ALIANZAS 2021

El FdT y JxC sostienen la polarización en Entre Ríos

Los únicos frentes electorales con representación legislativa ratificaron sus acuerdos. Tironeos en la avenida del medio y mal humor en la izquierda.

Sin esperar hasta el último minuto, Entre Ríos dio su primer paso en el cronograma electoral con la inscripción de alianzas para las elecciones legislativas de este año. Las dos coaliciones que se inscribieron son, precisamente, las que mantienen la polarización: el Frente de Todos Entre Ríos y Juntos por Entre Ríos. La semana próxima, cuando se anoten las candidaturas, las propuestas electorales se ampliarán a cinco ya que se sumarán el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), el Partido Socialista (PS) y el Nuevo Más.

 

El Frente de Todos Entre Ríos anotó 10 partidos que van de una punta a la otra en el arco identitario e ideológico. Con el PJ como columna vertebral y conducido por el gobernador Gustavo Bordet, lo siguen el Frente Grande; Movimiento por Todos; Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo; Frente Entrerriano Federal para el Trabajo, la Producción y la Justicia Social (que lidera el exgobernador Jorge Busti); Compromiso Federal; el conservador Unión Popular; Partido del Trabajo y el Pueblo; Partido Comunista; y el Partido Solidario. 

 

En Entre Ríos se renuevan cinco bancas en la Cámara de Diputados. En el oficialismo, como adelantó Letra P, para los tres lugares expectantes no asoma ningún candidato que no sea del PJ. 

 

El sello Compromiso Federal, la escudería de Alberto Rodríguez Saa e intervenido en la provincia por Tomás Luján, propuso en las últimas horas una lista de unidad, pero convocó a que el frente electoral se convierta más temprano que tarde en un “frente político” que garantice la incorporación de las minorías. La iniciativa surgió luego de un encuentro de Luján con el gobernador de San Luis en su provincia. 

 

La otra alianza que se anotó este miércoles fue Juntos por Entre Ríos, una homologación de Juntos por el Cambio pero con raigambre territorial. El cambio de nombre había sido pedido por uno de los nuevos aliados, el peronismo no kirchnerista que lideran el exgobernador Mario Moine y el exsenador Augusto Alasino.

 

El único frente opositor con representación en la Legislatura lo siguen integrando cuatro partidos: UCR, PRO, GEN y el Movimiento Social Entrerriano. Para estas elecciones se sumaron agrupaciones en carácter de adherentes, es decir sin personería, como los peronistas no kirchneristas, los liberales de Recrear de Ricardo López Murphy, los desarrollistas del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), y el nuevo partido Una Nueva Oportunidad (UNO), una expresión política que en el país vienen construyendo pastores evangélicos que tuvo relevancia por su identidad con los pañuelos celestes. 

 

La alianza opositora ratificó el criterio que había tenido Cambiemos para la distribución de cargos tras una interna y que se desprende de la carta orgánica de la UCR: la necesidad de alcanzar un piso del 25% para la obtención de minoría y la aplicación del sistema de representación proporcional D’Hondt. 

 

Juntos por Entre Ríos transita días de negociaciones, pero en principio son dos las propuestas electorales que competirán en las primarias. Una, encabezada por Rogelio Frigerio, aliado con un sector de la UCR. La otra, filo radical, con el intendente de Chajarí, Pedro Galimberti, como ariete.

 

Avenida del medio e izquierdas 

Los socialistas son dueños del único partido con personería que transita la avenida del medio. Con eso están dispuestos a no ceder el primer lugar de la lista en la coalición Consenso Federal, la expresión política que postuló en 2019 a Roberto Lavagna

 

El Partido Socialista pretende el primer lugar de la nómina, para que luego la completen los aliados del partido SER, sin personería, cuyos integrantes hace unas semanas vienen manteniendo reuniones con Florencio Randazzo. Su plataforma jurídica es el PS, por eso este miércoles no debieron hacer ningún trámite ante la justicia. 

 

Los sectores que integran la izquierda no lograron anotar un frente y en estas elecciones irán, nuevamente, por separado. El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), con militantes del Partido Obrero, no pudieron ampliar su espacio con el Nuevo Mas, que lidera Manuela Castañeira. “Primó una posición sectaria y oportunista por parte del Nuevo Más. Con su negativa y actitud divisionista dejan nuevamente pasar una gran oportunidad”, se quejó ante Letra P Nadia Burgos, del MST, la única candidata anotada por la izquierda.

 

El próximo paso en el cronograma electoral es la inscripción de las candidaturas. El sábado 24 a la medianoche es el límite. Como viene sucediendo en las últimas elecciones, en Entre Ríos nadie quiere jugar un pleno. 

 

malo pero bendecido
Maximiliano Pullaro y el pacto, entre la confianza y la desconfianza.

También te puede interesar