07|5|2021

El transporte pone a Montenegro entre tensiones internas y críticas opositoras

03 de mayo de 2021

03 de mayo de 2021

La polémica ante un posible tarifazo del 165% se mezcla con el debate por el pliego de licitación del sistema. Rechazo del FdT. Alarma de fuego amigo en JxC.

Sube el volumen de la polémica en torno al transporte urbano en Mar del Plata, que pone al intendente Guillermo Montenegro (PRO) entre fuertes cuestionamientos del arco opositor y tensiones dentro de Juntos por el Cambio (JxC). El ruido más reciente lo desató un estudio de costos sobre la tarifa de colectivos que la comuna giró al Concejo, luego de que la empresa que orbita el sistema solicitara un incremento. El informe indicó que el boleto tendría que aumentar 165%, pasar de $35,24 a $93,69.

 

Para la oposición, un tarifazo semejante en medio de la pandemia “es una locura” y renovaron las críticas al pliego de licitación del sistema presentado por el municipio, que se viene discutiendo desde diciembre en el Concejo. Días atrás, el propio jefe del bloque oficialista, Alejandro Carrancio, presentó una modificación al pliego. Eso recrudeció la siempre agitada interna cambiemista, donde ya se habla de “fuego amigo”.

 

Tras una prórroga precaria otorgada por el entonces intendente Carlos Arroyo en 2018, la concesión del sistema de transporte vence en junio de este año. El nuevo pliego presentado por la gestión Montenegro fue sometido meses atrás a una audiencia pública donde cosechó varios cuestionamientos de gremios y oposición. Se hicieron algunas modificaciones y la iniciativa avanzó, pasando a la comisión de Legislación. Allí, de los nueve integrantes, tres miembros del FdT y uno de Acción Marplatense (AM) rechazan el pliego. De los cinco restantes, emergió una voz crítica inesperada al proyecto oficial, la de Carrancio.

 

En la última reunión de comisión, el concejal que responde al espacio CREAR -referenciado con el senador bonaerense Lucas Fiorini- elevó una batería de 35 puntos tendientes a modificar el pliego, abarcando aspectos que van desde inversión hasta multas por incumplimiento de contrato. “Vengo planteando estas cuestiones hace más de un mes y medio. Tuvimos reuniones del interbloque y planteé mis diferencias, en alguna hasta hubo funcionarios del Ejecutivo”, dijo Carrancio a una radio local para retrucar suspicacias dentro de sectores socios de JxC.

 

Ante la consulta de Letra P, dentro del amplio abanico del oficialismo marplatense, hay quienes no dudan en señalar que la actitud del jefe de bloque de Vamos Juntos (una de las bancadas del interbloque oficial) tiene un trasfondo político de cara a la discusión de listas en JxC y defienden el pliego enviado por la comuna: “Le puede dar un salto de calidad al servicio”, sostienen. Otras voces societarias admiten que “en alguna reunión de trabajo Carrancio planteó esas diferencias” y reconocen la “seriedad” de las modificaciones requeridas. Cerca de Carrancio, guardan silencio a pesar de las consultas.

 

En el Frente de Todos (FdT), en tanto, ponderan el paquete de planteos de Carrancio: “Esos 35 puntos coinciden en muchas cosas que observamos nosotros, sobre todo desde el punto de vista económico”, sostuvo a Letra P el concejal del FdT Vito Amalfitano, quien fundamentó el rechazo de su bloque al pliego que envió Montenegro: “Se tendría que dividir este pliego en dos porque una cosa es toda la infraestructura que debería explotar con el alquiler de locales gastronómicos, construcciones de shoppings en las terminales que se piensan hacer, mientras que en el nuevo pliego se junta todo con el transporte y recae en el bolsillo del pasajero, existiendo una alta incidencia de esas obras en el precio del boleto”.

 

Así, Amalfitano subrayó que “el presidente del bloque oficialista también dio cuenta de diferencias muy importantes con los números, con respecto a lo que valdrían las obras y lo que presentó en el pliego el municipio”.

 

Por su parte, el concejal del Frente Renovador, Ariel Ciano, enumeró a Letra P las razones de su rechazo al pliego: “Primero, el plazo de concesión es por 27 años. Es difícil pensar dónde estaremos en 27 años, pero, si miramos hacia atrás, hace 27 años Macri no era ni presidente de Boca. Segundo, necesitamos una verdadera cláusula antimonopólica. Tercero, en el mismo pliego se licita movilidad urbana e infraestructura, con lo cual cuando se mejore la infraestructura, repercutirá directamente en el precio del boleto. Cuarto, necesitamos cláusulas para que el municipio pueda sancionar al concesionario ante incumplimientos”.

 

En ese contexto, los planteos generados por Carrancio llevaron de inmediato a sus pares de bancada Guillermo Volponi y Agustín Neme a aclarar que el jefe del bloque no hablaba en representación de ellos, algo que dejó a la luz las diferencias dentro del oficialismo. Así, el paquete de modificaciones propuestas hizo que el pliego se estancara a la espera de una respuesta del Ejecutivo que llegó días atrás con la firma del secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti, por lo que la comisión de Legislación volverá a tratarlo este lunes.

 

Ante el requerimiento de este medio, fuentes legislativas de distintos espacios coincidieron en que la respuesta del funcionario municipal fue “escueta” y no hace lugar a los cambios pedidos por Carrancio. “Los tiempos del análisis ya pasaron”, deslizó una voz con llegada a la comuna. En ese estado de cosas, en el FdT creen que no hay más que discutir y que hay que votar.

 

Pero ¿qué hará el crítico jefe del bloque oficialista? “No voy a interpretar al presidente del bloque oficialista, pero tengo entendido que no lo dejó satisfecho (la respuesta de Bonifatti)”, dijo Amalfitano para apuntalar: “A nosotros no nos dejó satisfecho, si lo mismo sucede con el jefe del bloque oficialista, por ahí ya es el momento de votar”. De quedar el pliego archivado en el Concejo, la gestión de Montenegro tendrá nuevamente una pelota caliente, teniendo en cuenta que el vencimiento de la concesión está cerca.  

 

En medio de esta discusión, se filtró el estudio de costos que habla de un incremento en el boleto del 165%: “No se me ocurre qué adjetivo ponerle. No hay ningún sentido de la oportunidad, con la crisis que se está sufriendo, en pensar en aumentar el precio del boleto en este contexto”, refutó Ciano. “Sería el transporte más caro del país y el de peor servicio”, ahondó Amalfitano para dar cuenta de “malos recorridos, cero frecuencias nocturnas en algunos barrios y cuasi nulas en otros”.

 

En el municipio, Bonifatti retrucó que el dato que refleja el estudio de costos “no significa que queramos ese aumento” y marcó que será el Concejo el que deberá proponer variables de “razonabilidad” para darle forma a un incremento que es reclamado por la cámara del sector hace un mes. En este marco, ambos temas (pliego y aumento) se abordarán en distintas comisiones del Concejo este lunes.