Macri, le quedan dos años de mandato, pero también está dispuesto a pedir licencia con tal de marcar la cancha en la lista para diputados nacionales. Desde que lo hizo, en la UCR hablan de un duro cruce con Lousteau, que lo respaldó en la pelea por la conducción del partido. Los dos perdieron frente al legislador provincial Maximiliano Abad, pero ahora disputan los lugares detrás de Manes como prenda de unidad. 

 

Ante las ambiciones de Posse, Lousteau promueve a dos cuadros universitarios: a la vicerrectora de la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires, Danya Tavela, y al flamante rector de la Universidad Nacional Guillermo Brown Pablo Domenichini. Ambos vienen del riñón del senador, crecieron en Franja Morada, en el brazo universitario de la UCR y son los nombres que el referente de Evolución quiere impulsar como candidatos. 

 

Desde ese espacio están empeñados en lograr, cuanto menos, uno de los siete primeros lugares. La escasez reduce el alcance de todos los gestos de buena voluntad, como el intento del extitular de la Cámara baja, Emilio Monzó, de sumarse a la lista de la UCR para acompañar a Manes. "Lo que propone es un gesto muy valioso, pero creemos que en este escenario no será viable", se escudan en el espacio Evolución, para declinar el empeño que pone Monzó para mantener su postulación a flote. 

 

Si el espacio logra su cometido, en el partido imaginan a Manes recorriendo el conurbano de la mano de Lousteau, que se sumaría a la campaña con toda su fuerza. No es el único escenario que mira con atención. La Ciudad de Buenos Aires es su territorio originario y la UCR porteña es controlada casi por completo por Evolución. Dos piezas que tapizan su camino hacia una futura pelea por la jefatura de la Ciudad. El objetivo tiene un nubarrón desde que la exgobernadora María Eugenia Vidal decidió postularse como diputada por la capital. 

 

Cerca de Lousteau son moderados para considerarla una amenaza. "Todo lo que sume para hacer crecer el espacio es positivo", cinturearon y aseguraron que para todo lo demás falta mucho tiempo. Para que no haya apuro alguno, cerca de Rodríguez Larreta aseguran que el vínculo con Lousteau va más allá de lo que quiera hacer Vidal y anticipan que sus referentes serán parte de una lista de unidad porteña de JxC.