07|5|2021

La salud pública es un tema político pero no en el sentido en que acusan desde la oposición, sino porque afecta a todos los argentinos.

La segunda ola llegó y no hay vuelta atrás. Al menos nos encuentra con un sistema de salud fortalecido y con un plan de vacunación en marcha. Pero la gran diferencia con 2020 es que había una oposición responsable que mostraba unidad con el gobierno por el bien de los argentinos.

 

Hace unos días, mientras el presidente Alberto Fernández y los gobernadores debatían acerca de las restricciones que se debían tomar en el país para frenar la pandemia, Juntos por el Cambio publicó un comunicado en donde rechazaba todas las medidas que estaban en discusión. Es irresponsable, oportunista y contradictorio porque mientras algunos criticaban las restricciones que aún no se habían confirmado, otros intendentes de Cambiemos ya habían tomado decisiones en esa línea. 

 

La salud pública es un tema político pero no en el sentido en que acusan desde la oposición. Es un tema político porque afecta a todos los argentinos. Cada decisión comunicada por el Gobierno tiene detrás gobernadores, a cientos de profesionales y especialistas que siguen el avance y evolución de la pandemia. Este año no es como el anterior ya que tenemos vacunas. Las restricciones que se comunicaron también suceden en el mundo, países como Francia, España y Alemania incorporaron medidas similares o en algunos casos más fuertes.

 

Por eso, es fundamental la responsabilidad de todo el arco político, no puede haber una oposición que no gobierna y sale a atacar con ferocidad al Gobierno para contentar a su electorado con la mente puesta en las elecciones legislativas de este año.

 

Por otro lado, la oposición que sí gobierna debe actuar responsablemente en conjunto con el Gobierno por el bien de los argentinos. Es inadmisible que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el sistema colapse todas las veces que se abre una nueva etapa de turnos. 

 

El movimiento de la gente en las calles era evidente y las medidas necesarias para dar lucha a la pandemia. Sin embargo, Horacio Rodríguez Larreta se expresó en contra de las restricciones, caminando por un línea delgada buscando el equilibrio interno entre sus competidores y no quedar descolocado ante las medidas santiarias propuestas por el gobierno. Siempre es necesaria una oposición pero hay ciertos temas transversales que necesitan de una unión y responsabilidad de todo el arco político. 

 

Los medios de comunicación también se llevan su parte en desinformación ¿Cuántos periodistas irresponsables hacen opinología acerca del virus y sus consecuencias? 

 

Los próximos días son estratégicos: debe avanzar el plan de vacunación y no los casos diarios. Es muy importante que respetemos las medidas y tengamos el foco en el sistema sanitario y los médicos que trabajan incansablemente salvando vidas. 

 

La responsabilidad ciudadana también será crucial en esta etapa. Necesitamos que todas las personas tomen conciencia y sigan las recomendaciones del Gobierno, respeten las distancias y el uso de tapabocas. Se requiere de toda la Argentina unida para poder atravesarlo. 

 

La oposición lamentablemente se abraza al fracaso menos esperado por los argentinos, pareciera ser que quisieran que las medidas no funcionen y todo se complique mucho mas, por lo menos es lo que se desprende de sus declaraciones y actitudes. Todo esto, mientras el Gobierno pone todas sus esperanzas en que los laboratorios en el mundo se pongan al día con la entrega de dosis de vacunas, sigue con la mayoría de  los programas de asistencia que se utilizaron en la pandemia vigente.

 

Los argentinos tenemos que estar atentos, cuidarnos entre todos, tranquilos y esperanzados porque tenemos un Ministerio de Salud y un Presidente que se ocupan y preocupan para que la pandemia no entre en la grieta.