25|6|2021

Las universidades nacionales condenan la violencia y la represión en Colombia

07 de mayo de 2021

07 de mayo de 2021

Lo hicieron a través de la red de derechos humanos del CIN.

A través de un comunicado, la comisión ejecutiva de la red interuniversitaria de derechos humanos del Consejo Interuniversitario Nacional (RIDDHH-CIN) rechazó la represión ejercida por la Policía colombiana durante las protestas de los últimos días y reafirmó su acompañamiento a las manifestaciones que desde la semana pasada han puesto bajo un estallido social al país caribeño.

 

La comisión aseguró que “condena la violencia que por estas horas descarga el Estado colombiano contra su pueblo” y manifestó su solidaridad "con la lucha que se libra en Colombia contra la cara más feroz del modelo neoliberal: sus medidas económicas, el cercenamiento de la vida social y política que vulnera los derechos humanos".

 

Desde el 28 de abril, sindicatos, movimientos y organizaciones sociales encabezan un paro nacional con movilizaciones en distintas ciudades contra el modelo económico y político colombiano que encabeza el presidente, Iván Duque. Las protestas comenzaron a raíz de una reforma impositiva impulsada por el exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, titulada “Ley de Solidaridad Sostenible”, que buscaba aumentar el IVA y agrandar la base impositiva del impuesto a las ganancias, pero, a pesar de que la misma fue retirada, los reclamos se profundizaron contra el gobierno del Centro Democrático y continúan en las calles.

 

A raíz del estallido social, el presidente Duque y distintos alcaldes del país han emprendido una cruenta represión que ha dejado hasta el momento, según los números estatales de la Defensoría del Pueblo, un saldo de 26 personas fallecidas y 145 desaparecidas. Por su parte, distintas organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Temblores, reportan hasta este viernes 1.728 casos de violencia policial, 37 muertes y 11 víctimas de violencia sexual por parte de agentes de la fuerza pública.

 

Ante este saldo, la RIDDHH repudió que “se criminalice la protesta social” y “se ejerza la persecución” contra “las exigencias del pueblo colombiano que pide reformas en su sistema sanitario, tributario y por el desmantelamiento de las fuerzas represivas de la Policía Nacional".