30|7|2022

Carreras 2023, el proyecto que divide al oficialismo rionegrino

23 de junio de 2021

23 de junio de 2021

La gobernadora dice que irá por la reelección, algo que negó en 2020. Enojo en el entorno de Weretilneck, aún en llamas por el relevo de una funcionaria propia.

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, quien en 2020 anunció que solo pensaba en gobernar cuatro años, cambió de idea y confirmó que buscará la reelección en 2023. La noticia cayó mal en el entorno del senador Alberto Weretilneck, conductor político de Juntos Somos Río Negro (JSRN), donde calificaron la jugada como "apresurada". De esta manera, el proyecto Carreras 2023 divide al oficialismo provincial y le suma tensión a la relación entre la mandataria y su mentor, que atraviesa su peor momento por la eyección de una funcionaria que responde a la columna vertebral de la alianza provincialista y que tiene a las elecciones legislativas como telón de fondo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Cuando cumplía un año de gestión, Carreras sorprendía a propios y extraños con el renunciamiento precoz a un segundo mandato. “No tengo vocación de repetir el mandato, menos en este contexto. Es muy difícil pensar en la permanencia o en un contexto electoral cuando estamos trabajando día a día para salvar vidas, ordenar el sistema de salud, para disminuir casos”, decía durante los días más complejos en Río Negro por la pandemia del covid-19.

 

Ahora, en una coyuntura muy diferente por la expectativa que genera la vacunación, la gobernadora cambió de opinión y confirmó en una serie de entrevistas brindadas a canales de televisión que está dispuesta a competir en las elecciones de 2023. Al ser consultada por un posible segundo mandato, respondió: “Sí, es muy lindo tener la oportunidad de gobernar nuestro pueblo. Es un desafío, no siempre alegre, pero es muy lindo brindarse a nuestro pueblo”.

 

La noticia no cayó nada bien en el entorno de Weretilneck, donde calificaron la jugada como “apresurada y fuera de tiempo” en un contexto complicado por la lucha en la superestructura partidaria. “Es una provocación”, aseguraron a Letra P fuentes cercanas al senador, que sueñan con un regreso a la Casa de Gobierno.

 

En Viedma, le bajan el tono a la polémica y recuerdan que la mandataria ratificó su pertenencia proyecto provincialista “que le da tranquilidad y alivio” al proceso de construcción de su gestión. De fondo, además del reparto de poder, se traslucen viejas rencillas: apuestas de gestión y candidaturas al Congreso y a la Justicia.

 

El vínculo entre Carreras y Weretilneck pasa por su peor momento. De hecho, el senador visitó esta semana la casa de JSRN, en la capital, y no se reunió con la gobernadora. Fue hasta allí para contener a los hermanos Cides por la salida de Laura Perilli de la Secretaría de Planificación de Río Negro y, además, escuchó las quejas de varios dirigentes que pasaban fastidioso por el despacho. Las conversaciones terminaban en un mismo lugar: el temor a ser el próximo expulsado y que el corrimiento en el organigrama debilitaba sus acuerdos con el Movimiento Popular Patagónico (MPP), una de las fuerzas fundadoras de la alianza de gobierno rionegrino y espacio que explica la trazabilidad política del senador, que forjó su carrera con el sostén de la denominada logia de Cipolletti.

 

Justamente ese grupo quería impulsar a Perilli como candidata a intendenta en la ciudad del Alto Valle, pero la salida del gobierno barrió con ese plan. Por estos días, en el kilómetro cero del provincialismo ejerce el mando el intendente Claudio Di Tella, que recuperó el municipio tras cuatro años de gestión de Aníbal Tortoriello (PRO) y acompañó al tándem Weretilneck-Carreras en la construcción de la gobernabilidad en los primeros días de la pandemia.

 

No es casual que la tensión fuera en aumento a un mes del cierre de listas para las elecciones legislativas. En el oficialismo se instalaron dos grandes posturas: la primera, que el exministro de Economía Agustín Domingo sea el cabeza de lista y la segunda, que la funcionaria del Ministerio de Salud, Mercedes Ibero, se ubique como candidata por su nivel de conocimiento. A un mes del cierre de listas, la tensión parece ir en aumento.