04|8|2022

Los agobiados, día 7: Justicia sigue vacante y suben las acciones de Herrera

11 de marzo de 2021

11 de marzo de 2021

Fernández estira la definición del remplazo de Losardo y tensa los nervios de la Casa Rosada. Candidatos en baja y el run run de la abogada verde y peronista.

Anunciada en público hace tres días por el presidente Alberto Fernández, la salida de Marcela Losardo del Ministerio de Justicia no se había concretado hasta este jueves por la tarde y el nombre de su reemplazante sigue en el terreno de las versiones. Sin certidumbre sobre cuándo se confirmará, en la Casa Rosada crecen las acciones de la abogada Marisa Herrera, que encaja con el perfil que busca el Gobierno para la cartera.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La elección del sucesor de Losardo no es sencilla. El Presidente busca un candidato o candidata que pueda ocupar el sillón del ministerio a sabiendas de que el tiempo que viene será de mayor confrontación entre el Ejecutivo y el Poder Judicial y que deberá dar batallas públicas sobre las propuestas de reforma que propician tanto él como la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

En pos de mantener el equilibrio interno del Gobierno, Fernández quiere evitar, además, que el casillero que deja vacante Losardo, una albertista de pura cepa, sea ocupado por un referente cristinista. Su círculo íntimo también se lo pide. Quien aterrice en Justicia también deberá tener en claro que los hilos del Ministerio se mueven, en realidad, en otros despachos, entre la Casa Rosada y la secretaría de Justicia, que encabeza Juan Martín Mena, que responde a Cristina. La vicepresidenta pegó el faltazo este jueves a la sesión del Senado y tuvo un almuerzo en la embajada de Francia. 

 

Tal cantidad de requisitos redujo la lista de candidatos. El Presidente empezó a barajar posibles nombres de reemplazo a fin de año, cuando Losardo le manifestó que no tenía voluntad de seguir al frente del Ministerio, y ajustó la nómina en los últimos días. El lunes, en una entrevista con C5N, mencionó a los candidatos en danza, diputados Martín Soria y Ramiro Gutiérrez.

 

Pero, “como decía Néstor Kirchner, ‘el que suena, suena’”, recordó horas más tarde ante Letra P un miembro actual del Gabinete que pasó por la administración del expresidente. Las acciones del rionegrino, que había picado en punta, se desmoronaron con el correr de las horas. “No pasa el filtro interno de la coalición”, le dijeron a este portal en un despacho del Balcarce 50. El massista Gutiérrez nunca estuvo en el radar real de la Casa Rosada.

 

Tras haber anunciado la salida de Losardo, Fernández mantuvo la evaluación de su reemplazante en la intimidad de su círculo más íntimo, formado por el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi. Este jueves, el Presidente no tuvo agenda oficial y entró y salió dos veces de la Casa Rosada en el transcurso del día. 

 

Mientras, en el Gabinete crecía el desconcierto por la demora en el nuevo nombramiento pero coincidían las miradas sobre la complejidad de la elección. “¿Quién quiere ser ministro de Justicia en este contexto tan difícil?”, se preguntaba un funcionario de la Rosada. 

 

Entrada la tarde, Herrera picaba en punta. En el revoleo de nombres apareció, también, el de Vitobello, pero esa posibilidad quedó descartada de plano por fuentes de la Casa Rosada. 

 

La abogada, especialista en derecho de familia, fue parte del Consejo Consultivo que el Presidente convocó el año pasado para pensar reformas para el Poder Judicial y el Ministerio Público. Fernández la respeta y Cristina también. Además, su nombramiento ayudaría a mantener el cupo femenino dentro del Gabinete.

 

En 2017, Herrera fue candidata a diputada suplente por Unidad Ciudadana, la fuerza que armó la vicepresidenta para pelear por fuera del Partido Justicialista. Sin embargo, es “una inorgánica”, con perfil más académico que político, aunque quienes la conocen afirman que tiene carácter suficiente para cargarse la tarea que Presidente y vice le quieren encomendar. 

 

Su perfil feminista le juega a favor. Como contó Letra P, el Gobierno encontró en la violencia de género un flanco por el cual pegarle al Poder Judicial desde una perspectiva que tiene más llegada a la sociedad que los dimes y diretes de Comodoro Py. Herrera podría ser una buena ejecutora de esa política. Sin embargo, al cierre de esta nota, nadie en los despachos oficiales descarta una sorpresa de último momento.