15|10|2021

Estalló JxC Mar del Plata: voto no positivo, purga y ruptura

06 de mayo de 2021

06 de mayo de 2021

Montenegro cortó relación con Fiorini y barrió a su tropa del gabinete. La licitación del transporte detonó viejas tensiones. El mar de fondo electoral.

No va más. El voto no positivo del jefe de bloque oficialista en Mar del Plata, Alejandro Carrancio, a un pliego clave girado por el propio Ejecutivo municipal fue motivo suficiente para que el intendente Guillermo Montenegro -purga de gabinete mediante- decidiera cortar relaciones con CREAR, el sector que integra Carrancio y que lidera el senador Lucas Fiorini. Así, Juntos por el Cambio (JxC) materializa en la ciudad balnearia el primer estallido interno de magnitud durante la actual gestión, con la discusión electoral como mar de fondo.

 

Como venía contando Letra P, el avance del pliego de licitación del sistema de transporte local enviado por la comuna tuvo un freno inesperado en el Concejo a partir de los planteos que hizo Carrancio, quien presentó una batería de 35 puntos tendientes a modificar el texto original. Cerca de Montenegro no dudaron en ligar esta postura con la discusión por las listas de candidatos que se avecina, en las que Fiorini busca renovar su banca en el Senado bonaerense por la Quinta sección, donde JxC tiene varios sectores en pugna. El municipio hizo caso omiso al paquete de modificaciones del jefe de bloque oficialista, por lo que el proceso de ruptura fue acelerando.

 

Este lunes, cuando la comisión de legislación definió el destino del pliego en cuestión, la negativa de Carrancio fue decisiva para que quedara archivado: la votación fue 5 a 4 por el no. Este miércoles, aunque voces de su entorno le sugirieron que cocine a fuego lento la ruptura, Montenegro cortó de cuajo el problema y le pidió la renuncia a cuatro funcionarios de su gabinete que responden a Fiorini: Federico Scremin (Emtur), Emiliano Recalt (Emtur), Stella Maris Leguizamón (consorcio de Punta Mogotes) y Fernando Navarra (Obras Sanitarias). Así, este jueves Carrancio oficializó su salida del bloque de Vamos Juntos.

 

Voces del oficialismo abordadas por este medio remarcaron que, con estas purgas, Montenegro da un mensaje definido hacia la interna: “No se va a dejar correr. El intendente de Mar del Plata es él”, enfatizan quienes también destacan como señal de fortaleza que –reclamo a la ministra Carla Vizzotti mediante- haya mantenido al distrito en fase 3. Con esa óptica, subrayan que, en menos de una semana, el intendente dio “dos señales deliberadas” de liderazgo: uno hacia la política, el otro hacia la ciudadanía.

 

La relación con Fiorini ya arrastraba tensiones desde las semanas previas a la toma de mando municipal, cuando la discusión en torno a la presidencia del Concejo generó los primeros cortocircuitos, que se disiparon con la colocación de dirigentes de CREAR en casilleros de la gestión, mientras que se designó a Carrancio como jefe de bloque. Ahora, fuentes del oficialismo municipal sostienen que el voto clave de Carrancio en la discusión por el pliego de licitación del sistema de transporte se puso como prenda de negociación con el objetivo de generar la bendición de Montenegro para que Fiorini busque revalidar su asiento en el Senado bonaerense.

 

Es que no se trata de un casillero sencillo de obtener en la Quinta, si se tienen en cuenta las figuras que pugnan dentro de JxC: la UCR tiene en esa sección a su flamante presidente bonaerense, Maximiliano Abad, quien buscará hacer valer su rol en la negociación, hasta jugadores que ya han dado sobradas muestras de éxito en elecciones previas como Franco Bagnato, que además corre con el padrinazgo del titular del PRO bonaerense, el intendente de Vicente López, Jorge Macri.

 

En ese marco, Montenegro también buscará imponer una figura de su confianza en la Legislatura. Aunque en el núcleo más cercano al jefe comunal evitan dar nombres de predilectos, hay quienes mencionan como posibles al coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich, y el coordinador del PRO local, Emiliano Giri.

 

Así dadas las cosas, en el oficialismo no sólo destacan que Fiorini nunca llegó a acreditar confianza suficiente de Montenegro como para subirlo como su hombre para el Senado, sino que también se recuerdan las fricciones previo a la asunción en 2019 como ejemplo ilustrativo de un perfil que cuestionan del armado de CREAR: “Se quieren poner siempre en un pie de igualdad, nunca reconociendo su posición. Si no reconocés liderazgos, pasan estas cosas”, deslizó una fuente que, al igual que otras consultadas, no dudan en que Fiorini saldrá con los tapones de punta. Al momento, a pesar de las consultas de este portal, cerca del senador de CREAR guardan estricto silencio.

 

Por lo pronto, quien rompió el silencio fue el propio Carrancio, quien, en redes sociales, sostuvo que su voto “fue por la gente” y aclaró: “No me voy de Juntos por el Cambio”. Al cerrar su mensaje, cargó contra Montenegro: “Entiendo que todos pertenecemos a un espacio político, pero eso no significa ejecutar meras funciones notariales. La postura tomada por el intendente manifiesta su intención de no continuar compartiendo un equipo de trabajo ni de aceptar aportes o diferencias hechas con honestidad, sinceridad y buena fe, lo que motiva mi alejamiento del bloque Vamos Juntos, pero no de la coalición Juntos por el Cambio. Trabajaré desde mi banca y desde el espacio Crear, en el cual milito hace casi 25 años y que está profundamente comprometido en ampliar y volver a convertir a Juntos por el Cambio en un mejor gobierno para nuestra provincia y nuestro país”.

 

En cuanto a quiénes reemplazarán a los funcionarios desplazados, al momento no se tomaron definiciones y hay voces que sostienen que no hay apuro para hacer designaciones que puedan provocar nuevas olas en la siempre turbulenta interna cambiemista marplatense, por lo que algunos no descartan que los reemplazos lleguen después del cierre de listas.