Fútbol & política

El fiscal PRO con silla en la FIFA

Juan B. Mahiques es uno de los seis argentinos con cargo en la cima del fútbol mundial. Amor santo y macrismo explícito. Los tentáculos de la familia judicial.

Tras la eliminación de River y Boca en las semifinales de la Copa Libertadores pocos repararon en el Mundial de Clubes que se hizo en Qatar, sede de la Copa del Mundo 2022, donde el Bayern Munich se quedó con el título. Uno de los espectadores fue Mauricio Macri, presidente de la Fundación FIFA. Pero no es el único argentino con cargo en Suiza, actualmente son seis, y uno es un hombre suyo, Juan Bautista Mahiques, parte de la mesa judicial del PRO.

 

Mahiques es miembro desde 2017 de la Cámara de Resolución de Disputas, un órgano que “ofrece servicios de arbitraje y resolución de disputas sobre la base de la representación igualitaria de jugadores y clubes, con un presidente independiente”. Básicamente, es una instancia de mediación para evitar conflictos laborales que puedan escalar hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo, el famoso TAS.

 

El 31 de octubre de ese año tuvo que pedir autorización ante el Consejo de la Magistratura de la Nación, donde era el representante por el Poder Ejecutivo, para ejercer a pesar de que el de FIFA es un cargo ad honorem. En ese momento trabajaba como subsecretario de relaciones con el Poder Judicial y asuntos penitenciarios del Ministerio de Justicia de Germán Garavano, otro de los hombres fuertes en la justicia en tiempos de Cambiemos junto a Fabián Rodríguez Simón, José Torello, Gustavo Arribas o Daniel Angelici, quien fue determinante para su nominación. La AFA elevó el pedido en Conmebol y el Consejo de FIFA lo aprobó.

 

Actualmente, Mahiques es Fiscal General de la Ciudad de Buenos Aires, donde reemplazó a Martin Ocampo, caído en desgracia el 24 de noviembre de 2018 cuando River y Boca debían jugar la final de vuelta de la Copa Libertadores y el micro con los jugadores xeneizes fue atacado por hinchas millonarios. El partido se suspendió y se llevó a Madrid a pesar de los pedidos de Macri. Ocampo era ministro de Seguridad porteño y tuvo que renunciar a pesar de que uno de sus principales respaldos era la amistad de años cobijada en la filas del radicalismo con Angelici. Macri se había entusiasmado con que hubiera visitantes porque en diciembre se hacía la Cumbre del G20 en Buenos Aires. Más allá de la presencia de Ángela Merkel, Xi Jinping o Donald Trump, hubo una que le redituó a futuro al ex presidente, Gianni Infantino, presidente de FIFA, uno de los que avaló la llegada de Mahiques al organismo.

 

En octubre de 2019 le tomaron juramento en el Salón Dorado del Teatro Colón y hubo 250 personas donde además de jueces y gran parte de la “familia judicial”, como su padre Carlos, exministro de María Eugenia Vidal y actual miembro de la Cámara Federal de Casación Penal, y dirigentes de todos los signos como Marcela Losardo, futura ministra de Justicia, o Wado De Pedro, entonces diputado y compañero suyo en el Consejo de la Magistratura.

 

“Tapia y el papá de Mahiques se conocen desde hace años, así que no sorprendió que le dieran a su hijo un lugar en FIFA. Macri y Angelici lo pidieron y Chiqui llevó el pedido a Conmebol. Fue una patriada suya”, así lo grafica un dirigente de fútbol que conoce cómo fueron las negociaciones. Si bien Claudio Tapia es peronista tiene relación con el PRO desde 2007 a través de la Ceamse, donde era director y hoy es vicepresidente. El yerno de Hugo Moyano comenzó como barrendero, luego fue delegado, inspector y terminó en el ente que trata la basura del área metropolitana. Ahí no solo conoció a Macri, sino también a Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli. Por eso no sorprendió ver el año pasado al vicejefe de gobierno y al presidente de AFA entregando camisetas del seleccionado a pacientes recuperados de Covid-19 en el predio de Ezeiza. Para su cargo en Ceamse, Tapia necesitó de la aprobación de los gobiernos porteño y bonaerense.

