07|5|2021

Otermín destacó la aprobación de la ley de Fortalecimiento Productivo

09 de abril de 2021

09 de abril de 2021

El presidente de la Cámara de Diputados consideró que “es una herramienta que impulsa la reactivación económica”.

El presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, Federico Otermín, se refirió a la ley de Fortalecimiento Productivo aprobada el jueves y aseguró que “a través de esta medida, el gobierno de Axel Kicillof busca establecer condiciones acordes al escenario económico actual, que sean útiles para poder impulsar la senda de la reactivación económica contemplando el desafío de que más gente se incorpore a la cadena de valor que genera nuestro entramado productivo”.

 

El proyecto prevé un régimen de regularización de deudas que alcanza a contribuyentes de impuestos patrimoniales, inmobiliario y automotor; deudas originadas en sanciones por infracciones laborales para PyMEs y agentes de recaudación de los impuestos sobre ingresos brutos y sellos.

 

Además, Otermín destacó “el trabajo del ministro de Hacienda, Pablo López, el del ministro de Producción, Augusto Costa, del titular de ARBA, Cristian Girard y el de todo el equipo de la Provincia impulsando iniciativas que buscan promover herramientas para dinamizar el consumo interno y acompañar a las empresarias y los empresarios que producen y generan empleo genuino, fundamentales para apuntalar la reconstrucción”.

 

La ley beneficiará a casi cuatro mil empresas, en su mayoría MiPyMEs, de la provincia de Buenos Aires: contempla la capacidad de pago de acuerdo al nivel de facturación, la afectación por pandemia y el tamaño de las empresas. También alcanzará a tres millones de contribuyentes, abarcando deudas del año pasado vencidas y planes de pago con financiamiento en hasta 24 cuotas. En cuanto a los intereses, la reducción del monto llegará al 100% para aquellas actividades que el Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica determine como afectadas por la emergencia sanitaria, por un lado, y del 90% al 10% dependiendo de la capacidad de pago del contribuyente y del momento de ingreso al régimen.