14|6|2021

Perú, Ecuador y Bolivia votaron en calma y aún con resultado incierto

11 de abril de 2021

11 de abril de 2021

Los países fueron a las urnas en medio de la segunda ola de covid. Perú y Ecuador eligieron presidente. Bolivia decidió el futuro de gobiernos regionales.

El continente se paraliza por las elecciones en la región andina. Más de 25 millones de personas definieron la primera vuelta en Perú, casi 13 millones eligieron al futuro presidente de Ecuador en el ballotage y cuatro provincias bolivianas votaron a sus autoridades ejecutivas. A pesar de ser tres realidades distintas, se votó en un mismo contexto de calma, incertidumbre por los resultados y temor frente a la segunda ola de covid-19.

 

A las 7:00, hora local, se abrieron las mesas en Ecuador para definir los comicios entre el delfín del exmandatario Rafael Correa, Andrés Arauz, y el banquero Guillermo Lasso. Como hace cuatro años, cuando el actual presidente, Lenín Moreno, se impuso ante el propio Lasso, el país votó para elegir a su decimocuarto presidente desde la recuperación democrática de 1979. El que contaba con ventaja era Arauz que ganó la primera vuelta con el 32,72% de los votos sobre el 19,74% de Lasso. Por su parte, Lasso buscaba sumarse a un selecto grupo: desde 1979 solo tres mandatarios lograron dar vuelta el resultado de cara a la segunda vuelta.  

 

En búsqueda de los votos que definirán el mano a mano desde temprano, Arauz y Lasso apelaron a discursos de unidad en las redes sociales. “Hoy elegimos el destino de nuestro país y cada voto cuenta. ¡Ya llega la esperanza!”, tuiteó Arauz, que no votará por seguir empadronado en México, donde realizó estudios de posgrado. Por su parte, Lasso publicó un video en Twitter y aseguró: “Quiero un futuro digno para los ecuatorianos. Por eso hoy y siempre los invito a encontrarnos en el camino hacia un Ecuador con bienestar, seguridad y felicidad”.

 

 

La jornada será larga y estará marcada por la segunda ola de covid-19 que vuelve a azotar al país porque se vota bajo el estado de excepción decretado por Lenín Moreno ante la suba de contagios y muertos. Los primeros boca de urna no oficiales se esperaban para las 17 (hora local) y los números oficiales hacia las 21. Las encuestas le daban una leve ventaja al binomio de Andrés Arauz y Carlos Rabascall, pero nada es seguro. De todas maneras, una importante dirigente del correísmo en diálogo con Letra P aseguró: “Estamos al menos cinco puntos arriba”.

 

La situación es similar en Perú. Más de 25 millones de personas eligieron presidente, dos vicepresidentes, 130 bancas del parlamento nacional y cinco del Congreso andino. Son 18 las fórmulas que compitieron, pero seis tenían posibilidades de pasar a un seguro ballotage ante un escenario de hastío y cansancio social en el cual ninguna fuerza supera el 15% de intención de votos y la diferencia entre la primera y la sexta no pasa de los siete puntos porcentuales. También como en Ecuador, en Lima se votó desde las 7:00 y los centros de votación, que se triplicaron para esta ocasión, permanecieron abiertos hasta las 19 (hora local), cuatro más de lo habitual para intentar evitar la propagación del virus.

 

La crisis institucional y política que vive el país, que ha provocado que en cinco años se hayan sucedido cuatro presidentes y dos congresos, vuelve impredecible el escenario final. Uno de los nombres que parte con un poco más de ventaja es el de Yohny Lescano, de Acción Popular, pero también tienen esperanzas la izquierdista Verónika Mendoza; el economista liberal Hernando de Soto; la hija del dictador Alberto Fujimori, Keiko; el exarquero de fútbol, George Forsyth; y el ultraderechista Rafael López Aliaga. La espera será fundamental hasta tener una tendencia clara que se puede demorar algunos días.

 

Según pudo constatar este portal, el único problema que se reportó hasta el momento es la demora en la instalación de distintas mesas electorales. Tampoco existieron mayores inconvenientes en la Argentina, donde están habilitados para votar 143.289 personas, el tercer padrón extranjero. “La jornada se desarrolla con tranquilidad”, le aseguró un congresista del equipo de Mendoza a este medio, quien también advirtió que hay “temor a una baja participación” por la pandemia. “Los resultados van a ser sumamente ajustados. Hay que mirar con prudencia al órgano electoral porque recién el lunes o el martes vamos a poder tener certezas”, agregó desde Lima.

 

La pandemia es uno de los actores principales de la jornada. Perú fue uno los países más afectados del mundo con una de las tasas más altas de muertos por millón de habitantes. En estos momentos la situación vuelve a preocupar. Esta semana rompió tres veces el récord de fallecidos en 24 horas con 294 decesos el sábado pasado, 314 el miércoles y 384 este sábado. Un síntoma de época es que seis candidatos contrajeron el virus.

 

El triángulo lo completa Bolivia, que definió la distribución de poder subnacional con el ballotage en cuatro departamentos: Pando, Chuquisaca, La Paz y Tarija. Un poco más al sur que Ecuador y Perú, pero con tranquilidad, incertidumbre y temor por la pandemia. Al inaugurar la jornada, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, recordó que están habilitadas para votar 2.778.521 personas y destacó que se cierra el ciclo electoral “más complejo” de la historia nacional tras el golpe de Estado de 2019.

 

En la primera vuelta de marzo el oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) se consolidó como la primera y la única fuerza nacional y este domingo compitió en las cuatro paradas. En La Paz intentó ganar la gobernación de la mano de Franklin Flores ante Santos Quispe; en Pando parte dos puntos abajo con Regis Richter ante Miguel Becerra; en Chuquisaca Juan Carlos León intentará recuperar los seis puntos de diferencia que le sacó Damián Condori; y en Tarija Álvaro Ruiz buscará imponerse ante Óscar Montes. Todas las regiones con resultados inciertos.

 

Se votó en tres elecciones simultáneas. Diferentes porque existen particularidades nacionales, pero similares por la calma de la jornada, la incertidumbre de los resultados y el temor futuro por el covid-19. Tres países ya votaron, un continente espera.