12|4|2021

Schmid: “No voy a esperar a que caiga la concesión para hacer un paro”

24 de febrero de 2021

24 de febrero de 2021

La indefinición del Gobierno sobre el próximo concesionario enciende una huelga del gremio que mantiene la vía navegable. Pide garantías laborales en el pliego.

Desde hace más de una década se conoce que el 30 de abril de 2021 vence la concesión de la vía navegable de la Hidrovía Paraná-Paraguay, pero, a dos meses de esa fecha, el Gobierno aún no determina quién se hará cargo transitoriamente del servicio hasta que se adjudique la nueva licitación. Esta demora despertó la alarma del secretario general del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento (SIPEDyB) y de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra), Juan Carlos Schmid, quien critica la falta de claridad sobre el futuro de los 800 trabajadores que representa en el calificado sector y anuncia medidas de fuerza.

 

“No voy a esperar hasta que caiga la concesión para protestar”, afirma en una entrevista con Letra P este rosarino de 69 años que trabajó en buques, remolcadores y en la actividad portuaria y desde 1993 lidera su sindicato.

 

El exsecretario general de la CGT y actual titular de la poderosa Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), advierte que desde la semana pasada la federación está en estado de alerta, pero en estos días, posiblemente viernes o sábado, concretará un paro en la actividad que puede sumar a otros gremios de peso como los Aceiteros. Meten presión para que se garantice la estabilidad laboral en el pliego licitatorio, y que el gobierno nacional “entienda la situación y arroje claridad”.  

 

- ¿Qué interpretación hace de la primera reunión del Consejo Federal de Hidrovía?  

 

- Interpretamos que hay indefiniciones sobre el próximo concesionario y que nadie habla de la gente que está adentro del sistema. Son 800 argentinos entre trabajadores directos e indirectos que laburaron en la pandemia y han superado la bajante más pronunciada de los últimos 50 años.

 

- ¿A qué le atribuye la falta de definición del Gobierno sobre quién se hará cargo transitoriamente del dragado y balizamiento cuando venza, el próximo 30 de abril, la concesión actual? 

 

- No sé cuál es la lógica de las indefiniciones. Parece que responden más a una puja política que a un sentido común. Pero nos alarma. No voy a esperar hasta el 30 de abril que caiga la concesión para protestar o tomar una medida de fuerza. De hecho, tuvimos mandato para realizar medidas de fuerza, y, sin lugar a dudas, vamos a realizarla esta semana. 

 

- ¿Cuándo? 

 

- Será en el curso de esta semana, lo tenemos que definir con la comisión directiva. Aunque si es el sábado es lo mismo porque nosotros trabajamos los 365 días las 24 horas. Los trabajadores están dispuestos a luchar, lo hablamos este martes en asamblea.

 

- ¿Supone una medida de fuerza consistente?

 

- Seguramente no sea sólo mi sector. Podrían sumarse los remolcadores de puertos, quizás pararse las operaciones portuarias de Buenos Aires, los Aceiteros también están analizando la situación. Estuvimos hablando. Vamos a tratar que el Gobierno entienda y arroje claridad.

 

- ¿Se lo ha planteado al gobierno nacional?

 

- Lo he hablado con el ministro de Transporte Mario Meoni, con el senador Jorge Taiana, y he explicado las implicancias. Este no es un servicio que cambia un colectivo por otro colectivo. Hay muchas consideraciones técnicas muy complejas, y si durante diez días no tenés dragado y señalamiento, se generan problemas en la ruta de navegación.

 

- ¿Qué le ha dicho el ministro? 

 

- Ellos dicen que no vamos a tener problemas, pero ante una situación como esta quiero que esté firmado, rubricado por Transporte y Trabajo, y sea incorporado al pliego de la licitación de la vía troncal. Que obligue a los nuevos adjudicatarios a respetar el convenio, las categorías, antigüedad, encuadramiento sindical, y, por supuesto, las fuentes de trabajo. Insisto: en el pliego.