 

Si bien se autopercibe peronista, Tapia se siente cómodo con los dirigentes del PRO. Cuando todavía no era conocido popularmente, acompañó a su suegro Hugo Moyano antes de las elecciones de 2015 cuando Macri inauguró una estatua de Juan Domingo Perón. No hizo ningún gesto público a favor del ingeniero en 2019, pero tampoco por Alberto Fernández, algo de lo que en la Casa Rosada tomaron nota. Su primera disidencia fue en 2020 cuando criticó la designación de Macri en la Fundación FIFA. Tras la Copa América del año anterior, Tapia había sido expulsado como representante por Sudamérica en el Consejo de la FIFA por criticar a la Conmebol tras la derrota con Brasil en semifinales. Curiosamente, el argentino mejor ubicado en la casa del fútbol Mundial hoy es el expresidente de la Nación y ocupa un hueco que, consciente o inconscientemente, fue cedido por Chiqui.

 

Durante el Mundial de Rusia 2018, Mahiques fue uno de los pocos fucionarios, junto a Gustavo Arribas, que no hicieron caso del pedido presidencial y estuvo siguiendo al seleccionado. Previo a la Copa del Mundo, Angelici había logrado que designaran a dos hombres propios en comisiones de Conmebol: Cristian Gribaudo, exfuncionario de María Eugenia Vidal, y Diego Pirota, socio de Darío Richarte, ex N°2 de la Side con la Alianza y entonces vicepresidente de Boca. El año pasado, consumada la caída del binguero en el club de La Ribera, Tapia logró que Conmebol los removiera, pero mientras tanto Mahiques sigue firme en su cargo. Letra P intentó comunicarse con las autoridades de AFA, pero no obtuvo respuesta.

 

La mayoría de los posteos de Mahiques en redes sociales son laborales, aunque las excepciones son sobre fútbol, como cuando en 2017 subió una foto con Lionel Messi el día que Argentina logró su pasaje a Rusia. La otra licencia se llama San Lorenzo, club del que es hincha y cuya familia tiene una relación de varios años con Miguel Mastrosimone, secretario general del club. El año pasado, Marcelo Tinelli presentó la Subcomisión para la Vuelta a Boedo donde el animador está junto a Matias Lammens, ministro de Turismo y Deporte, dirigentes como Horacio Arreceygor, secretario general de SAT; Carlos Rosales, dueño de Garbarino y flamante comprador de Radio Continental, y Carlos Mahiques, padre de Juan. Si bien en el club los conocen, les han dado un lugar y no subestiman quiénes son, sostienen que, más allá del rol del padre, casi no están metidos.

 

En 2020, cuando la AFA suspendió los descensos pero no los ascensos, Roberto Sagra, presidente de San Martín de Tucumán, reclamó que su club subiera a Primera. En la otra zona del Torneo Nacional el puntero era Atlanta, cuya dirigencia no se manifestó por lo mismo, pero sí un hincha, Miguel Licht, juez de Tribunal Fiscal de la Nación e hincha del Bohemio. A raíz de sus posteos fue denunciado por Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de AFA. Licht contraatacó a través de su abogado Gregorio Dalbón, que logró la rectificación de Tapia y compañía. Sin embargo, el abogado le apuntó al Fiscal General porteño. “Alguien dentro de la AFA, llamado Mahiques o alguno que marcan para que trabaje a lo Mahiques, con alguna causa injustificada dentro del Tribunal de Disciplina se están pasando de la raya…”, dijo en una entrevista con Radio 10.

 

Mahiques se defendió diciendo “no me interesa salir a responderle a Dalbón. No lo conozco ni hablé jamás con él. Se le nota un resentimiento muy grande. Sé que me quiere sacar de FIFA metiendo la política dentro de la AFA. Dice que ingresé a FIFA por Macri. Llegué porque soy un apasionado del fútbol y jamás hablé con el expresidente sobre mi cargo”. También el año pasado Ana María Figueroa, camarista de Casación Penal, compañera de su padre, lo denunció en la causa que investiga a la llamada mesa judicial del PRO como el funcionario que la visitó en su despacho a los cinco días de asumir Cambiemos para que acelerara el fallo que dejara firme la inconstitucionalidad del memorándum de entendimiento con Irán.

 

Actualmente, los tres argentinos con cargos más importantes a nivel mundial son Macri, Tapia y Gonzalo Belloso, secretario general adjunto de Conmebol. Dentro de lo argentinos en comisiones FIFA, Mahiques es el mejor rankeado. Si bien no hay indicios que busque una carrera en el mundo de la pelota, ejemplos, sobre todo en su fuerza política, sobran.

 

Federico Otermín y Nicolás Kreplak
En Unidos temen del poder de Maximiliano Pullaro para imponer condiciones en el proceso de reforma constitucional.

También te puede interesar