11|4|2021

11|4|2021

"La oposición sacraliza al Poder Judicial y se niega a discutirlo"

24 de marzo de 2021

24 de marzo de 2021

La diputada asumió como vicepresidenta del PJ y juzgó necesaria una reforma judicial “con perspectiva de género”. Crítica a los medios y la obsesión por CFK.

Asumió como vicepresidenta del Partido Justicialista (PJ) que tiene como titular a Alberto Fernández y encabeza, por primera vez en la historia, una estructura partidaria que reparte cargos de manera igualitaria entre hombres y mujeres. Sobrina nieta de Eva Perón y referente del peronismo feminista, Cristina Álvarez Rodríguez fue junto a José Luis Gioja una de las armadoras de la Comisión de Acción Política que trabajó desde el PJ por lograr la unidad que llevó al triunfo en 2019. Secretaria parlamentaria del bloque del Frente de Todos que conduce Máximo Kirchner en Diputados, en diálogo con Letra P habla sobre la renovación del PJ y la reforma judicial “con perspectiva de género” que propone, en línea con Cristina Fernández de Kirchner.  

 

-En el acto del PJ en Defensores de Belgrano, planteó la necesidad de hacer una reforma judicial con perspectiva de género. ¿A qué se refiere? ¿Cree que la asunción de Martín Soria como ministro de Justicia puede acelerarla?

 

-Conozco mucho a Martín y va a ser un gran ministro. La Justicia es el único poder que falta democratizar en la Argentina. Los Ejecutivos locales, el Presidente, los legislativos, todos estamos sometidos al voto popular. Con la Justicia esto no pasa, a los jueces no se les conoce ni el nombre. En la mayoría de los casos de violencia de género la Justicia llega tarde y mal. Lo vimos con Lucía Pérez, Úrsula Bahillo, Micaela García. Hay una oposición que sacraliza al Poder Judicial y no lo quiere discutir. Nosotros queremos discutir cómo puede ser mejor la Corte Suprema y el servicio de Justicia. Qué hacer con los jueces que no pagan Ganancias, por qué cuesta que la Corte presente sus declaraciones juradas, tenemos que lograr que hagan lo que el resto de los funcionarios hacemos. Tenemos que animarnos a transitar con mucha libertad las discusiones que tenemos que dar, estamos maduros para discutir qué justicia queremos.

 

-¿El oficialismo va a presentar nuevos proyectos en ese sentido este año?

 

-Con la llegada de Soria seguramente el Poder Ejecutivo enviará las leyes que necesite y en el Congreso impulsaremos las que consideramos, como la del Consejo de la Magistratura, que trabaja Vanesa Siley. Pero es un tema que requiere de un compromiso de todas las fuerzas políticas. Nosotros estamos dispuestos. Llegará en el momento que la oposición quiera sentarse a discutir algo que todos sabemos que tiene problemas.

 

-En general la oposición plantea que no quiere tratar esos temas porque dice que el kirchnerismo quiere ir contra la Justicia para beneficiar a Cristina en sus causas judiciales.

 

-Cierto sector de la oposición argentina tiene una obsesión con Cristina, casi todos los problemas que tienen se refieren a ella. Cristina es una ciudadana que se presentó a todas las requisitorias judiciales que tuvo. Nunca dejó de rendir cuentas. Con toda su vehemencia y su capacidad técnica y profesional afronta cada una de las situaciones. No podemos decir lo mismo del expresidente Mauricio Macri, que evita explicar qué hizo con los parques eólicos, con las autopistas, con los 44 mil millones de dólares que le dio el FMI. En los medios hay una doble vara.

 

-Usted trabajó desde el PJ por la unidad del peronismo. ¿Cómo mira ese tránsito desde el gobierno del Frente de Todos?

 

-La riqueza y la fortaleza de este frente es la diversidad. No somos un frente homogéneo, pero estamos de acuerdo en los temas importantes: la reestructuración de la deuda externa, que no se vuelva a endeudar el país sin pasar por el Congreso, cómo afrontar la pandemia, cómo reconstruir el trabajo argentino y cuidar la industria nacional. Después tenemos diferencias de metodologías, de cómo abordamos las problemáticas, pero ninguna de esas diferencias puede producir una fricción que impida sostener esta unidad.

 

-El peronismo siempre fue verticalista. Fernández conduce de otra manera y Cristina tiene un liderazgo fuerte. ¿Cómo se procesa eso hacia adentro?

 

-Somos muy afortunados de tener un presidente como Alberto, que en la pandemia priorizó la salud de los argentinos y que generó las herramientas como el IFE y el ATP y que se pone el país al hombro todos los días. Y también somos muy afortunados en tener una vice como Cristina que tiene mucha experiencia política y de gestión. Pueden hacer sinergia, pueden sumar. Siempre se está buscando el conflicto, la discrepancia. Pareciera que las discrepancias de la oposición se dejan pasar y que cualquier chispa nuestra es un incendio voraz. Nosotros podemos tener distintas miradas, pero tenemos muy claro el rumbo y eso se está sosteniendo. Esa complementariedad entre ellos dos es una oportunidad única.

 

-¿No trae un conflicto interno que se diga, como publicó el domingo La Nación, que Cristina se arrepintió de nominar a Fernández como candidato?

 

-Me parece que es la voluntad de medios como La Nación, de aquellos que trabajan todos los días para que este gobierno fracase. Como cuando nos denunciaron por envenenamiento porque queríamos dar una vacuna. Se oponen a todo. Intentan buscar todo el tiempo escenarios de caos y confrontación en lugar de ver qué está pasando en el mundo. Uno ve el anuncio de Merkel a las tres de la mañana, lo que pasa en Brasil, situaciones extremas. Después de gobernar cuatro años como lo hicieron, deberían cooperar.

 

-¿Qué le puede aportar el nuevo PJ a Fernández?

 

-Es una nueva etapa positiva. Un partido federal, con participación de las 24 provincias, todas las confederaciones de trabajadores, las organizaciones sociales, las mujeres, las diversidades. Es paritario, moderno y habla de algo muy promisorio. Estamos saliendo adelante y vamos a hacer del partido una herramienta muy importante de soporte de las políticas públicas de nuestro gobierno, de nuestros Ejecutivos locales y también de propuesta, corazón y oreja puesta en los barrios, que es nuestro lugar.